www.soberania.org
 
Artículo
Caracas / Venezuela -
 


El verdadero golpe de PDVSA: las Empresas Mixtas (I)
Pablo Hernández Parra* / Soberania.org - 07/04/06



El retorno triunfal de las compañias petroleras (1)


La historia de la Venezuela Republicana está llena de los más diversos tipos de gobiernos: Corruptos como  los Monagas y el de Carlos Andrés Pérez; Dictatoriales como  Juan Vicente Gómez y Pérez Jiménez; de Favoritas como el de Lusinchi; de Títeres como  Ramón J. Velásquez, en fin, nuestra historia está llena de todas las formas de dominio político mediante las cuales el reino de la propiedad privada se impone “democrática o dictatorialmente”  sobre la mayoría de la población.


Sin embargo, es difícil conseguir a lo largo de nuestra historia un gobierno que reuniera  tanta mediocridad y vulgaridad juntas como el actual.


Pocas veces se ha visto en el país un Ministro de Petróleo tan  ignorante y falsicador del negocio petrolero y de la misma historia del petróleo en Venezuela y en el mundo, como el antiguo diseñador de tuberías de  INELECTRA, hoy convertido en flamante Ministro de Energía y Petróleo.

En el discurso del Sr. Rafael Ramírez, ante la Asamblea Nacional el 23 de marzo pