www.soberania.org
 
Artículo
Caracas / Venezuela -
 


Militarismo y cambio social
Humberto Decarli R.* / Soberania.org - 23/03/06

 


INDICE


Introducción

El Militarismo

1. Los casos iniciales del siglo xx en el viejo continente:
Alemania e Italia; España y Portugal; Japón en el extremo oriente

2. El panarabismo como emblema

3. África en perspectiva

4. El Islam asiático: la diversidad desde Irán hasta Filipinas e Indonesia pasando por el Asia Central, Pakistán y Afganistán

5. El bloque socialista

6. Las dictaduras latinoamericanas durante la confrontación Este-Oeste

7. El nuevo militarismo

8. Reflexiones acerca del militarismo


INTRODUCCIÓN

 


Un aspecto clave para entender el equilibrio de una sociedad reside en el militarismo. La ubicación de las fuerzas armadas en un país influye en su grado de democratización porque administrar la violencia del Estado es un indicativo de tal alcance y en todo caso debe estar bajo control social.

La presencia castrense en los gobiernos ha variado de acuerdo a los contextos. En la guerra fría los americanos apostaron a los uniformados en América Latina y no fue casual el apoyo a los Somoza, Stroessner, Trujillo, Pinochet, Videla, Ríos Montt, Pérez Jiménez, Odría, Rojas Pinilla, Baptista y Duvalier. Eran violadores de los derechos humanos pero respondían a sus intereses.

Ahora la invasión de los armados se expresa de otra manera. Son cuadros administrativos del ejecutivo, la educación es influenciada por su instrucción, la justicia castrense es dinosáurica, realizan actividades civiles  y los valores del mundo prusiano están en boga. En Venezuela hay un serio intento de penetración de este sector monopolista de las armas sobre el resto de la sociedad siguiendo una tradición gomecista. Todo sin contar el alto grado pretoriano en Corea del Norte, Cuba, China, Myanmar, Uzbekistán, Pakistán, Guinea Ecuatorial y Argelia, por mencionar algunos.

Debido a estos acontecimientos vale la pena que este tema sea parte del Foro Social Alternativo a celebrarse en Caracas en enero de 2006. Junto a la concentración de poder, el armamentismo, la globalización, la decadencia de la representación y el pago de la deuda externa son objetivos relevantes de discusión. En el presente trabajo se pretende hacer un recapitulación de algunas definiciones obligatorias, una lacónica referencia a los casos de las experiencias militaristas en el planeta a partir del siglo veinte y las conclusiones pertinentes producto de esas premisas. Es menester romper mitos y destapar los lugares comunes como el imperialismo, la democracia y la manida unión cívico-militar.



HUMBERTO DECARLI / Email: hachede@cantv.net

 

 

EL MILITARISMO


Por militarismo se entiende la postura doctrinal que estima necesaria y conveniente la preponderancia del sector castrense dentro de una sociedad y en un momento determinado.
Es un fenómeno presente con cierta asiduidad en el mundo contemporáneo. Son múltiples los ejemplos y las formas o variantes mediante los cuales se expresa esta tendencia, desde el nazismo-fascismo hasta el estalinismo en sus fachadas más puras, pasando por el peronismo, el nasserismo y los contemporáneos con especial referencia a los latinoamericanos.

Para poder entender las secuelas de la ubicación del sector militar dentro de un país es indispensable comprender los factores que inciden en la eficacia de los uniformados. Como lo señala John Keegan [1], son cuatro los aspectos relevantes para generar dentro de una sociedad calidad de sus fuerzas armadas.

En principio, la cuantía de sus efectivos. Se refiere al aspecto numérico de su integración con trascendencia obvia pero no determinante a la hora de una confrontación. Hay naciones con una capacidad enorme de movilización como el caso de Suiza, Israel y Cuba. Son países pequeños con una operatividad pasmosa basada en los peligros, reales o ficticios, por los que atraviesan.

En segundo término, la aptitud armamentista. Este elemento está señalado como el poseer una existencia de instrumentos bélicos de primer orden, tecnológicamente hablando. Algunos producen sus propios mecanismos y otros los importan de las cuotas existentes en el mercado internacional.

En tercer lugar, la calidad del componente armado. Esto significa que una mayor profesionalización indudablemente generará mayor productividad desde el punto de vista del poder de fuego. No era igual un oficial inglés que un argentino en la guerra de las Malvinas. El británico era formado en las academias con actividades especializadas, mientras que el otro a pesar de pasar por un instituto educativo su background residía en las torturas y violación de los derechos humanos.

Por último, la conciencia colectiva de estar dispuesto a la confrontación como un valor normal dentro de la sociedad. Es la manifestación social de aceptación y cotidianidad del enfrentamiento a través de las armas como medio normal de su existencia. Se transforma en algo habitual dentro de la actividad humana desplegada. Verbigracia, los palestinos y los vietnamitas. Los primeros saben que sólo funcionarán defendiéndose de la agresión sionista; y los indochinos se cohesionaron alrededor del F.L.N. y su ejército -el Vietcong- para derrotar a los invasores americanos.

Venezuela ha sido ubicada entre las sociedades cuasipretorianas porque a pesar de no haber un régimen nacido de una insurgencia es una sociedad donde los militares se encuentran encima del resto de sus integrantes. Esta postura la sostuvo el coronel José Machillanda [2] con base en la experiencia puntofijista. Ahora es indubitablemente peor porque en la actual gestión hay una injerencia castrense total sin necesidad de fuerza alguna.

Sin embargo, no siempre las condiciones antes mencionadas han causado el efecto deseado sino otros. Me refiero mayoritaria y esencialmente a la experiencia de los pueblos del Tercer Mundo.

Este trabajo se orientará hacia las principales manifestaciones de este fenómeno a partir del siglo veinte como una expresión del modelo capitalista en el plano político, muy necesaria para el momento de la confrontación Este-Oeste. Subir


1. LOS CASOS INICIALES DEL SIGLO XX EN EL VIEJO CONTINENTE:
ALEMANIA E ITALIA; ESPAÑA Y PORTUGAL; JAPÓN EN EL EXTREMO ORIENTE


Sobre el experimento ocurrido en Alemania luego de la República de Weimar y la experiencia italiana del Duce no hay mucho que hablar debido a haber profusa literatura al respecto. Lo interesante es destacar el estímulo económico keynesiano aplicado por el Fuhrer para salir de la estancamiento y la hiperinflación, concretado en la expansión del complejo militar-industrial. Esta circunstancia significó privilegiar a las fuerzas armadas como vector del camino trazado desde el ángulo económico que logró insertar a los germanos en la vía de la superación del grave problema del aparato productivo concluido en la demencia significada por la Segunda Guerra Mundial.

En ambos casos, el nacionalsocialismo y los camisas negras perfilaron al soldado como símbolo del poder ejercido directamente por los hombres de las armas. Fue indispensable la guerra para poder desarrollar las potencialidades económicas teutonas pero previamente hubo de cumplir, junto a los organismos policiales y paramilitares, las funciones de represión selectiva contra los enemigos declarados: los judíos, la izquierda y los homosexuales.

España y Portugal fueron sedes de administraciones anticomunistas ligadas al fascismo. España después de la guerra civil quedó aislada de Europa pero sin embargo no formó filas con el Eje, dada la habilidad de Francisco Franco para no comprometerse allende sus fronteras. Fue una experiencia despótica de más de cuarenta años donde la pacatería en el plano de los hábitos, la obsesión religiosa católica, la guardia civil y las formaciones armadas, definieron la imagen del proyecto del Generalísimo.

Portugal con la dictadura de Oliveira Salazar y Marcelo Caetano vivió algo parecido, hasta que la insostenibilidad del colonialismo en África lleva al debilitamiento el gobierno y emerge la Revolución de los Claveles, terminada en un modelo socialdemócrata.

La Europa actual ha decidido no guerrear y para ello evitan cuanto conflicto ocurra en su espacio. Tienen una fuerza preparada con capacidad planetaria pero supeditada a los norteamericanos en el entorno de la O.T.A.N.

En muchos lugares del Viejo Continente hay expresiones de regresión fascista. En Austria los neofascistas ganaron hasta una elección; en Francia Jean Marie Le Pen encabeza un movimiento xenófobo con unas simpatías relativas, demostradas cuando este candidato pasó a la segunda vuelta en la anterior elección presidencial desplazando al socialista Lionel Jospin. En Italia el Movimientos Social Italiano liderado por Gianfranco Fini forma parte del gobierno de Silvio Berlusconi. Alemania, el Reino Unido y en Rusia hay cierto resurgir del patrioterismo.

Japón vivió su aventura militar cuando el Almirante Tojo los embarcó en la expansión asiática ocupando China, Taiwán, Corea, el sudeste asiático y Filipinas. Fue la conjunción de circunstancias provocadoras de ese adefesio, derivadas de las insuficiencias históricas de la Revolución Taika y las reformas Meiji aunados a la humillación ejecutada por el Almirante Perry. Era la eficacia occidental con el espíritu japonés como estandarte momentáneo. [3]

Después de la guerra de Corea, Estados Unidos comprendió que no podía derrotar militarmente al comunismo y apeló a la inversión masiva en el Asia bajo su influencia. En tal sentido, estimuló la recuperación económica nipona, Corea del Sur, Taiwán, Hong Kong y Singapur.

Al archipiélago ubicado en el noreste asiático se le inyectó recursos financieros y se creó una plataforma política alrededor del Partido Liberal Democrático en el contexto de una enorme corrupción y un Estado desarrollista. Subir


2. EL PANARABISMO COMO EMBLEMA


En este renglón vamos a escrutar las experiencias del mundo árabe, en especial la orientación a creer en una patria grande unificada. El ejemplo más claro es el nasserismo y sus derivaciones como Kadaffi en Libia, Saddam Hussein en Irak y Hafez al Assad en Siria. Concluyeron en el fracaso y dando paso al panislamismo por encima de la circunscripción árabe.


2.1. Egipto


Un golpe militar incruento depuso en 1952 al rey Farouk. Una organización de oficiales jóvenes fue quien lo realizó y designaron al General Naguib como presidente. Al poco tiempo se efectuó una purga y se nombró como jefe del Estado a Gamal Abdel Nasser. Este personaje supo dirigir a su país por el derrotero de la difícil coyuntura derivada de la guerra fría.

En 1956 decretó la nacionalización del canal de Suez, hecho provocador de una invasión anglofrancesa a la que se unió el ejército israelí ocupando la península del Sinaí. Ante la espinosa situación, en el contexto de la pugna Este-Oeste, los Estados Unidos intervino presionando a las tres fuerzas y buscó un arreglo negociado para evitar que los soviéticos sacaran provecho.

El desenlace político del conflicto elevó la estatura de Nasser quien apareció ante el universo árabe como un líder capaz de tomar iniciativas en defensa de los herederos de Mahoma muy humillados por Occidente. Supuso la reacción de las masas desposeídas del Oriente Próximo y su aclamación. Esta senda generó un proyecto de unidad con Siria y en 1958 se creó la República Árabe Unida bajo su égida por supuesto. Dicha fusión terminó en 1961 con una asonada en Damasco generando la ruptura de este experimento, al cual se había unido nominalmente el imanato medieval del Yemen, la antigua Arabia Feliz ubicada en el extremo suroeste de la península arábiga.

Concomitante a todos los anteriores acontecimientos el presidente egipcio utilizó el ardor de la zona para estrechar sus vínculos con la Unión Soviética. De este país logró armar ampliamente sus fuerzas armadas con tanques, aviones MIG, fusiles e incluso misiles, así como el financiamiento y asesoría para la represa de Asuán, que lleva hoy su nombre, útil para la irrigación del río Nilo y por ende, el aumento exponencial de su fertilidad.

El conocido presidente egipcio fue una figura típica del militarismo en el Oriente Próximo y el mundo árabe. Su carisma personal sumado a posiciones nacionalistas, le granjeó muchas simpatías en la zona y sobre todo de la vieja aspiración de la cultura arábiga de una unidad en medio del fraccionamiento que dejó el colonialismo europeo en la región.

Su régimen fue basado en la alta presencia castrense en los cuadros superiores del Estado matizado por la única organización política permitida, la Unión Socialista Árabe, y una férrea conducción donde la intolerancia estaba a la orden del día.


2.2. Libia


El caso de Kadaffi y Libia es también particular. Este joven oficial libio dio un golpe de Estado al rey Idris y estableció una gestión fundada en las fuerzas armadas, el caudillaje de su figura y el modelo de partido único. Se vio consolidado con la enorme entrada de petrodólares para una nación extensa y de escasa población.

Pretendió ser el heredero de Nasser y para ello promovió la unión de los países árabes pero fue superfluo su esfuerzo siempre terminado en gestiones frustradas. Suscribió con Egipto y Siria tratados donde se planteaba la fusión progresiva de esos Estados, nunca concretados por haber sido acuerdos eminentemente formales y sin asidero en la realidad.

Intentó unirse al Chad, país situado al sur con una mezcla de cultura árabe y africana, pero la presencia de Francia junto a la ineficacia del ejército libio se conjugaron para impedirlo. Invadió el norte chadiano y estableció un régimen fantoche dirigido desde Fort Largeau por Oueddei Goukoni, quien terminó rompiendo con la gente de Trípoli para frustrar la idea de unidad.

Concomitante a esas orientaciones dirigidas al universo dominado por el idioma árabe incentivó, mediante ayuda financiera y armamentística, a movimientos guerrilleros y de liberación de muchos rincones de la Tierra, desde el ERI y la ETA europeos, a ciertas facciones palestinas, así como a distintas organizaciones del Asia Central y de la península arábiga. Quizá allí alcanzó el mayor éxito porque de alguna manera esos movimientos recibieron un gran impulso inesperado y mediaba un compromiso y agradecimiento a quien se los concedía.

Fue bombardeado por la aviación americana con el resultado trágico de un hijo adoptivo del presidente libio muerto en un ataque con la intención de asesinarlo. Pero actualmente no es ni la sombra de lo que fue. Tuvo que arrodillarse ante Occidente por el embargo económico ocasionado por el atentado de Lockerbie en Escocia.

Igualmente esta experiencia deja el mismo sabor de todas estas administraciones. Ante el fracaso de ampliar y defender las fronteras las armas apuntaron internamente. Muchos opositores al jefe del Estado libio fueron asesinados empleando a las fuerzas armadas con este cometido.


2.3. Siria


Siria también presenta una formación militarista. Luego de la ruptura en 1961 con Egipto el país se vio envuelto en cambios de gobiernos a través de golpes de Estado sucesivos. En los años sesenta del pasado siglo fue, junto a Bolivia, el país con más asonadas castrenses.

Mas todo concluyó con Hafez Al Assad, quien estableció un régimen rígido y trató, armamentismo mediante y el partido Baath en su versión doméstica, de convertir a Siria en una potencia regional. Para ello mantuvo la invasión al Líbano, especialmente en el Valle del Bekaa. Allí estimuló al partido chiíta Amal (Esperanza), encabezado por el jurista Nabib Berri y a algunos grupos palestinos, especialmente el Frente Popular de Liberación de Palestina-Comando General, dirigido por un antiguo oficial del ejército de Damasco, el capitán Ahmed Jibril.

Asimismo, estableció en concordancia con el Hizbullá una presión permanente hacia el norte de Israel y la zona de exclusión creada por éste en alianza con los cristianos libaneses. Con sus adquisiciones de aviones, tanques y misiles, trató de disuadir a Jordania e Irak. Nunca lo pudo hacer con Israel por la diferencia de fuerzas con el Estado judío y la inferioridad de las armas soviéticas demostradas en diferentes oportunidades.

Su experiencia se prolongó hasta su muerte cuando dejó lista su sucesión en la persona de su hijo mediante una reforma constitucional. Lo que sí fue formidable fue la represión de la Hermandad musulmana en la ciudad de Alepo, aplastada a sangre y fuego. De la misma manera liquidó cualquier disidencia interna ayudado con un cuerpo de inteligencia muy eficaz.


2.4. Jordania


El reino Haschemita del Jordán o Jordania fue una creación de los británicos una vez concedida su independencia formal. Originalmente fue denominada Transjordania y sirvió como un Estado defensor de los intereses occidentales en la zona. Se intentó fusionar políticamente con Irak bajo el mando del rey Abdullah, estatus roto cuando en Bagdad ocurre el putsch de tendencia izquierdista encabezado por Andul Karim Kassem en 1957.

Rota la unidad con su vecino mesopotámico se consagró una monarquía fuerte a cargo del rey Hussein, quien dominó despóticamente al país hasta su muerte. Será recordado por la matanza de palestinos en septiembre de 1970 cuando los expulsó. Participó en la guerra de 1948, en la de los seis días y la del Yon Kippur. En la de 1967 perdió la zona este de Jerusalem y la región de Cisjordania, a la postre territorio del futuro país palestino.

Ha sido un país tutelado por los Estados Unidos y el Reino Unido para defender sus intereses. Durante los últimos años ha asumido una actitud de mediación en el conflicto palestino-israelí y fue objeto de ataques de la red de Al Qaida.


2.5. Irak


La nación que abarca una zona kurda al norte y Mesopotamia en la conjunción de los ríos Tigres y Éufrates, ha sido una excelente muestra de militarismo y armamentismo.

Después de la defenestración y muerte de Abdul Karin Kassem se produjo una orientación nasserista plagada de gran inestabilidad la culminada con el movimiento incruento que derrocó al presidente Aref, la posterior renuncia de Al Bakr y  el ascenso al poder de Saddam Hussein.

Con el advenimiento del líder de Tikrit, Irak inició una fase de compra de aviones, tanques y artillería y un acelerado proceso de militarización de la sociedad. El establecimiento de un cuerpo especial, la Guardia Republicana, junto a la expansión de su cuerpo armado, dio a Irak la oportunidad de poder ser el eje de la álgida zona.

Cuando se produce una reducción del precio del crudo, Hussein materializa una hábil maniobra. Denuncia formalmente los acuerdos de Argel mediante el cual Irak reconocía soberanía a su vecino persa sobre el estuario de Shat Al Arab. Inmediatamente cruza la zona pantanosa e invade a Irak a través de Ibadán y la ciudad de Korranshar. Allí se inicia una confrontación bélica de ocho años de duración que dejó extenuados y destruidos a los dos países.

La crisis petrolera de acrecienta y Hussein comete un error de cálculo o de engaño por parte de los americanos. Invade el emirato de Kuwait, ancestralmente reclamado por Bagdad, para tomar posesión de su producción y reserva petrolera. La operación Tormenta del Desierto lo derrotó pero fue dejado en el poder como única garantía para los americanos de estabilidad en el sector. Allí hizo tangible el genocidio de los kurdos en el norte y a los chiítas en el sur.

Constituyó un régimen armado y estimulado por Washington, pero cuando no lo necesitaron Bush hijo orquestó su invasión con el subterfugio de la existencia de armas químicas y destrucción masiva, hipótesis totalmente falsa que no pudo ser probada por la comisión de las Naciones Unidas nombrada al efecto dirigida por Hans Blinx. Cuando sí tenía esas armas los Estados Unidos voltearon la cara hacia otro lado para no reconocer los asesinatos llevados a cabo con su anuencia.

Terminada la barbarie de Husseim con la intervención americana en Irak concluyó un experimento eminentemente castrense en simbiosis de laicismo en un lugar donde la religión ocupa espacio relevante.


2.6. La península arábiga


Este espacio geográfico ocupado por Arabia Saudita, Yemen, Omán, los Emiratos Árabes Unidos, Kuwait, Katar y Bahrein, tiene características comunes. Se trata, excepto Yemen, de casas reales autoritarias que mantienen una excelente relación militar, educativa, económica, financiera y comercial con Occidente. Sus ejércitos han sido armados y adiestrados por los Estados Unidos y el Reino Unido.

Sus ciudadanos son nómadas y pobres y el segmento wahabí es el reinante dentro de la práctica del Islam. Las inversiones son colocaciones en los entes financieros de Europa, Japón y Estados Unidos. Sus fuerzas armadas estuvieron a la orden de los occidentales y en el caso de Omán se produjo la represión y derrota de los insurgentes marxistas en el Dofhar.

Yemen es una salvedad por su génesis doble. El imanato de Yemen, llamado también Arabia Feliz por la fertilidad de sus suelos y el café Moka, cuya capital era Sanaa, estaba dominado por una casta tribal de las montañas del norte. En 1962 hubo un golpe de Estado liderizado por el Coronel Al Barzani, de clara orientación nasserista. Esto provocó una guerra civil con apoyo de Egipto a los republicanos y  de los sauditas a los realistas. Terminó en un acuerdo cuando se produjo el desgaste de los seguidores del imán destronado.

El Yemen del Sur reemplazó al protectorado británico de Adén hasta los años sesenta al surgir su independencia. Se produjo el enfrentamiento entre el FLOSY, guerrilla marxista, y el F.L.N., islámico. El triunfo correspondió a los izquierdistas y llegaron a controlar el estrecho de Bab El Mandeb, importante para supervisar el paso marítimo por el cuerno de África.

Posteriormente hubo iniciativas para unir a los dos países, cristalizadas luego de múltiples negociaciones. Finalmente el norte derrotó al sur y se dirigió a acatar las directrices de los organismos multilaterales entrando en el terreno del pragmatismo. Es una nación altamente dominada por los uniformados, quienes detentan las mayores responsabilidades.


2.6. El Líbano


La patria de los cedros ocupa el segmento al norte de Israel y al oeste de Siria frente al Mediterráneo. Se pudo avenir el cristianismo maronita con los musulmanes para sostener una gobernabilidad artificial, interrumpida con la invasión de los marines en 1958.

Con la llegada de los palestinos por su expulsión de Jordania en el septiembre negro de 1970 hubo un cambio cuantitativo. En efecto, el sector islámico y el chiíta de la población se incrementaron y la violencia hizo acto de presencia generando una guerra civil entre cristianos e islámicos.

Los maronitas se aliaron con Israel al establecerse una zona de exclusión de diez kilómetros en la frontera con el Líbano. Los musulmanes se expresaron en dos grupos: por un lado los sumnitas y por el otro los chíies, agrupados en dos ámbitos: Amal (esperanza) con Siria y Hizbullá, (partido de Dios) una coalición pro-irání, aliados a la etnia drusa encabezada por Kamal Jumblat.

Ese tablero complicado fue roto con la invasión judía que llegó a Beirut donde los palestinos se defendieron temerariamente y concluyó con su retirada del Líbano en la operación Paz para el Sur de Galilea en 1982. Sin embargo, los israelíes permitieron la horripilante matanza en los campamentos palestinos de Sabra y Chatila a mano de una milicia cristiana. Años después se vieron obligados a retirarse del área de exclusión en medio de una lluvia de Katyushas disparados por el Hizbullá.

Actualmente el país está partido con áreas controladas por los cristianos, los sunnitas, drusos, Amal, Hizbullá y la Guardia Nacional iraní en el valle del Bekaa aunque los sirios se fueron por varios asesinatos cometidos. Viven una perenne tensión dirimida por las armas aunque hay un equilibrio entre los diferentes actores. Subir


3. ÁFRICA EN PERSPECTIVA


La inmensa masa ubicada al sur del Mediterráneo ha sido un espacio de rezago por diversas causas. Primero, por el saqueo del colonialismo tradicional, luego con la confrontación Este-Oeste y finalmente con la globalización.
Las secuelas de este proceso degenerativo la hemos presenciado en las etapas de la descolonización y los nuevos países nacidos, impregnados de conflictos étnicos y una militarización  constante de sus sociedades. La resultante no es otra que unas naciones en la inopia, arrasadas por pandemias como el SIDA y el atraso en todos los niveles. Sus manifestaciones son múltiples y las voy a analizar en función de sus especificidades.


3.1.  LA TRISTE EXPERIENCIA ARGELINA


La guerra de independencia de este país del Magreb africano fue muy cruenta. Se organizó una gran lucha liderizada por el Frente de Liberación Nacional y finalizada con los acuerdos de Evian, promovidos por el mismo presidente francés Charles de Gaulle.

Sin embargo, al lograr la emancipación de Francia comenzó una experiencia interesante alrededor del presidente Ahmed Ben Bella sobre la autogestión. Empero, esta iniciativa chocó por su misma esencia, vale decir, no debió haberla estimulada y supervisada desde el Estado. Fue un contrasentido, como lo reconoce dicho líder, el plantearse una salida de estas características, si no puede partir de la misma gente sino de un ente público y entonces lo ocurrido es heterogestión llanamente. El resultado fue un fracaso económico que condujo a una crisis económica severa.

Asimismo, se mantuvo intacta la estructura del ejército heredado de la guerra independentista. Las Wilayas o distritos militares se conservaron y cuando lo consideró conveniente la cúpula dio al traste con la gestión del presidente electo Ben Bella, quien fue detenido en una prisión en el Sahara por más de catorce años. Fue así como Huari Boumedianne, el ministro de la defensa, dio un golpe de Estado incruento y asumió además de la jefatura del gobierno, la dirección del F.L.N.

Afortunadamente los precios petroleros subieron y Bonumedianne se vio favorecido por esta circunstancia, ejerciendo un gobierno reformista típico de los del Tercer Mundo de la época. No fue hasta su muerte que sobrevino una caída de los valores del oro negro y comenzó el problema económico.

El auge del fundamentalismo dio una gran simpatía al Frente de Salvación Islámico, organización triunfadora en las elecciones de los noventa. Ante su victoria comicial el ejército desconoció los resultados y depuso al régimen del F.L.N. asumiendo todo el poder.

El golpe de Estado desató una terrible guerra civil con el Grupo Islámico Armado (G.I.A.), integrado por muchos veteranos de la guerra de Afganistán, con una gran cantidad de bajas por ambos bandos. No obstante, las fuerzas armadas en esta confrontación han logrado capear el temporal y hasta ahora mantienen cierta estabilidad.

Después de una guerra clásica de liberación en el contexto del desmontaje del colonialismo europeo apreciamos cómo se perdió una oportunidad histórica por razones eminentemente estructurales. Primero, se pretendió una autogestión económica desde el Estado lo cual es un absurdo. Segundo, el ejército de liberación se convirtió en una guardia pretoriana al servicio del partido único, el F.L.N. Tercero, una vez que esta organización se corrompe y no sirve, el componente armado asume directamente la dirección del gobierno desconociendo el legítimo triunfo de los islámicos y así perpetuarse en el poder. Asimismo han arremetido contra el pueblo bereber, habitantes prístinos antes de la llegada de los árabes con los omeyas de Bagdad.

Por las razones precedentes es que estimo como bien triste el desenlace de esta situación en una región donde podía haber generado resultados interesantes. Pero el desconocer la esencia del poder significa caer en esta clase de obstáculo y no podía haber otro escenario que el existente hoy en día en Argelia.


3.2. EL CONGO Y LA MANIPULACIÓN DE OCCIDENTE


Lo ocurrido en el antiguo Congo Belga fue realmente dramático. Cuando en 1961 Bélgica accede a otorgarle la independencia al Congo bajo su control (para diferenciarlo del francés), se presenta una conflictiva situación en esa nación.

En primer lugar, las diferencias tribales estimuladas por el colonialismo hicieron estallar en muchos pedazos el país. El líder Patrice Lumumba manifestaba que hablar de marxismo en su patria era algo esotérico porque había un problema de fraccionamiento fundado en razones étnicas mayor a cualquier consideración ideológica.

En segundo término había un interés esencial del Oeste por el Congo debido a sus riquezas minerales. La provincia de Katanga tenía grandes reservas mineras que la hacían apetecible.

Tercero, en el contexto de la confrontación tribal e ideológica había dos representantes. Lumumba era el premier y el presidente Joseph Kasavuvu, con orientaciones distintas en la manera de conducir a la nación. La diferencia se zanjó con el asesinato de Lumumba quedando el presidente con el poder compartido con un antiguo oficial del ejército colonial, Joseph Mubutu.

Luego del magnicidio de Lumumba, Mobutu siguió escalando y defenestró a la postre a Kasavuvu. La izquierda fue derrotada inicialmente después del mencionado crimen y el militar referido tomó el poder apoyado totalmente por las potencias europeas. Cambió los nombres del país por Zaire, la capital Leopoldville por Kinshasa, Elizabethville, capital de Katanga, por Lubumbashi, y la tercera ciudad Elizabethville por Kisangani. Incluso el nombre del dictador se transformó en Mobutu Sese Seko. Una metamorfosis cosmética que nos hace recordar el reiterado cambio de cognomentos en la actual Venezuela.

Hay que hacer un comentario aparte respecto de un dirigente fantoche de los belgas, Moisé Tchombe, quien pretendió separar a Katanga del Congo cuando la independencia para aprovechar los recursos naturales de la provincia. Fue aplastado con ayuda de las Naciones Unidas y posteriormente fue llamado por Mobutu para ser su primer ministro por un tiempo. Luego fue separado del cargo y en un avión con el cual se dirigía a Europa tiempo después, fue obligado a aterrizar en Argelia donde fue juzgado por sus numerosos crímenes.

Sin embargo, los sectores revolucionarios se reagruparon y bajo la figuras de Chistophe Benye como presidente de las zonas liberadas, el antiguo ministro de educación de Lumumba, Antoine Gizenga, y los comandantes guerrilleros Pierre Mulele y Gastón Sumaliot, se formó una región secesionista con base en Kisangani. Mobutu los enfrentó con ayuda de mercenarios y armas occidentales logrando al final la victoria. El “Che” Guevara en su periplo mundial tuvo oportunidad de ir al Congo a la zona de los lagos fronterizos con Ruanda, Uganda y Burundi, y allí conoció al futuro presidente Kabila, a quien catalogó de comerciante porque cumplía dos roles, el de político y el de mercader en la frontera.

Nuevamente los grupos progresistas combaten e invaden al país desde Angola formando el Frente de Liberación de Saba (nuevo nombre de Kananga), mas también fueron liquidados por el gobierno de Kinshasa, esta vez con el aval de tropas marroquíes y de otros países africanos en consonancia con las apetencias occidentales.

Mobutu Sese Seko estableció una férrea dictadura militar con una subordinación a los úcases de Estados Unidos y Europa y para ello no escatimó esfuerzos para asesinar y robar. Su poder fue descomponiéndose y los Banyabulengues en el oriente de la nación iniciaron en Goma, en los límites con Ruanda, una rebelión que progresivamente lo derrocó. El autócrata se refugió en Europa donde dilapidó su ingente fortuna.

Laurence Desiré Kabila, al mando de un ejército secundado por Guilleaume Sumaliot, hijo del dirigente izquierdista antes señalado, tomó el poder e inició una administración impregnada de corrupción. De nuevo surgió un alzamiento el la misma zona donde comenzó su lucha que mantiene al Congo escindido debido al apoyo armamentístico de empresas transnacionales que reciben como pago el tantalio, elemento químico muy utilizado en las computadores y los teléfonos celulares. [4]

Kabila fue asesinado por su misma guardia en una tentativa de asonada y su hijo heredó la presidencia en un Estado fallido porque hay extensas zonas donde no hay control debido a administraciones paralelas dominadas por ejércitos regionales. En esta guerra han participado Uganda, Ruanda, Burundi y Zimbawe a favor de los rebeldes; y Angola, Namibia y Sudáfrica en apoyo de Kinshasa. Se han efectuado conferencias internacionales para solventar el problema pero han resultado infructuosas por los intereses en juego y la coyuntura desintegradora del Estado congoleño.

Las fuerzas armadas han jugado un papel preponderante en la historia del Congo desde su independencia y no hay visos de reformar tal estatus porque cada vez es mayor la importancia del sector castrense en una región en permanente conflicto.


3.3. LA DESCOLONIZACIÓN INICIAL


En el proceso de descolonización africana se produjo una interesante situación con algunos países recientemente emancipados dirigidos por cuadros formados en Europa y de gran calidad como estadistas. Me refiero a K. Nkrumah en Ghana, Sekou Touré en Guinea y Modibo Keita en Malí, el primero una antigua colonia británica y las otras, francesas.

Nkrumah fue el más conocido y el emblema de la africanidad nacionalista. Empero, es derrocado en 1966 en un viaje a China y jamás volvió al poder muriendo en el exilio. Ghana ha sido un país totalmente inestable y ha estado dominado por un sargento llamado Jerry Rowlings quien ha dirigido los destinos directa e indirectamente en los últimos tiempos.

Guinea era un eje progresista en la región hasta la deposición de Touré por las fuerzas armadas. Keita mandó en Malí hasta su muerte cuando era un pragmático que había permitido la intervención de los organismos multilaterales creando grandes injusticias sociales en su país.

Estas tres naciones son paradigmas de los ejércitos de los nuevos Estados nacidos en la década de los sesenta. Son cuerpos que fueron formados por las potencias europeas y si bien se iniciaron como base armada de las nuevas administraciones formales devinieron en guardas pretorianas de las cúpulas internas que continuaron el ejercicio del poder dejado por los colonialistas.


3.4. LAS DICTADURAS GROTESCAS


En el continente africano hubo muchas figuras militares pero tres fueron las más degradadas por sus características brutales y tangibles. Estoy hablando de Idi Amin Dada en Uganda, Bokassa en Centroáfrica y Macías Nguema en Guinea Ecuatorial. El primero viene de una anterior colonia británica, el segundo de una francesa y el tercero de una española.

Amin emerge en un contexto específico de un país bien turbulento. Es Uganda dirigida por Milton Obote quien encabezaba un gobierno corrupto, el cual permitió la insurgencia de sectores militares que desbancaron a la administración civil. El antiguo suboficial del ejército colonial británico alcanzó la cúspide del Estado ugandés y practicó un genocidio con acusaciones de antropofagia y toda clase de tropelías.

Fue un sátrapa pintoresco y recibió un golpe espectacular en el aeropuerto de Entebbe cuando comandos israelíes rescataron un avión secuestrado por grupos palestinos. Una derrota humillante para el ejército ugandés, quien estaba detrás de los guerrilleros árabes.

Tantos desaciertos económicos provocaron éxodos por hambre hacia Tanzania ocasionando un verdadero problema social. Julius Nyerere reaccionó con una invasión la cual destronó a Idi Amín y dejó a los ugandeses exiliados como dueños del país retornando Milton Obote a la jefatura del Estado. Ulteriormente Uganda ha sido un desastre con insurrecciones triunfantes dominadas por Yusereveni, hombre fuerte del régimen militarizado.

En la República Centroafricana hace acto de presencia otra imagen caricaturesca y cruel. Es Bokassa, quien domina autoritariamente al país y en 1977 se declara emperador bajo el nombre de Bokassa II. Todo con el apoyo incondicional de Francia a su pupilo colonial y gran defensor de las inversiones galas. Envió tropas a defender a su colega Mobutu en Zaire e incluso entregó a un general israelí un área del territorio para actividades bélicas. Posteriormente fue derrocado, enjuiciado y ejecutado siendo sucedido por otro dirigente con la bendición de París en la nueva relación neocolonial.

Asimismo, en una región española de ultramar, la Guinea Ecuatorial, la antigua metrópolis dejó a un carnicero como presidente, Macías Nguema, quien abatió al país en el contexto de la mayor represión. Tantas tropelías causaron la caída a manos de un sobrino, Teodoro Obiang, quien ha continuado su mandato con otro estilo autoritario con distinta fachada y se ha mantenido hasta la presente fecha, con acusaciones de violaciones a los Derechos Humanos y un inventario de barbaridades.


3.5. EL PETRÓLEO NIGERIANO


Nigeria
es uno de los países de mayor población del continente africano y con una enorme extensión territorial. Posee diferencias tribales incentivadas por el colonialismo británico, que se intentaron saldar mediante un régimen federal al momento de la independencia. Se recuerda la secesión de Biafra, con un gran costo de vidas y severos daños a la economía nacional. Al final fue sofocada luego de varios años de combates con la consiguiente humillación y persecución de los alzados, la etnia Ibo.

Es una nación petrolera y de allí su importancia. Las empresas energéticas han apoyado regímenes castrenses porque les garantizaban seguridad en el suministro petrolero. El más conocido fue el del General Samy Abacha, quien gobernó por muchos años hasta su muerte acaecida en la década de 1990.

Uno de los hechos más resaltantes en los últimos años fue la resistencia del pueblo Ogoni encabezada por el escritor Ken Saro Wibe. Este grupo étnico se oponía a la depredación ambiental ocasionada por las empresas petroleras multinacionales en el delta del río Níger y la respuesta fue una inmensa represión concluida con la detención de los dirigentes ogoni y su ejecución, incluyendo la del poeta mencionado a pesar de las múltiples gestiones de personalidades y organismos defensores de los Derechos Humanos para impedirlas. [5]


3.6. LOS OTROS PAÍSES DEL MAGREB AFRICANO


Ya he analizado a Argelia y Libia como parte de esta región. Ahora le toca a Marruecos y Túnez y en menor medida a Mauritania. Sobre el primero sabemos que fue una colonia española y francesa y al advenir la independencia se formó el actual Estado marroquí.

El rey Hassan II se transformó en dueño y señor del país a través de una monarquía absoluta que oprimió al máximo al pueblo. El asesinato en Francia de Mohamed Ben Barka demostró la saña y la complicidad europea con este régimen autoritario. Hasta un asesino como su ministro de defensa Oufkir también le tocó el mismo tratamiento cuando intentó derrocarlo.

Con la pésima gestión administrativa del monarca sostenido por Occidente se llegó a una crisis económica resuelta por la coyuntura de la retirada de España del territorio saharaui. Esta circunstancia fue aprovechada por el rey marroquí para propiciar una intervención militar aunada a una movilización humana llamada la “marcha verde”. Ocuparon las pocas ciudades del territorio pero un pueblo acostumbrado a las vicisitudes del desierto ha desafiado con campamentos esta tentativa de aislamiento y aniquilación.

El resultado fue una guerra de baja intensidad para impedir la autodeterminación del pueblo saharaui que ha causado muchas bajas en ambos bandos. Por ahora hay un virtual cese de hostilidades con posiciones ocupadas por los invasores y los autóctonos.

Marruecos fue una punta de lanza de los intereses occidentales en África interviniendo en conflictos internos con apoyo militar como en el Congo. Sin embargo, el monarca falleció y fue sucedido por su hijo Mohamed V, quien ha emprendido algunas reformas para adecuar el país a la globalización.

En Túnez se alcanza la independencia de Francia en 1956 y dejan a un procónsul en la persona de Habib Bourguiba, quien administró al país hasta su derrocamiento por Ben Alí. En lo interno un país aprisionado por la policía y las fuerzas armadas y en lo externo un baluarte del anticomunismo y contrario a los sentimientos nasseristas en boga en el universo árabe luego de la nacionalización del canal de Suez.

Mauritania es una nación desértica y empobrecida dominada por los sectores castrenses que vieron en el antiguo Sahara español la oportunidad de una salida a los problemas económicos. Invadió y se repartió con Marruecos una parte del territorio saharahui pero no pudo sostener esta experiencia bélica y al final se retiró, viviendo en la actualidad una situación de pobreza crítica y ajustes macroeconómicos de los entes financieros internacionales.


3.7. EL CUERNO DE ÁFRICA


Este espacio africano se encuentra al noreste del continente. Lo ocupan Eritrea, Yibuti, Etiopía y Somalia.

Etiopía es el país de mayor tradición. Fue una nación independiente aunque Italia aprovechó antes de la segunda guerra para ocuparla. Luego de la derrota del eje se restableció el régimen conciliador de los ingleses.

El emperador Haile Selassie fue un rígido jefe controlador de todas las actividades del pueblo etíope. Gobernó con mano de hierro hasta que la situación se hizo insostenible y propició su salida mediante una rebelión militar liderizada por Mengitsu Mariam. Este personaje estableció una dictadura con matices estalinistas y llegó a acuerdos comerciales y armamentísticos con los soviéticos.

Se desgastó luego de la guerra con Somalia por la reclamación sobre Ogaden, a pesar de salir con ventaja por la presencia castrense cubana. Después incursionó en el pragmatismo y quiso aplicar las recetas neoliberales sobre el pueblo etíope mas el fracaso fue el resultado. Una coalición de fuerzas opositoras con los eritreos dio al traste con el personaje cuya gestión fue una simbiosis de militarismo con república popular.

Eritrea fue siempre la hermana menor de Etiopía. Fue tutelada por los italianos junto a la Abisinia conquistada por Mussolini. Con la ocasión de la defenestración de Mengitsu Mariam advino en independiente. Es una nación muy pobre que tuvo hace poco una breve guerra con su vecina por disputas territoriales con un saldo negativo.

La República de Yibouti era el antiguo espacio llamado por los franceses el Territorio de Affar e Issas por los grupos étnicos dominantes. Se separó de los galos en los setenta y ha mantenido una supervisión del estrecho Bab El Mandeb controlador de la salida del Mar Rojo hacia el Índico junto a su rival yemenita con quien ha mantenido forcejeo por islas ubicadas allí.

Somalia es una nación desangrada por infinidad de conflictos fronterizos y enfrentamientos internos que lo ha llegado a colocar como un verdadero Estado fallido. Está a merced de los señores de la guerra de una manera incontrolable. El último régimen que tuvo control relativo sobre todo el territorio fue el presidido por Mohamed Said Barre, quien en la actualidad comanda una banda de las muchas existentes a lo largo y ancho del espacio físico somalí. Incluso, una presencia militar americana se vio forzada a retirarse por su impotencia ante el poder de las facciones.


3.8. LAS “REPÚBLICAS POPULARES” AFRICANAS


Voy a tomar como muestras las experiencias del Congo-Brazaville, Burkina Faso y Benin, en el sentido de haber sido unos regímenes marxistas en África. Todas fracasaron una vez que se derrumbó el muro de Berlín y advinieron en gestiones tradicionales supeditadas a las orientaciones macroeconómicas de los dueños del mundo.

En primer término, apreciamos al Congo-Brazzaville antiguo Congo francés cuya dirigencia fue inclinándose cada vez más hacia la izquierda hasta que Alfonso Debat la denominó República Popular. Ulteriormente Denis Sassou Nguesso ha sido el pilar fundamental de la política congolesa aunque en un lapso estuvo Pascual Lissouba, quien fue aplastado por una rebelión dirigida por aquél.

El comandante Keouke ha estelarizado la escena de Benin desde hace más de veinte años y de ser un líder militante de la izquierda pasó a un ejecutor de los programas económicos interventores de su economía.

Por último, en Burkina Faso, el capitán Thomas Sankara asumió la presidencia en 1983 y estableció una dictadura del proletariado. Fue recibido con honores revolucionarios en La Habana por Fidel Castro y continuó el proceso de cambios. Pero fue ejecutado cuando un golpe de Estado abrió caminos para la entrega de la nación a los intereses de los órganos multilaterales.


3.9. EL GENOCIDIO DE RUANDA Y BURUNDI Y LA COMPLICIDAD DE LAS NACIONES UNIDAS


En Ruanda y Burundi se repiten los odios creados por las potencias colonialistas europeas en la región. Para tal cometido instrumentaron políticamente las diferencias de los grupos étnicos africanos y en estas dos naciones les vino como anillo al dedo. La ancestral rivalidad entre los hutus y los tutsis se hizo tangible gracias al estímulo concedido desde el poder en tiempos de la administración belga en esta parte del continente.

Las confrontaciones llegaron a su punto álgido cuando a partir de 1994 con los asesinatos de los presidentes de ambas naciones se produjo un espantoso genocidio cometido por los hutus con la complacencia de las tropas de las Naciones Unidas incapaces de intervenir ante tan horrendo espectáculo. Igualmente los soldados de Francia y Bélgica tampoco hicieron nada ante lo acaecido aunque años antes habían impedido una invasión tutsi desde Uganda donde los expulsaban y no se les permitía entrar a Ruanda.

El pogrom cometido permanece impune por dos razones básicas. Una, que siendo unos países de muy escaso peso político no había el más mínimo interés en resolver este conflicto étnico. Dos, que hay intereses económicos occidentales detrás del poder de cada grupo por las reservas minerales existentes.


3.10. LAS ANTIGUAS COLONIAS PORTUGUESAS EN ÁFRICA


La lucha de liberación de los pueblos sojuzgados por el imperialismo portugués en el continente donde nació el ser humano produjo un desgaste económico en la metrópolis. Llegó a generar una profunda crisis cuya panacea recayó en detener el descomunal gasto para mantener sojuzgados a los territorios africanos. La espiral alcanzó su culminación con la revolución de los claveles acaecida el 25 de abril de 1974 en la cual se expulsó del poder a Marcelo Caetano, heredero del dictador Oliveira Salazar.

Al descargarse de ese pesado fardo económico Portugal respiró y tuvo que dar la independencia política a Angola, Mozambique, Sao Tome, Cabo Verde y Guinea Bissau. Sin embargo, el desarrollo del tránsito hacia la emancipación tuvo diferentes matices de acuerdo a la riqueza poseída por cada región.

En efecto, Angola era el espacio más importante por sus reservas y producción petroleras. De allí que al arriar la bandera lusitana se produjo una guerra civil entre tres facciones: el F.L.N. encabezado por Holden Roberto, cuñado del presidente congoleño Mobutu y por ende apoyado por él y China, con presencia en el norte; la U.N.I.T.A. liderizada por Jonás Savimbi auxiliado por Sudáfrica y los Estados Unidos, controlador del área rural y el sur; y el M.P.L.A., marxista con apuntalamiento cubano, posesionado de la capital Luanda y del enclave de Cabinda, importante lugar petrolero, dirigido por Agostinho Neto.

El sector pro-Zaire fue derrotado pero la U.N.I.T.A., con el fuerte soporte financiero y armamentístico surafricano, resistió realmente hasta la batalla de Cuito Calambae, donde las tropas del general antillano Polo derrotaron a las fuerzas del apartheid. Producto de esta coyuntura se logró la pacificación de Angola, la independencia de Namibia y el retiro de las tropas racistas a su lugar de origen. Posteriormente Savimbi rompió el acuerdo de paz y continuó luchando hasta su muerte en combate.

Se impuso el régimen socialista pero al colapsar la Unión Soviética la conexión financiera y económica con el bloque oriental se redujo ostensiblemente y en consecuencia se produjo una debacle en Angola. Eduardo Dos Santos, quien había reemplazado a Neto en la jefatura del Estado debido a su muerte por cáncer, tuvo que inclinarse ante los créditos de la banca internacional y someterse a unos ajustes bien duros. Al final, todo ese esfuerzo bélico solo sirvió para caer en la crisis de la dependencia.

Mozambique emerge emancipada presidida por Samora Mochel, un veterano luchador anti-portugués. Pero era pobre y no fue perseguida por conflicto inmediato. Empero, la posición de solidaridad con el Congreso Nacional Africano le ocasionó varias invasiones del régimen de Sudáfrica y al socavarse la economía por el ocaso ruso y chino, se vio presionado por un movimiento guerrillero de resistencia, el RENAMO, y hubo de enfrentarlo. Al final se repitió la triste historia de los países con deuda y problemas, someterse a la supervisión occidental para reformular la conducción del país.

Cabo Verde y Guinea Bissau nacieron unidas, secuela de la afinidad entre el territorio insular y el continental, respectivamente, así como de la existencia de una sola organización política heredera del poder portugués, el P.A.I.C.G., fundado por el líder histórico Amílcar Cabral. Luego diferencias irreconciliables produjeron la separación de las dos naciones. Ambas forjaron un régimen allegado al bloque soviético pero a finales de los ochenta del pasado siglo hicieron genuflexión ante los organismos multilaterales.


3.11. SUDÁN: DEL SOMETIMIENTO ANGLO-EGIPCIO A LA SHARIA


La ancestral Nubia fue sometida por los ingleses quienes lo exploraron, conquistaron y colonizaron. Después buscaron la fórmula de controlarlos compartiendo con Egipto su administración y desde 1956  es independiente.

Un oficial del ejército, Al Numeiri asumió el poder con una inmensa represión. Se produjo enfrentamientos con los animistas y cristianos debido a la presión islámica ejercida por Arabia Saudita a cambio de créditos. Este presidente fue derrocado por oficiales de izquierda por unos días pero sus colaboradores lo restauraron, aunque ulteriormente tuvo que abandonar el poder por una asonada mientras estaba en Washington.

Otro militar, Omar Al Bashiri, tomó el mandato y aplicó de manera rígida la Sharia o ley islámica y recrudeció el conflicto étnico-religioso tanto en el norte como en el sur. Jartum se ha visto presionada por las Naciones Unidas y los organismos de Derechos Humanos por el genocidio de cristianos y animistas, quienes aspiran a poseer un espacio de tolerancia ante la presión mahometana de los gobernantes. Además, se trata de un pueblo sumido en la más profunda miseria y en constantes conflictos.


3.12. ZIMBABWE: UNA OPORTUNIDAD DESPERDICIADA


Los británicos establecieron una federación entre sus colonias Rhodesia del Norte, del Sur y Nyasaland. Fue un esquema administrativo aplicado para regir esta zona del centro-sur africano cuyo final se expresó en la independencia de tres naciones, Zambia, Zimbabwe y Malawi.

Antes de acceder a la emancipación, Rhodesia del Sur estaba gobernado por un modelo racista parecido al surafricano. El líder de la minoría blanca, Ian Smith, mantenía un sistema inflexible que a la larga colapsó y los europeos se vieron en la necesidad de buscar soluciones gatopardianas. Para ello designaron al arzobispo anglicano Abel Muzarewa para presidir al país a pesar de solo representar al segmento pequeño de la población negra.

La lucha encabezada por los dirigentes Robert Mugabe y Joshua Nkomo logró destronar al modelo segregacionista y fueron a elecciones donde se impuso el primero en franca mayoría. Desde entonces ha sido reelecto repetidas veces y estructuró un gobierno autoritario y corrupto. Múltiples denuncias de persecución a los opositores y espectáculos donde se incita a invadir las fincas de los blancos, quienes todavía dominan las tierras pero no representan el capital relevante de la globalización, han caracterizado esta interminable gestión.


3.13. LAS GUERRAS CIVILES PRETERIDAS


A lo largo y ancho de África se produjeron durante los últimos años varias guerras fratricidas promovidas por intereses económicos de transnacionales y el estímulo de la organización delictiva de los traficantes de armas.

Aparte de los conflictos antes mencionados por haberse analizado particularmente (Argelia, los dos Congos, Ruanda y Burundi, Somalia, Sudán, Chad y Etiopía), las confrontaciones en Liberia, Costa de Marfil, Sierra Leona, Togo y Níger, han sido atroces pero se trata de naciones extremadamente pobres que sufren dramas bélicos olímpicamente ignorados por el mundo desarrollado a pesar de haberse cometido aberraciones increíbles.


3.14. LA ZONA AUSTRAL


La parte meridional del continente merece un comentario especial debido a las circunstancias precedentes en Sudáfrica y los Estados enclavados en su territorio -Lesotho y Botswana-  y el vecino de Namibia.

La extinta Unión Sudafricana fue un régimen federal formado por Transvaal, El Cabo y el Estado Libre de Orange, producto del reacomodo administrativo inferido de la guerra de los Boers en la cual triunfó el imperio británico frente a los colonos de origen holandés.

Consecuencia del anterior cuadro político se formó una nación impregnada del racismo más repudiable y con el sistema del apartheid, a través del cual se implementaba la segregación racial. Los blancos controlaban la economía, el Estado y las fuerzas armadas mientras los autóctonos eran humillados. La ayuda de Occidente, principalmente los Estados Unidos, proporcionó el oxígeno necesario para la subsistencia del modelo.

Con el transcurso del tiempo, la resistencia aumentó y el Congreso Nacional Africano, dirigido desde la década de 1950 por Nelson Mandela y Oliver Tambo, acompañado por otras organizaciones progresistas, logró la caída de Piers Botha y pactó una transición con Leclerc. Las primeras elecciones con participación de mayoría negra trajeron la victoria de Mandela y se efectuó el cambio de mandatarios, con la misma estructura de poder ya despojada del racismo directo.

Sudáfrica fue un escollo en todo el sur por los proyectos de Batustán o Estados ficticios, como Transkei, integrados por negros para territorializar aún más la discriminación racial. Asimismo, agredió a Mozambique, Zimbabwe, Malawi, neutralizó a Bostwana y Lesotho, e impidió la autodeterminación del África del Sudoeste o Namibia. La intervención cubana fue importante para buscar un tratado de paz que terminó con las incursiones en los países vecinos y permitió la independencia de Namibia a cambio del mutis de los antillanos.

Siempre fue un Estado policial-castrense para poder mantener sojuzgada a la mayoría negra. La violencia fue el instrumento habitual para perpetuar este estado de cosas y formó parte de la habitualidad de la vida en esta nación. Subir


4. EL ISLAM ASIÁTICO: LA DIVERSIDAD DESDE IRÁN HASTA FILIPINAS
E INDONESIA PASANDO POR EL ASIA CENTRAL, PAKISTÁN Y AFGANISTÁN


Cuando Mahoma expulsó a los infieles de La Meca pudo expandir su religión hacia todo el Oriente Próximo, la cultura persa, la pashtún, los múltiples pueblos de la Ruta de la Seda, Turquía, el Indostán, el Sing Jiang y el archipiélago malayo. Fue en vida un guerrero triunfador al contrario de Jesús en el cristianismo quien fue crucificado. El Corán es la escritura de unos líderes victoriosos y de allí las ideas de guerra santa o yihad contra los infieles pero sobre todo a los apóstatas o traidores.
[6] Comenzó con la etnia árabe y siguió con diferentes culturas asiáticas y africanas.


4.1. IRÁN


La cultura persa era anterior al auge islámico y fue el ámbito propicio para una profunda división en la religión. A la muerte de Mahoma el sucesor legítimo era Abu Bakr, esposo de la hija del profeta, Fátima, pero Alí logró imponerse, naciendo la rivalidad entre sunnitas y chiítas.

Los herederos de Abu Bakr se establecieron en el mundo persa siendo la base histórica de los chiítas. A pesar de las hondas raíces religiosas de este pueblo los británicos intervinieron y contaron con la aquiescencia del Sha, título del monarca gobernante. Ante la conducta del Primer Ministro Mohamed Mussadegh de nacionalizar el petróleo en 1953 la respuesta fue una invasión que depuso al premier y restauró el poder absoluto del Sha, volviendo Occidente a controlar las fuentes energéticas.

El Sha Mohamed Reza Pahlevi procedió a occidentalizar Irán a la fuerza y el apoyo británico y americano fue decisivo para mantenerlo en el poder hasta que una revolución teológica islámica se impuso cuando el Ayatollá Ruhollah Komeini llegó en 1979. Se produjo la fusión de religión-Estado y hubo un período de gloria de los chiítas en el mundo islámico. Se intentó exportar la revolución pero apenas hubo éxito en el Líbano con el Hizbullá y parcialmente en el Afganistán postsoviético.

Después de la crisis de los rehenes la vida se le complicó al fundamentalismo persa por la guerra del vecino Irak. La paz se logró al quedar liquidada la economía de ambas naciones y millones de muertos inútilmente sacrificados.

Vino un período de reformismo encabezado por el presidente Jatami pero con el triunfo electoral de Mahmoud Ahmanideyad nuevamente hay una subida de los integristas con ciertas limitaciones. Pueden desafiar a Estados Unidos por la hecatombe en Irak e incluso están desarrollando un programa atómico, además de haber realizado misiles y armas propias con asesoría china y norcoreana.


4.2. TURQUÍA


El antiguo imperio otomano, con tanta influencia en el Asia Central y parte de Europa, que apenas pudo contenerlo en Lepanto en el S. XVI y derrotarlo decisivamente en Hungría en el S. XVIII, fue sucedido por el régimen reformista de Kemal Ataturk quien asumió un proceso de occidentalización del país arbitrariamente. Su gobierno fue laico y pretendió incorporar el país a Europa a pesar de la gran tradición islámica. Después hubo simpatías con el Eje en la segunda guerra y terminó siendo un ariete de Occidente al incorporarse a la O.T.A.N. Además, las bases militares americanas cumplieron un rol disuasivo frente a la Unión Soviética y la ubicación estratégica del estrecho de Dardanelos permitió controlar la salida rusa del mar Negro al Mediterráneo.

En tiempos presentes ha intentado incorporarse a la Unión Europea y tiene conflictos con el pueblo kurdo que quiere independizarse por lo cual invadieron brevemente el norte de Irak en la Guerra del Golfo. Asimismo intervinieron  en Chipre para proteger a la minoría turca creando un Estado títere al norte de la isla que sólo ellos reconocen.

Es un régimen altamente militarizado debido a las características de la zona, por represión interna, el problema kurdo y el chipriota. Siempre ha recibido el apoyo occidental para mantener el equilibrio en todo el Medio Oriente.


4.3. La Ruta de la Seda


Este amplio espacio localizado al este de la Rusia europea, al sur de Siberia, al norte de Irán, Afganistán y la India y al oeste de China, conforma un lugar explosivo por la presencia de un Islam militante.

Abarca algunas repúblicas integradas en la Federación Rusa como Chechenia, Ingushetia y Osetia; Kazajstán, Tayikistán, Azerbaiyán, Uzbekistán, Turkomenia y las no musulmanas Georgia y Armenia. Fue el camino del comercio del Extremo Oriente hacia Europa en las épocas antigua y medieval.

Tanto Rusia como China siempre han tenido el cuidado de limitar las acciones del fundamentalismo por razones geopolíticas y económicas. El problema interno de Chechenia -y en menor medida Ingushetia y las Osetias- ha repercutido en la política exterior porque Europa ha estimado excesiva la respuesta de Moscú a las insurrecciones. Las dos guerras en Chechenia es una muestra de esta situación con un costo político enorme.

También las antiguas repúblicas ex soviéticas están estremecidas por la coyuntura atravesada. Por un lado readquirieron su soberanía gracias al derrumbe de la U.R.S.S. por ser muy costoso su mantenimiento, Moscú optó por abandonarlos luego de la Perestroika. Antes habían sufrido el traslado compulsivo de poblaciones de un lugar a otro por órdenes de Stalin.


4.3.1. Kasajastán


Este inmenso territorio rico en gas fue objeto de obligadas migraciones rusas y de allí que más del treinta por ciento de su población sea de ese origen. Ha sido dirigida por un déspota, Nusurtán Nusarbayev, antiguo dirigente del partido comunista, pupilo de Gorbachov, quien gobernó con mano de hierro esta nación.

Actualmente no tiene inestabilidad derivada de sus ingresos energéticos, los cuales han sido negociados con las transnacionales para garantizar una entrada suficiente para equilibrar la economía.


4.3.2. Turcomenia, Tayikistán y Kirgizia


Luego de su separación de la U.R.S.S., se han visto estremecida por la violencia islámica de grupos simpatizantes de Al Qaida e incluso el último ha permitido la instalación de una base militar americana en su espacio territorial.


4.3.3. Azerbaiyán


Tiene gran convulsión por su rivalidad con Armenia debido al enclave de Nagorno Karavaj. Fue a la guerra con su vecina, quien lo derrotó y rescató este sector territorial étnicamente armenio.


4.3.4. Armenia


Después de su separación soviética tuvo una crisis económica debido al mantenimiento de la U.R.S.S. en la época de su imperio. Guerreó con los azeríes por el mencionado enclave y se mantiene en gran pobreza.


4.3.5. Georgia


También estuvo en confrontación por la secesión de Abjasia y otros territorios, estimulados por Rusia. El caudillismo de Gansarjurdia primero y Edward Shevarnatze posteriormente produjo unos conflictos internos. Ha permitido la instalación militar de Estados Unidos en su territorio.


4.4. Pakistán


El sector islámico del antiguo Indostán se separó de la India a partir de la independencia en 1948. Ha sido una nación impregnada de violencia étnica y religiosa por la heterogeneidad de su población. Las dictaduras militares de Zia Ulk y la actual, de Pervez Musharaf, han marcado hitos en su devenir.

Al derrocar a Sharif, Musharraf impuso un gobierno castrense y musulmán. Aceptó la ayuda financiera de los emiratos del golfo pérsico y Arabia Saudita para instalar las Madrazas o escuelas mahometanas. De allí salió el movimiento Talibán y una gran conexión con la red Al Qaida.

Sin embargo, al ocurrir los atentados contra las Torres Gemelas el presidente pakistaní se ubicó del lado americano abandonando a sus aliados afganos y de la internacional islámica. Washington lo apoyó a pesar de ser un gobierno autoritario y de una gran corrupción.


4.5. Afganistán


El Estado tapón entre la India, Pakistán y Asia Central es una celebridad noticiosa en los últimos años. Primero, con la invasión soviética en apoyo del gobierno comunista y la gran resistencia de abigarrados grupos islámicos que balcanizaron la guerra al retirarse los soviéticos. Segundo, la meteórica victoria del Talibán ante las milicias de diferentes sectores musulmanes dio una apariencia de estabilidad. Tercero, por la invasión americana inmediata al derrumbe del World Trade Center que derrocó al régimen talibán generando una inmensa resistencia todavía no liquidada y con perspectivas de complicarse.

Los occidentales impusieron un gobierno títere con Hamid Karzai a la cabeza, que debe lidiar con provincias rebeldes, con el control de los extremistas islámicos sobre diversas zonas y un futuro incierto. Los Estados Unidos negociaron con el Talibán hasta las voladuras de las embajadas en África cuando resolvieron romper relaciones. La familia Bush mantuvo vínculos estrechos con los gobernantes afganos, incluyendo invitaciones a Texas de la dirigencia talibán.

Es un país arrasado por tantas confrontaciones, en medio de una inopia que alcanza a la gran mayoría de su población y con diferencias étnicas entre los Pashtunes (mayoritaria), uzbecos, tayikos y otras minorías. La actividad bélica es el modo de vida predominante.


4.6. Indonesia


El amplio archipiélago situado al sureste de la península de Malaca es víctima de muertes y dictaduras. Ahmed Sukarno, el líder independentista, gobernó con mano dura y cuando surgieron problemas económicos, apeló a la guerra con Malasia reclamando sus secciones en la isla de Kalimatán. Fracasó y provocó a Filipinas pero tampoco tuvo éxito.

Vino después una terrible dictadura encabezada por el general Suharto, quien mantuvo a Sukarno por algún tiempo en la presidencia y dirigió un bárbaro exterminio del partido comunista, el mayor fuera de China y el bloque soviético. Se estima en 400 mil los muertos por la represión.

Fue un régimen parecido al de Pinochet y puso al país al servicio de las transnacionales a través de la maquila. Duró hasta la crisis asiática de 1997 cuando fue sacrificado por Occidente debido al desgaste padecido. La asfixia de Timor Este, anexado cuando los portugueses se retiraron, fue una conducta salvaje permitida largos años por el resto del mundo.


4.7. Cachemira, Sing Jiang y el Tíbet


Los casos de estas tres regiones los enfoco porque presentan rasgos acentuados de la permanencia militar como instrumento válido para someter a poblaciones cuya determinación es diferente a las fuerzas de ocupación.


4.7.1.   Cachemira


Ha sido causa de las guerras entre India y Pakistán en 1948 y 1965, amén de distintas refriegas ocurridas pero ahora con un curso distinto. En efecto, los dos gigantes del subcontinente combatieron en esas dos oportunidades y la solución sobre esta zona ubicada al norte de la India ha sido una partición entre ambos países del lugar. China por su parte, en el conflicto fronterizo con Nueva Delhi en 1962, aprovechó para incorporar a su espacio la zona del Ladek, parte de Cachemira.

Sin embargo, la mayoría islámica se está inclinando hacia una nación independiente como lo evidencia la última incursión desde Pakistán. Este país abandonó luego a los invasores quienes de todas maneras continuaron luchando estimulados por la red Al Qaida y persiguiendo una Cachemira independiente y no anexada a Islamabad.

Este conflicto ha sido fuente de armamentismo entre los dos países y de reforzamiento de posturas guerreristas en cada uno de ellos. Es punto de partida de chauvinismos e intolerancia étnica y religiosa.


4.7.2. Sing Jiang


El amplio territorio ubicado en el noroeste de China tiene predominio de la etnia uigur, grupo turco y musulmán. Han promovido un sentimiento autonómico inspirado en la ola expandida de recuperación islámica encabezada por la red terrorista mencionada.

Beijing ha reaccionado reprimiendo todas las manifestaciones de presión llevada a cabo por los resistentes. A pesar de no tener todavía una envergadura suficiente, las expresiones políticas de esta región apuntan al objetivo de ser un país independiente.


4.7.3. Tíbet


El llamado techo del mundo es habitado por gente autóctona, que práctica de una variante del budismo. China lo invadió en 1952 y aplastó toda resistencia enviando al exilio al Dalai Lama, el líder espiritual de la comunidad, y pactando con el Panchen Lama, su segundo.

China lo reclama como parte integrante de su territorio con ciertas bases históricas pero ha empleado la argumentación clásica del colonialismo. Asevera que son unos budistas medievales frente a la modernidad representada por los ocupantes. Han impulsado la emigración china para poblar estas montañas y han propiciado todas las vías posibles de asimilación.


4.8. Myanmar


La antigua Birmania pasó de colonia británica a la ocupación japonesa y a partir de 1948 logró su total emancipación. Desde los años sesenta hay un gobierno militar en Rangún, la capital, el cual ha incrementado sus niveles represivos hasta desconocer el triunfo electoral de la líder Aung San Suu Kyi, Premio Nóbel de la Paz, quien se encuentra en sempiterno arresto domiciliario.

El régimen castrense controla absolutamente al país, cometiendo todo tipo de desmanes y persecuciones políticas y étnicas. A pesar de estar aislado en el plano político del exterior, el gobierno mantiene excelentes relaciones con las transnacionales, a quienes nada les importa los Derechos Humanos porque al fin y al cabo lo único interesante para ellos es el mayor provecho económico a sacar de sus vinculaciones comerciales con los militares.

En efecto, la transnacional energética Total y su socia gringa Unocal se dedican a extraer gas natural del territorio birmano y el gobierno de Rangún ha impuesto el terror para desalojar a la gente aledaña al área de explotación, alterar el equilibrio ecológico de la zona y mediante la esclavitud poner a trabajar en condiciones lamentables a los trabajadores al servicio de estas empresas.


4.9. Filipinas


El archipiélago situado al este de Indonesia ha pasado por una inestabilidad luego del fin de la dictadura de Ferdinand Marcos. Este gobernante le dio estabilidad a Occidente para mantener el equilibrio en la zona durante la confrontación Este-Oeste y Estados Unidos lo abandona luego del asesinato de José Aquino y el regreso de su viuda, posterior presidenta.

Corazón Aquino, Fidel Ramos, José Estrada y Gloria Arroyo, a pesar de triunfar en torneos electorales no han podido realizar una labor aceptable. La corrupción, los conflictos étnicos y religiosos y la miseria en la cual navega la mayoría de los filipinos, son los rasgos de este empobrecido país.

Siempre hay violencia, antes desde las guerrillas comunistas derrotadas, ahora con el Frente Moro de Liberación que corresponde al sector islámico de la nación y Abu Suyaf, subsidiaria de Al Quaida, expresiones de la volatilidad de la dinámica socio-política de Filipinas.


4.10. Malasia


Este país se forma con la antigua Federación Malaya, los territorios de Sarawak y Sabah ubicados en el norte de la isla de Borneo más Singapur, la cual se separó ulteriormente.

Dirigida por Abdul Rahman expulsa a los guerrilleros indonesios infiltrados por Sukarno en la década de los sesenta y el país se convierte en un paraíso de la maquila. Fue sucedido a finales de los noventa por Mahathir Bin Mohamed quien sigue la secuencia de fuerza establecida por su precedesor, teniendo los militares un rol esencial dentro de la conducción del Estado.


4.11. Israel


Con la Declaración Balfour se comienza el recorrido de la construcción de un Estado hebreo en el Medio Oriente, específicamente en el territorio palestino. En 1948 el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, previo acuerdo de las grandes potencias, crea el Estado de Israel.

Inmediatamente, tanto los palestinos por razones obvias como los árabes vecinos comenzaron una guerra en la cual la victoria correspondió al ejército israelí. Era fácil predecir el resultado de este conflicto porque el mundo judío había logrado crear una fuerza militar formidable, primero con el Haganah clandestino y después con los administradores de la violencia del Estado de Israel, cuyo nivel operativo era alto por provenir sus integrantes de Europa y los Estados Unidos.

En 1956 aprovecharon el affaire de la nacionalización del canal de Suez para invadir la península de Sinaí. La intervención política y diplomática americana, en resguardo siempre de sus intereses, logró un acuerdo el cual pasaba por reconocer la soberanía egipcia sobre el brazo de agua que une al Mediterráneo con el mar Rojo e Israel, Francia y el Reino Unido se retiraron de la ocupación efectuada.

La crisis de Nasser en el año de 1967 le brindó a Israel la oportunidad de ganar espacios físicos y pensar en no devolverlos para la formación del gran Israel. La guerra de los Seis Días dejó bajo control judío a la península de Sinaí y la franja de Gaza que habían estado bajo la égida de El Cairo, la Cisjordania incluyendo Jerusalén Oriental, sustraídas a Jordania y las Alturas de Golán a Siria.

La confrontación del Yon Kippur se inició con una maniobra de Egipto al cruzar con puentes de guerra soviéticos el canal de Suez e invadir el Sinaí y del lado sirio hubo gran presión de columnas mecanizadas. Tel Aviv reaccionó, recuperó el lugar donde según la Biblia le fueron entregadas a Moisés las Tablas de la Ley de Dios y en una batalla de tanques destruyeron la ciudad siria de Al Kuneitra. Este conflicto permitió un acuerdo de paz permanente con el presidente egipcio Al Sadat y le fue devuelta la referida península.

En 1982 Israel emprendió la operación Paz al sur de Galilea penetrando en el Líbano y a pesar de una encarnizada resistencia tomó Beirut. Se permitió la salida de Arafat de la capital libanesa hacia Chipre y quedó una zona de seguridad de 10 kilómetros en la frontera con el país de los cedros.

En el mismo año ocurrió la espantosa matanza de los campamentos palestinos de Sabra y Chatila perpetrada por cristianos maronitas bajo la anuencia del ministro de la Defensa de Tel Aviv, Ariel Sharon, quien fue demandado por este incidente genocida ante un tribunal de Bruselas y cuando un testigo de excepción, Elías Hobaika líder maronita, anunció que iba a decir la verdad sobre tal crimen, fue asesinado por el Mossad mediante una bomba en su vehículo.

Los acuerdos de Oslo fueron una iniciativa promovida por los americanos para la búsqueda de una solución al problema palestino, siempre bajo el predominio y la ventaja israelí, no obstante que los palestinos no representan un peligro militar para el sionismo. Se hizo un cronograma que Israel por muchas eventualidades no ha cumplido y hasta ahora no ha habido avances definitivos al respecto.

Aceptaron que la franja de Gaza estuviera bajo administración árabe y progresivamente la Cisjordania pasara a manos de la O.L.P., siempre bajo tutela del ejército hebreo y con multiplicidad de óbices. La gestión laborista, encabezada por Rabin y Shimon Peres fue el conducto para el avenimiento pero el triunfo del Bloque Likud dio al traste con el proceso.

Ariel Sharon triunfa en unos comicios donde lleva el mensaje de una salida fuerte para el conflicto y provoca a los árabes asistiendo a la Explanada de las Mezquitas causando la segunda Intifada. Después de ejercer una represión implacable, acepta la presión yanqui y desaloja a los colonos de Gaza aunque los incrementa en Cisjordania. En un giro pragmático se va del Likud y funda Kadima con Shimon Peres y sus adláteres en el gobierno. Ocurre su accidente cardiovascular y al momento de escribir este trabajo no se sabe su desenlace aunque el nuevo partido domina los sondeos de opinión.

Es un Estado con elecciones y un régimen controlado desde la Knesset pero altamente militarizado sobre todo desde que los halcones dominan el gobierno. Los sueños del Gran Israel todavía no se esfuman y continúan. Se expresa en la colonización de la ribera este del río Jordán además de una supervisión absoluta de las actividades del pueblo palestino. Asimismo, Oslo no significa un convenio permanente por el desequilibrio de sus puntos decididos, siempre a favor de Israel.


4.12. Los palestinos


Este pueblo fue sacrificado de la manera más miserable por las Naciones Unidas al fundarse el Estado israelí. Sin ninguna posibilidad de éxito combatió a los favorecidos por la entidad radicada en el East Side neoyorquino.

Con motivo de la Guerra de los Seis Días se formó la Organización de Liberación Palestina y su máxima cabeza, Ahmed Sukhairi, anunció la intención de “echar los judíos al mar”. El resultado desastroso del bloqueo de la ciudad de Eliat en el golfo de Aqaba también influyó en la naciente entidad. Más nunca se supo del representante con la consigna antisemita mencionada.

Nace el liderazgo de Yasir Arafat, líder muy pragmático que protagonizó la escena durante muchos años hasta su muerte. La O.L.P. se nutre de muchos grupos de gran heterogeneidad, como Al Fatah, construido a imagen y semejanza de su caudillo; dos organizaciones marxistas, el Frente Popular de Liberación Palestina, encabezado por George Habash; una escisión del anterior, el Frente Democrático, dirigida por Nameth Hawayatif y Waddi Haddad; así como agrupaciones al servicio de Libia, Siria e Irak, reflejante de la manipulación de estos países árabes frente al problema palestino. Paralelamente surgió activismo como el de Septiembre Negro, autor de acciones descabelladas como la del buque Carla C.

Con la matanza de palestinos en Jordania a manos del chacal haschemita, el reyezuelo Hussein, ocurre una segunda diáspora. Mas luego de la expulsión del Líbano por la arremetida israelí, la O.L.P. reconoce la existencia del Estado de Israel.

La primera rebelión civil, denominada Intifada, se produjo en los años noventa por la intensa represión y el maltrato del ejército hebreo hacia la población local y emergen dos formaciones fundamentalistas, el Hamas y la Yihad Islámica, quienes aprovechan su presencia en Gaza y la Cisjordania para estructurar este alzamiento. Arafat todavía estaba en el exilio dejándose robar la iniciativa.

Pero con el apretón de manos entre Rabin y el presidente de la O.L.P. en Washington ante Bill Clinton anunciando los encuentros en Oslo, recupera Arafat el protagonismo no obstante incumplirse el cronograma del borrador prístino. El asesinato de Rabin y los accidentados resultados comiciales en Israel cambian el sentido de los convenios originales. Entre Netanyahu y Sharon se encargan de sabotear un tratado en el cual se beneficiaba ampliamente al Estado hebreo pero su extremismo lo impide.

Después de la provocación en Jerusalén del responsable del pogrom de Sabra y Chatila, insurge la Segunda Intifada y hay una espiral terrorista de Hamas, Yihad Islámica y los Mártires de Al Aksa (fracción militar de Al Fatah), contra objetivos militares y civiles en Israel. La indómita conducta del pueblo palestino se convierte en suicidio ante la impotencia de un rival con una capacidad bélica infinitamente mayor y el abandono de sus hermanos árabes.

Así las cosas, hay un sentido de prospección de arreglo presionado por los americanos, siempre cuidando sus intereses, mas aún no se sabe cuál va a ser la orientación de la solución. Hay elecciones en Palestina, polarizadas entre Abbas, del sector más conservador de Al Fatah, y Hamas. Es importante hacer notar que los palestinos están atrapados entre el fundamentalismo islámico y el pragmatismo impregnado de una gran corrupción del grupo heredero de Arafat. Hay algunas opciones distintas como la del popular dirigente de la izquierda de la O.L.P., Bourgwati y un primo suyo del mismo apellido.


4.13. LOS TIGRES ASIÁTICOS


Tomaré en consideración a los efectos de este trabajo a Corea del Sur, Taiwán y Singapur, dejando por fuera a Hong Kong por ser parte integrante de China.

Fueron plataformas de exportación formadas al calor de la guerra fría cuando Washington entendió que por la vía económica y financiera podía derrotar a la Unión Soviética luego del desastre significado por la guerra de Corea donde no hubo ganador alguno.


4.13.1. Corea del Sur


Fue un soporte ante el régimen norcoreano y de la mayor pobreza pasó a una economía pujante. Ese tránsito se logró a través de modelos políticos represivos. Las dictaduras bárbaras de Shyngman Rhee y Park Cheng He fueron los fundamentos de un desarrollismo fundado en la fuerza, el estímulo estatal y el modelo castrense. Asimismo, la presencia americana y el incentivo hacia el armamentismo con motivo de la perenne tensión con Pyongyang, determinaron el rumbo vehemente de su sociedad en el área política.


 4.13.2. Taiwán


Es el reducto de los nacionalistas chinos expulsados del continente por la derrota ante los comunistas. Fueron protegidos por los americanos pero entraron también en la política de inyecciones financieras y económicas enormes, hechos que influyeron en su irrupción como potencia de las industrias del futuro, como la robótica, la informática y la microelectrónica. El régimen de Chang Kai Shek fue extremadamente autoritario similar al de su hijo. Además, el ambiente de invasión de la República Popular siempre era un motivo de tensión y paranoia. Beijing en plena Guerra Fría amenazó con ataques y para ello materializó bombardeos en las islas de Quemoy, Matsú y Pescadores, ubicadas en el estrecho que separa de Formosa y tierra firme.


4.13.2. Singapur


Esta ciudad-Estado se formó en el contexto más duro derivado de las políticas imponentes de los gobernantes. Esa circunstancia influyó en disminuir los derechos de los trabajadores y concomitantemente fue un atractivo para los inversores extranjeros. El premier Lee Kwan Yeu fue su líder fundamental y con un autoritarismo sin igual derrotó a la insurrección de izquierda con ayuda de Occidente.

Con un territorio mínimo y escasos recursos naturales Singapur se convirtió en un paraíso para inversiones de alta tecnología, de microchips y demás expresiones de la informática. Se constituyó en una ciudad exportadora hacia el extremo oriente que le proveyó de divisas suficientes para despegar hacia estadios mayores de estabilidad. Subir


5. EL BLOQUE SOCIALISTA


Del llamado socialismo real voy a tomar unas referencias específicas porque son las originales consecuencias de procesos llevados a cabo internamente con la pretensión de efectuar una revolución a través de una vanguardia. Utilizaron la categoría marxista de la provisionalidad de la Dictadura del Proletariado, del cambio en la infraestructura de la base material de la sociedad empleando al Estado como dispositivo crucial para este cometido y del predominio de la clase obrera sobre toda la sociedad.

Los hechos nos han mostrado resultados. Primero, que la vanguardia se convirtió en una Nomenklatura capaz de dominar a la sociedad estableciendo relaciones de poder, con intereses propios y con una finalidad clara de conservación de sus privilegios. Dos, el interinato de la indicada dictadura se eternizó consolidando al Estado en vez de iniciar su desaparición. Tres, el desarrollo de las fuerzas productivas no fue apta para cambiar la sociedad y continuó la opresión a través del aparato estatal sin que los obreros fueran los conductores del Estado. El dominio se hizo mediante un partido único pero esencialmente con un ejército eficaz.

En este orden de ideas, apreciamos cómo la toma del Palacio de Invierno dio inicio a la revolución bolchevique para tiempo después formar la Unión Soviética. Asimismo, en Yugoslavia y Albania se cumplió con el mecanismo de la toma del poder para implantar un cambio social al término de la segunda guerra. La Revolución China se dio incumpliendo con las rectass estalinistas al igual que la coreana. En Indochina después de la derrota francesa en Dien Bien Phu comienza un proceso de revolución extendido tiempo después a Camboya y a Laos. Finalmente hubo la experiencia cubana como expresión trascendente en América Latina.

No incluyo en este trabajo a las democracias populares del este europeo porque allí no hubo ninguna insurgencia, pues fue el Ejército Rojo quien dejó a la cabeza de esos Estados (Polonia, Checoslovaquia, Hungría, Alemania Oriental, Bulgaria y Rumania), a los cuadros superiores de los partidos comunistas locales.

Tampoco aparece lo acaecido en Mongolia, extensión de la influencia bolchevique, el caso de Afganistán luego de la caída del régimen de Mohamed Dáud, la Revolución de los Claveles en Portugal, ni la breve revolución de Bela Kum en Hungría, Marmaduke Grove en Chile, la transformación en Grenada y el sandinismo en Nicaragua, por ser relativamente efímeros. Además, los regímenes socialistas africanos ya fueron escrutados anteriormente.


5.1. LA U.R.S.S


Inmediato al éxito del derrocamiento de Kerensky como transición del zarismo hacia el socialismo, se instauró en los restos del imperio zarista un Estado pretendidamente revolucionario. El aplastamiento de la rebelión de los marineros en Krostand y la persecución a Majno y sus guerrilleros ácratas en Ucrania, dieron una campanada de alerta de lo que iba a suceder. Asimismo, la persecución a los bolcheviques originales y la prohibición de la libertad estética por Stalin determinaron claramente el rumbo a seguir.

La transformación artística inmediata a la toma del poder dio una nueva fachada a la revolución triunfante porque se estremeció la pintura y la escultura. Pero el veto al arte fue reemplazado por la absurda tesis sustentada por Vladimir Tatlin, de que la artesanía era el único valor, finalizó con una sola versión del arte, el realismo socialista. Casi todos los artistas se fueron al exilio, como Naum Gabo, Antoine Pevner y Vladislao Kandinsky. Otros se quedaron pintando figurativismo, como Kasihmir Malevich.

Al derrotar a los blancos en la guerra civil se consolidó un país nuevo mediante una federación posteriormente conformada que comprendía pueblos del este europeo (Ucrania, Bielorrusia, Moldavia y los países bálticos), del Cáucaso (Georgia, Armenia y Azerbayán) y el Asia Central (Kasajastán, Turkomenia, Kirguizia, Uzbekistán, Tayikistán), amén de numerosas nacionalidades incluidas dentro de la Federación Rusa.

Se constituyó una nación imperialista donde las fuerzas armadas estaban al servicio del partido comunista en un proyecto autoritario y militarizado. Asimismo, el culto a la personalidad de Stalin coloreó más la situación para concentrar aún más el poder.


Cuando las fuerzas del eje son derrotadas y la Unión Soviética con sus veinte millones de muertos irrumpe victoriosa, se hace realidad la consigna de socialismo en un solo país, polémica que significó la defenestración de León Trotski muchos años antes.

La U.R.S.S. emerge como triunfadora y es todo un símbolo antifascista. Es uno de los polos de la posguerra y arrastra tras de sí el cúmulo de países del centro y el este del Viejo Continente ocupados por su ejército. Conforma una verdadera referencia mundial y se inicia el período de la Guerra Fría. Austria fue neutralizada y la insurgencia de izquierda en Grecia es derrotada con ayuda de los Estados Unidos. En el plano político mundial se decretó la desaparición del Cominform, heredero de una Komintern que había perdido su filo revolucionario, donde se congregaba el rebaño de los partidos comunistas afiliados.

En la década de los cincuenta del siglo pasado comienzan las turbulencias dentro del bloque soviético. Las protestas en Alemania del Este y la insurrección húngara en 1956 fueron acontecimientos aniquilados implacablemente. La ejecución de Imre Nagi fue la cúspide de un poder despótico que no permitía disidencia alguna.

En 1968 ocurre la primavera de Praga donde se desafía al poder soviético cuando un grupo de reformistas dentro del partido comunista de Checoslovaquia asume el gobierno a cuya cabeza estuvo Alexander Dubcek. Fue arrollado de la misma forma que los húngaros, con una invasión de tanques acompañados de los ejércitos de los demás miembros del Pacto de Varsovia.

En Polonia la situación fue diferente porque después del golpe militar del general Jaruzewski fue insostenible la coyuntura y debieron soportar la resistencia del sindicato Solidaridad liderizado por Lech Walesa. Al final, permitieron su legalización y lo demás es historia conocida.

La U.R.S.S. programó su economía fundada en el complejo militar-industrial porque la intención de la nomenclatura era dominar al orbe. Asimismo, el mencionado acuerdo militar suscrito en la capital polaca fue el andamiaje organizacional para enfrentar a Occidente. Lo integraron además de las democracias populares europeas, Cuba y Vietnam como observadores.

El proyecto ruso fue imperial y desde siempre se orientó todo hacia ese destino. Cuando la economía debía cambiar hacia la era informacional no lo hizo por la rigidez de la burocracia comunista [7] y allí se encontró la Némesis del proyecto marxista-leninista. Con la Perestroika se intenta salvar el modelo pero la tensión entre las facciones pugnantes y el oportunismo de Mijail Gorbachov fueron motivos para el fracaso. Cuando el jefe del gobierno soviético hubo de ofrecer reducciones armamentísticas, se delató el deplorable estado atravesado por la economía de la potencia euroasiática.

Si bien es cierto que las fuerzas armadas estaban supeditadas al partido comunista no era desdeñable el lugar ocupado por los uniformados. Además de tener puestos importantes dentro del Estado, el sector castrense era privilegiado frente al resto de la sociedad con buenos sueldos y prebendas en general. Había un entramado entre el partido y su brazo armado, eran inseparables.


5.2. Dos experiencias separadas en Europa oriental


Albania y Yugoslavia escogieron un camino distinto a las democracias populares. Formaron ejércitos guerrilleros capaces de enfrentar a los nazis y finalmente los derrotaron. Por esa razón Stalin fue incapaz de someterlas y se le escaparon del bloque recién formado en la posguerra.


5.2.1. Albania


Esta pequeña república balcánica con importantes reminiscencias culturales de la estancia turca en la región fue escenario de la lucha de los comunistas dirigidos por Enver Hoxha contra los alemanes.

Al irse los nazis se posesionó de la sociedad albanesa el partido comunista y consagró un régimen duro con un feroz estalinismo. En los años sesenta del siglo XX se alinearon con China en el conflicto con la U.R.S.S. y se mantuvieron aislados virtualmente del mundo.

Fue un modelo de partido único y militarizado al máximo ante las posibles amenazas de Moscú, Grecia y Yugoslavia. Terminando el pasado siglo se vino abajo el esquema y se convirtió en espacio dominado por los socialdemócratas.


5.2.2. Yugoslavia


El país de los eslavos del sur se reconstituyó cuando concluyó la presencia nazi y emergió el Mariscal Josip Broz Tito como el eje del Estado. Fue una nación configurada con mucha endeblez dado el abigarramiento étnico, lingûístico, cultural y religioso. [8] Croacia y Eslovenia católicas, parte de Bosnia musulmana al igual que el Kosovo, Serbia, Montenegro, Voljvodina y Macedonia ortodoxas; dos alfabetos; eslavos, húngaros, griegos y alemanes mezclados. Era increíble la unión bajo la égida del máximo líder.

Yugoslavia quiso desarrollar la autogestión económica, fracasada por haber descansado en el Estado. Consolidó un eficaz ejército para mantenerse en un entorno conflictivo como los Balcanes. Ese mismo cuerpo fue el empleado más adelante para enfrentar a Croacia, a los musulmanes bosnios y a los albaneses de Kosovo.

Al fallecer Tito poco duró esa alianza nacional. Se desintegró paulatinamente con violencia o sin ella; Eslovenia fue atacada brevemente pero se independizó; Croacia fue reprimida pero también logró su cometido; en Bosnia-Herzegovina fue testigo de intercambio de genocidios; Kosovo también fue agredido y Macedonia fue libremente dejada ir. Ahora son múltiples estados reducidos a la mínima expresión, con el ex-dictador Milosevich preso en La Haya y un sometimiento a raíz de la “operación humanitaria” de la O.T.A.N.


5.3. LA EMERGENCIA DE CHINA


El paradigma estalinista fue roto por la Revolución China. El estremecimiento hecho luego de la derrota del Kuomitang fue protagonizado por los campesinos y no la clase obrera. Chiang Kai-Shek fue confinado a la isla de Formosa donde recibió el apoyo estadounidense formando un Estado separado.

Ulteriormente se promovió un esfuerzo económico denominado el “Gran Salto Adelante”, el cual concluyó en un fracaso estrepitoso y el partido comunista fue lentamente controlado por el grupo del presidente Liu Shao Chi, el vicepresidente Chu Te, el alcalde de Beijing, Peng Chen, y el secretario general del partido comunista, Deng Ziao Ping.

El ala reformista fue atacada por Mao Ze Dong y Chou En Lai mediante la llamada Revolución Cultural. Se aspiró cambiar la superestructura ideológica de la sociedad china porque al transformar la base material automáticamente no se reflejó. También fue un movimiento frustrado, sobrevino la muerte de Mao, la liquidación de la Banda de los Cuatro, derribaron el avión donde viajaba Lin Piao y vino el renacer de Deng Ziao Ping.

China dividió el comunismo internacional al enfrentarse con los soviéticos. Los partidos comunistas se alinearon con uno u otro polo de acuerdo a las visiones. Y sólo Albania como nación apoyó a Mao dentro del campo socialista.

En la actualidad rige allí un sistema unipartidista en el plano político acompañado de una gestión ultraneoliberal. El empuje económico del crecimiento sostenido perfila la búsqueda de gran potencia anhelado por la clase dirigente. La proyección, como la señala Samuel Huntington, es la de ser la máxima potencia económica para las próximas dos décadas. Además, las fuerzas armadas son el bastión fundamental en esta expansión porque aspiran recuperar a Taiwán por cualquier vía así como ya lo hicieron con Hong Kong, Macao y las islas Pratlin, en disputa con Filipinas.


5.4. La idea Zuche en movimiento


La parte septentrional de Corea está regida por un modelo político de culto a la personalidad, un armamentismo ingente y un militarismo exacerbado, junto a una hambruna generalizada debido a los yerros económicos. Después de la guerra en la península se hizo presente un gobierno con enorme caudillaje alrededor del líder Kim Il Sung y su “gran aporte al marxismo”, la idea Zuche. Hubo desarrollo de la industria pesada como buena tradición estalinista pero en la década siguiente, la de los sesenta, comenzó la decadencia del aparato productivo norcoreano.

Su postura se fundamenta en el chantaje atómico sobre Seúl y Tokio, en la mira por su cercanía de las ojivas atómicas. Esta posibilidad se emplea para obtener de su vecino en el sur la ayuda material necesitada. Produce y exporta armas como su gran creación y se mantiene cerrada al mundo bajo la batuta de Kim Song Il, hijo del fundador, quien mantiene controlada la nación con puño de acero.


5.5. Indochina comunista


La sección este del sureste asiático conforma la Indochina, ocupada por tres países: Vietnam, Laos y Camboya. Combatieron contra el imperialismo japonés y luego contra el francés, ocupante previo. La capitulación gala en Dien Bien Phu permitió la fundación de un régimen socialista en la parte norte del país bajo la dirección de Ho Chi Minh. Vino la invasión americana y su gran derrota a manos de las fuerzas militares del norte y la guerrilla del Vietcong en el sur.

Tanto el gobierno fantoche del sur como el del norte tuvieron en sus ejércitos la base directa del poder estimuladas por las condiciones de guerra existentes.


Generó la caída de los otros dos pueblos vecinos. Primero Camboya desalojó a los americanos a través de una organización llamada el Jemer rojo la cual tomó el poder y llevó a cabo una agrarización forzada de la población haciendo tangible un proyecto académico de sus líderes Kieu Zampan y Pol Pot, acometido de una manera demencial y causando un verdadero genocidio. Años después fue invadida por Vietnam, cambiando el modelo, y a la larga la derrota de los Jemeres.

Laos fue sede de una guerra civil entre el bando socialista con el príncipe Sofanuvong a la cabeza, la derecha con Fumi Nosavan y un tercer sector neutral cuyo cerebro era el príncipe Sovana Fuma. Después de varios gobiernos de coalición al retiro americano quedó el país dominado por el Pathet Lao, frente dominado por los comunistas.

Ha sido una región dominada por la violencia, el predominio de las armas y los uniformados, convertida ahora en espacio maquilero tratando de insertarse en el área asiática de la globalización.


5.6. La revolución cubana


Después de la llegada de los barbudos a la Habana el primero de enero de 1959, se estableció un nuevo gobierno en lugar del derrocado dictador Fulgencio Batista. Lo condujo desde el principio Fidel Castro a través de jefes de Estado nominales, Manuel Urrutia y Oswaldo Dorticós Torrado. El proceso se comenzó a radicalizar por la actitud de los Estados Unidos y terminó  incorporándose al bloque socialista después de la visita del viceprimer ministro Anastas Mikoyan a La Habana y la propia confesión de Castro de ser marxista-leninista hasta la muerte.

Se produjo el aporte de trabajo voluntario para lograr elevar la zafra azucarera, la cual nunca alcanzó niveles óptimos. La crisis de cohetes del año 1961 desnudó el carácter dependiente cubano y de allí la ida del Che Guevara porque tomó consciencia de esa situación.

Como lo aseveró René Dumont [9] , ingeniero agrónomo francés que trabajó en Cuba, era un proyecto eminentemente autoritario donde la fuerza de la policía y los militares eran fundamentales para mantener el establecimiento, amén de la idolatría hacia la figura del comandante. Y las armas no estaban en manos del pueblo sino de un ejército profesional con la obsesión, posible o no, de la inminente invasión americana. Subir


6. LAS DICTADURAS LATINOAMERICANAS DURANTE
LA CONFRONTACIÓN
ESTE-OESTE


La tendencia en la región durante los siglos XIX y XX hacia los ochenta, fue cónsona con el desarrollo histórico institucional. Es sabido que las naciones de América Latina se formaron con caudillos, montoneras, organismos de utilería repitiendo experiencias europeas sin sentido ni vigencia y el dominio del funcionario sobre sus entidades. Esta línea de formación abrió los fuegos para que los regímenes militares fueran exitosos en toda la zona y los Estados Unidos emplearon esta modalidad con miras al dominio geopolítico en su confrontación con la Unión Soviética.

En este mismo orden de ideas, apreciamos cómo el Pentágono aupó a los sectores castrenses a los cuales formó en las distintas escuelas donde se enseñaba a matar, desaparecer y torturar, con excelentes resultados a decir por los hechos cometidos por sus alumnos.


6.1. CENTROAMÉRICA Y EL CARIBE


El Caribe fue escenario de asonadas de diversos tipos. Fulgencio Baptista en Cuba, Jean Francoise Douvalier en Haití y “Chapita” Trujillo en República Dominicana, son expresiones del dominio castrense sobre sus países.


El caso de Haití fue emblemático porque siendo la primera nación capaz de emanciparse completamente de Europa durante el proceso de independencia, devino en el coto cerrado de “Papa Doc”, resultado de las distintas intervenciones americanas. El legado de la ruptura cultural con Francia ha sido pisoteado por la tradición iniciada con el referido presidente. Sin embargo, subsiste el creole, el vudú y el sincretismo cultural.

El control hemisférico siguió con regímenes de facto en Centroamérica como la dinastía Somoza en Nicaragua, o con la invasión de Castillo Armas en Guatemala que dio al traste con el gobierno del presidente Jacobo Arbenz.. El Salvador fue escenario de la demencia genocida de los escuadrones de la muerte que terminaron desatando una violenta guerra civil transada por el fin de la Guerra Fría.

El teñido verde también fue ubicado en Panamá al ascender al ejecutivo el oficial Omar Torrijos. Fue una mezcla de nacionalismo con predominio castrense manteniendo la estructura social intacta y aumentando los privilegios. Asimismo, tuvo secuencia la estrecha vinculación con los americanos para continuar la dependencia.


6.2. AMÉRICA DEL SUR


América meridional
, como toda la región, ha sido un lugar apropiado para los golpes de Estado ocurridos profusamente en distintas muestras y estilos.


6.2.1. Venezuela.


Con una tradición autoritaria desde los regímenes del siglo diecinueve, sumada a la dictadura de Juan Vicente Gómez, quien terminó de perfilar al país a su imagen y semejanza, sucedido por dos de sus pupilos más civilistas, Eleazar López Contreras y Medina Angarita, nuevamente vestido de uniforme Marcos Pérez Jiménez reivindica a los cuarteles. Viene una experiencia populista y autoritaria, el puntofijismo, dirigida por cinco factores de poder, con desenlace en el nuevo clientelismo militarista, el de Hugo Chávez. Ha tenido vigencia desde el 23 de enero de 1958.



6.2.2
. Colombia

El general Rojas Pinilla dio término a las sempiternas guerras civiles en Colombia para ser luego reemplazado por un modelo bipartidista apto para mantener la opresión. Actualmente tiene una situación dramática donde se violan los Derechos Humanos con bandas paramilitares que sirven de aliviadero a las Fuerzas Armadas y un conflicto guerrillero con las F.A.R.C.  y el E.L.N., amén del problema del narcotráfico.

Álvaro Uribe es el corolario de tantas aberraciones y resume en su gestión la expresión dura de la conducción gubernamental. Un país lleno de secuestros, desaparecidos, torturados y de traficantes de drogas, no podía ser construido de otra manera con un liderazgo tan ruin.


6.2.3
. Perú

Tuvo en Manuel Odria su versión local tradicional y se fue agotando con el populismo sucedáneo de Belaúnde Terry y el A.P.R.A. Vino luego la experiencia de Velasco Alvarado, simbiosis de clientelismo con rasgos nasseristas muy valorado por la izquierda tradicional en medio de su visión acomodaticia de los avances de una sociedad.

Velasco terminó declinado y fue derrocado por el general Bermúdez, quien aminoró la influencia militar llamando a elecciones donde nuevamente retornó al modelo representativo con sus prohombres.

No es accidental el surgimiento de un estilo tan diáfano como el de Alberto Fujimori, quien terminó dándose un autogolpe para perpetuarse en el poder. Era una gestión terrible en medio de la corrupción mayúscula organizada alrededor de su hombre de confianza, Vladimiro Montesinos y el general Bari Hermosa. Alcanzó el éxito con la derrota de Sendero Luminoso y el MRTA, culminado con la captura del “Camarada presidente Gonzalo·, Abimael Guzmán, y la recuperación de la embajada japonesa tomada por el segundo movimiento guerrillero. La fuerza y la constante violación de los Derechos Humanos han sido el signo del fujimorismo, tan aplaudido por sectores políticos en la región.


6.2.4.
Ecuador

También ha sido objeto de la posesión de los administradores de la violencia del Estado. El populista Velasco fue derrocado varias veces por unas fuerzas armadas recalcitrantes que no le permitían completar su período presidencial. Contemporáneamente se han cumplidos defenestraciones en el marco de la mayor normalidad. Bucaram fue derrocado con una decisión del parlamento avalada por el ejército al igual que Mahuad y Lucio Gutiérrez. En tales casos se efectuó en un ambiente de transacción dentro de los factores de poder como lo recomiendan los intereses hemisféricos norteamericanos.


6.2.5. Bolivia

El altiplano presenta una distinción respecto de las asonadas. En efecto, en 1952 una gran alianza nacional logró derrotar militarmente al componente armado regular y se hizo esbozos de una revolución. Era la primera vez en el siglo XX latinoamericano que sucedía tal hecho.

No obstante, el grupo político nucleador de ese estremecimiento, el Movimiento Nacionalista Revolucionario, fue incapaz de profundizar los avances sociales. La dirigencia encabezada por Víctor Paz Estensoro, Hernán Siles Zuazo, Walter Guevara y Juan Lechín, terminaron haciendo algunas reformas y fueron directo al fracaso. El colofón de esa conducta fue la inestabilidad más grande en país alguno contemporáneo excepto Siria antes de El Asad. Alzamiento tras alzamiento se fueron sucediendo y la resultante no fue otra que el establecimiento de regímenes semi-fascistas.

El general René Barrientos y Juan José Torres fueron salvedades porque dirigieron experiencias reformistas sin mucha trascendencia que al final cedieron ante la agresividad y eficacia del gorilismo tradicional. Estos presidieron administraciones fugaces e incluso alcanzaron notoriedad oficiales vinculados al narcotráfico como Luis García Mesa. El corolario de esas seguidillas fue el de Hugo Bánzer, uniformado inscrito en la ola represiva más implacable.

Se trata de una nación fracturada por las diferencias étnicas, culturales y económicas. Una meseta fría y con población mayoritariamente quechua y aymará; un oriente rico en gas con ansias autonómicas y provincias vinculadas a Brasil y Argentina, completan el cuadro complejo. Está siempre presente la posibilidad de una confrontación interna por la miseria y las aspiraciones aborígenes de formar una nación aparte.


6.2.6.
Brasil

El desarrollismo fue la tónica de las administraciones castrenses en Brasil luego del derrocamiento de Joao Goulart. Aplastaron a una oposición sin fuerza y establecieron pautas desde el aparato estatal para promover el capitalismo en el gigante suramericano.

Posteriormente transaron una vuelta a la formalidad democrática hasta llegar a gestiones dirigidas por Fernando H. Cardoso y Lula Da Silva, ubicados en la aparente izquierda del espectro político y quienes han conducido al país en su inserción a la mundialización de la economía.


6.2.7.
Chile

El espacio austral de Suramérica ha sido víctima de la gendarmería y la reacción. El triunfo de la Unidad Popular fue un accidente histórico en una nación muy conservadora. Su proyecto se limitaba a algunas modificaciones en el panorama social y económico pero fue rechazado por unos Estados Unidos embarcados en la Guerra Fría, quienes estimularon fácilmente a las fuerzas armadas para acabar en La Moneda en septiembre de 1973 con unos izquierdistas obedientes de elecciones y todas las formalidades del poder.

El período pinochetista tuvo la virtud de generar estabilidad económica a uno de los países con mayor desigualdad mundial. Además destruyó a una izquierda sin perspectivas porque cuando terminó el lapso dictatorial porque Estados Unidos ya no necesitaba de esta clase de régimen, los partidos integrantes de la coalición de Salvador Allende eran otros.

En efecto, el Partido Socialista y su aliado el Partido por la Democracia, así como el Partido Radical, se volvieron pragmáticos y pactaron con la Democracia Cristiana la concertación. Allí se formó una liga cuya finalidad era eminentemente electoral para enfrentar a la derecha, consolidada con los años. Han gobernado varios períodos presidenciales y no han hecho otra cosa que continuar la política económica de Augusto Pinochet.

El resto de la siniestra, el comunismo, los M.A.P.U., la Izquierda Cristiana, el humanismo y el M.I.R., no tienen gran relevancia electoral porque apenas si trascienden el cinco por ciento de los votos y en el otro plano, el real y social, no parecen tener muchos alcances.

Asimismo, el espíritu prusiano del ejército chileno no ha desaparecido y conforma un factor de poder esencial dentro del establecimiento en una nación caracterizada por algunas variantes exportadoras porque el cobre sigue siendo la principal fuente de divisas.


6.2.8.
Argentina


Con el fenómeno del peronismo marcó un hito dentro de América Latina. Una figura castrense con carisma y apoyo popular, Juan Domingo Perón, apuntalado por su compañera Eva Perón, creó en el pueblo sureño el fetiche del populismo, auxiliado por las organizaciones sindicales como soporte de su régimen.

Fue derrocado y seguido de reemplazos castrenses hasta la guerra de las Malvinas cuando no hubo otra opción que llamar a elecciones en consonancia con las orientaciones de Washington. Las simpatías populares fueron diluidas en la represión más grande desapareciendo gente, asesinando, torturando y robando los hijos menores de sus víctimas.

El justicialismo es un emblema para esta clase de política, a pesar de su cercanía al fascismo lo cual no ocultaba Perón. Es una simbiosis de aureola militar con ansias de justicia social envueltas en la engañifa más grande jamás conocida que además de arruinar la economía procedió a profundizar las desigualdades.


6.2.9. Uruguay


La antigua Suiza americana también fue pasto de la imagen de las armas. El autogolpe de Juan María Bordaberry formalizó un gobierno dictatorial con apoyo estricto de los uniformados. Luego de desembarazarse del civil continuaron en una dictadura con vínculos argentinos y brasileños. El fracaso de los Tupamaros amplió la represión hasta que ocurrió algo común al cono sur: la necesidad de reemplazo de estos gobiernos por civiles dejando intacta la estructura social y de poder.


6.2.10. Paraguay


La nación guaraní fue destrozada por la guerra de la triple alianza. Sus logros previos se esfumaron y devino una dictadura férrea presidida por Alfredo Stroessner. Similar a sus pares latinoamericanos fue desplazado por un modelo representativo acorde con el esquema de dominación mundial.


6.2.11. Surinam


La antigua colonia holandesa tuvo un pusch encabezado por Dersi Bouterse quien dominó a escena política del país hasta los año noventa. Fue aniquilador de sus opositores y brutal en las restricciones de los derechos fundamentales. Subir


7. EL NUEVO MILITARISMO


La imagen militar de la época de la confrontación Este-Oeste palmariamente está agotada. El costo político, social, humano y económico de su mantenimiento es elevado. De allí que se ha hecho imprescindible transformar el maquillaje del poder a través de mecanismos electorales con la finalidad de dar un barniz de legitimidad a un modelo globalizado con mucha dificultad de aplicación por su rigidez social. La expansión del sector financiero y las nuevas industrias cargan con una reducción del factor trabajo, fundamento para el combate contra la pobreza, ocasiona la exclusión social y la precarización de la vida.

Además, mecanismos de flexibilización laboral con el objeto de aminorar los costos disminuyen el nivel de vida. El proceso social más importante en estas economías fundadas en la libre circulación de capitales especulativos es la exclusión. Son procesos de barreras destinados a separar de una forma permanente a la gente del aparato productivo y la vida normal.

Ahora no es posible desaparecer a las personas, torturarlas ni asesinarlas. La pobreza se encargará de limitar a los pueblos y con simpatías derivadas de un liderazgo mesiánico puede manejarse la situación para obtener un concepto denominado gobernabilidad. Dicho en otras palabras, se permea cierta legitimidad con el apoyo irrestricto de densas masas populares a dirigentes con magnetismo pero que representan la estabilidad del modelo vigente en el planeta.

Así, la nueva vitrina de los uniformados no es de represión ni de tosquedad. Es la unión con los civiles, la incorporación del ejército a actividades antes vedadas, el cambio de simbolismo, la representación del nacionalismo y el patrioterismo, la penetración de la justicia y la educación con significantes bélicos y en general, puestas las esperanzas en ejércitos como el ícono de la nación.

En Latinoamérica dan un paso adelante varios personeros con estas características nuevas. Lucio Gutiérrez en Ecuador, Ollanta Humala en Perú y Hugo Chávez en Venezuela, son sus expresiones. Se presentan como dirigentes inclinados hacia el pueblo, vindicadores de la justicia social, la aparente eficacia de la institución armada inferida de su disciplina y la unión con los civiles, bien difícil pero digerible.
Subir


8. REFLEXIONES ACERCA DEL MILITARISMO


Visto el anterior panorama se hace necesario alcanzar algunas consideraciones sobre el militarismo como fenómeno relevante desde el siglo XX. Ha tenido vigencia en todos los rincones del mundo y ha evidenciado el carácter autoritario de los Estados nacionales, sobre todo en el Tercer Mundo o la periferia del planeta. Hay una estrecha vinculación entre la fundación del Estado y la simpatía promovida desde él hacia los uniformados. Igualmente hay vínculos profundos entre la carencia de institucionalidad democrática y la prioridad de los cuerpos armados.

Estimo que cualquier iniciativa medianamente democrática pasa por el rechazo al militarismo porque su actividad es en esencia la negación más directa de la libertad y la disminución de las categorías sociales y humanas. No puede hablarse de progreso, socialismo o revolución cuando el fantasma de los administradores de la violencia del Estado se encuentran ocupando sus espacios de dirección. Sería una antinomia conceptual sostener ambas entidades por ser excluyentes.


8.1. LA CONCEPCIÓN DE PATRIA Y SU NEXO CON LOS UNIFORMADOS


El fenómeno aquí analizado se funde en algunos casos con la idea de patria, entendida en un sentido chauvinista o fascistoide. Esa característica se presentó en múltiples regímenes dictatoriales en América Latina y fue la justificación para asesinar, robar y mandar. También lo atisbamos en el régimen nazi al desempolvar tesis racista para dar a los arios la vanguardia del mundo concretada en la visión hitleriana en Alemania.

Asimismo, los nuevos gobiernos autoritarios toman como consigna histórica el remozamiento de los símbolos a través de modificaciones visuales e incentivar la promoción de lugares autóctonos para esconder las felonías realizadas en aspectos fundamentales. Se promueve, de una manera acrítica y contraria a la historia, a los máximos representantes de los procesos independentistas. Se les aprecia en ciertos aspectos pretendiendo personalizar sus hazañas como héroes individuales ajenos a las condiciones históricas correspondientes. Además se estimula el culto irracional hacia mitos construidos.


8.2. LOS EFECTOS CONCRETOS DEL MILITARISMO


Realmente el militarismo ha servido históricamente para reprimir a los pueblos porque las fuerzas armadas no pasan de ser cuerpos policiales, guardias pretorianas impregnadas del prusianismo más ramplón. Difícilmente se ha orientado a la defensa de la soberanía de un Estado y en todo caso para enfrentamientos fratricidas con naciones estrechamente cercanas.

Las armas normalmente se volvieron contra el pueblo. La represión interna, la contrainsurgencia y el combate contra la producción y cultivo de drogas son habitualmente los objetos de la fantasía uniformada.

Así, antes de la necesaria política de expansión guerrerista, Alemania se encargó de liquidar tangiblemente toda clase de disidencia. Los judíos, los homosexuales y los izquierdistas, fueron diezmados por los aparatos policiales y parapoliciales. La intolerancia del fascismo italiano se manifestó claramente por pandillas que agredían a los opositores amén de la aplicación de la cárcel por la vía oficial.


A lo largo de todas las experiencias narradas en las secciones anteriores referentes a las modalidades de los cuerpos armados en los distintos países y regiones se expresan en extirpar a quienes manifiesten desacuerdos.


8.3. SUS HERMANOS INMEDIATOS:
EL ARMAMENTISMO Y LA CONCENTRACIÓN DE PODER


Hay actividades con nexos inmediatos al militarismo. Me refiero al armamentismo, entendido como la tendencia a efectuar inversiones en armas y equipos bélicos, justificadamente o no, desde el punto de vista estatal. Es el complemento ideal para colorear el hecho y justificar ante la sociedad erogaciones que bien podrían efectuarse en otras áreas más relevantes como la educación, la vivienda, los servicios y la elevación de la calidad de vida.

Asimismo, la orientación del militarismo es hacia la concentración del poder porque significa colocar la densidad del mandar en el menor número de agentes de poder. Los ejemplos de reducción del tejido del mandatario sobran, bien sea con los golpistas tradicionales latinoamericanos de los años sesenta, los del mundo islámico, los africanos, los asiáticos y la nueva versión castrense cumplida en época de globalización.


8.4. EL CONTUBERNIO ENTRE LOS
ÓRGANOS ARMADOS Y LAS TRANSNACIONALES


Otro de los rasgos típicos de esta manifestación política es la unión entre las dictaduras y las corporaciones internacionales. El caso de Myanmar es emblemático porque, siendo uno de los regímenes más aislados, mantiene una gran relación comercial con Unocal y Elf para la extracción del gas. Sami Abacha en Nigeria es otra muestra en vista de lo ocurrido en el delta del río Níger, donde la Shell hizo su agosto para obtener pingûes beneficios económicos a costa de la etnia Ogoni. Pinochet en la zona austral de América del sur también fue un gran escenario en el cual las inversiones extranjeras sacaron buenos dividendos. Más recientemente, Fidel Castro, Hugo Chávez, Lula Da Silva y Néstor Kirchner, como personeros de la nueva fachada, se han encargado de rematar sus naciones a los negocios de las grandes corporaciones.

La actual administración venezolana ha creado condiciones para el establecimiento de un paraíso en Venezuela para los flujos de la globalización. Las empresas energéticas, las telecomunicaciones y el sector financiero son los ámbitos con ganancias históricas a pesar de las filípicas contra la mundialización de la economía por parte del presidente.

Se puede aseverar que ha sido una constante el empleo de las fuerzas armadas para establecer condiciones de gobernabilidad en función de la inyección de capitales en los espacios rentables, verbigracia el financiero y las telecomunicaciones.


8.5. LA ALIANZA CÍVICO-MILITAR ES UNA FICCIÓN PARA
OTORGAR PROVECHO A LOS FACTORES MUNDIALES DE PODER


La creación de este concepto ha generado muchas discusiones. Ciertos sectores de la izquierda sostienen que esa combinación es posible por la existencia de oficiales progresistas con quienes se puede establecer un diálogo. Prescinden del criterio de ser miembros de un relevante factor de poder consagrado por el orden establecido y estiman la apreciación con fundamento en posturas personales o grupales. Los resultados de estas alianzas las conocemos. En algunos casos atisbamos como liderazgos autoritarios y autodenominados socialistas se han transado al caer la Unión Soviética con los organismos multilaterales. Angola, Mozambique, Guinea, Ghana, Etiopía, Benin y Malí, son materializaciones de la rendición.

Se han instaurado modelos políticos, económicos y sociales que responden al estado de dominación donde los militares son una pieza finalista. En el caso venezolano hay específicamente dos coyunturas en las cuales se ubica esta extraña unión: el 23 de enero de 1958 y el evento electoral de 1998.

La caída de la dictadura perezjimenista trajo consigo una formación de civiles con el ejército y creó una provisionalidad. En ese breve lapso de interinato se cocinó el proyecto populista pensado por los líderes del Pacto de Puntofijo en el cual las fuerzas armadas tenían un lugar trascendente. Hubo que vencer al golpismo tradicional cuyos residuos quedaban para luego incorporarlos con el fantasma del comunismo y después con los negociados de la corrupción.

Con el acto comicial de 1998 se eligió a un oficial en medio de una armonía entre ciertos partidos políticos y el componente armado en una de sus vertientes. Pasado el tiempo ya sabemos cuál ha sido el sentido de esta fusión y tenemos instaurado un régimen dentro del militarismo de nuevo tipo.

Son los hechos los que demuestran la realidad y ella pasa por valorar a los cuerpos armados como elementos importantes dentro de un poder como el venezolano ciertamente autoritario y desinstitucionalizado.


8.6. MILITARISMO Y CAMBIO SOCIAL


Las luchas de los pueblos hacia el porvenir pasan por una reformulación del modelo civilizatorio reinante. No puede seguir siendo el trabajo alienado un paradigma para vivir ni tampoco la exclusión social y la economía informal. De la misma manera la representación está agotada y debe superarse mediante la implementación de formas de democracia directa.

La gente apuesta a la horizontalidad, a nuevas formas de trabajo y concepción de la vida y la tendencia es a asumir sus propios destinos. Serán las redes y los nodos sociales quienes elaborarán salidas en nuevas perspectivas. Esta es, grosso modo, las líneas generales de las búsquedas de nuevas expectativas para recomponer el miserable mundo que vivimos.

Si el ochenta por ciento de la humanidad se halla en estado de pobreza, es insostenible el capitalismo globalizado impuesto a todos. Funciona para una minoría a pesar de que por primera vez el ser humano produce más del ciento diez por ciento de los bienes y servicios necesitados. La tangibilización del cambio social no puede darse por la versión clásica de revolución conducida por vanguardias iluminadas ni por organizaciones políticas conocidas con un esquema leninista del centralismo democrático.

Si ajustamos las anteriores apreciaciones con la mentalidad del militarismo, obviamente que podemos concluir en su futilidad para mejorar la sociedad. Viene a ser un freno a las transformaciones, ora por la vía tradicional, ora por sus nuevas formas. El esquema de simpatías por los ejércitos no es otra cosa que óbices en el camino del progreso de los pueblos.

Además, la característica de la conducta castrense es unidimensional, responde a un criterio no democrático, anti-libertario y sólo puede servir para el mantenimiento del status quo. Estimo que no hay militares de izquierda ni de derecha sino sólo soldados aptos para cumplir órdenes sin pensar ni valorar. Su significante es el machismo, la fuerza, la coerción y la coacción. En los esfuerzos de la gente por cambiar el mundo se incluye la tolerancia de las minorías sexuales (lesbianas, homosexuales, bisexuales y transvestis), de la ruptura de las relaciones de poder con la mujer reflejada en el entorno familiar, la lucha contra el racismo en todos sus modos y la interactuación con la naturaleza para distanciarnos de la dicotomía platónica, no se avizora una incorporación castrense. No se consigue en la historia contemporánea un solo caso de muestra donde este postulado haya servido para cambios sociales.

En conclusión, las ideas de esta clase de perversión no pueden ser percibidas como aliadas para una metamorfosis de nuestras vidas sino todo lo contrario. Sin embargo, todas estas son proposiciones hechas para el debate y la discusión necesarios en el ámbito de los sectores participantes en una instancia de discusión indispensable para un nuevo curso de los acontecimientos.
Subir                      

 

 

Caracas, enero de 2006

 

..................................................................................

 

Notas:

[1] Keegan, John. Historia de la guerra. Planeta. Barcelona, 1995.
[2] Machillanda, José. Poder Político y Poder Militar en Venezuela 1958-1986. Ediciones Centauro. Caracas, 1988.
[3] La tragedia japonesa se incuba con la liquidación del shogunato y la postrera intervención del colonialismo europeo y americano que constriñó al Sol Naciente a negociar con Occidente.
[4] Para profundizar en este aspecto ver Werner Klaus y Weiss, Hans. El libro negro de las marcas. El lado oscuro de las empresas globales. Editorial Suramericana. Caracas, 2004.
[5] Werner, Klaus y Weiss, Hans.Ibídem.
[6] Lewis, Bernard. La crisis del Islam. Guerra Santa y terrorismo. Sine que non. Barcelona, 2003.
[7] Castells, Manuel. La era de la información. Volumen III. Siglo veintiuno editores. México, 1997.
[8] Bogdan, Henry. La Historia de los países del Este. Javier Vergara editor. Buenos Aires, 1991.
[9] Dumont, René. Cuba ¿es socialista?. Editorial Tiempo Nuevo. Caracas, 1971.

 

 






Imprimir Imprimir Enviar a un amigo Enviar
Arriba
Volver
Volver a página anterior
 
Regresar a Portada
Portada
 
Contacto: soberania.org@gmail.com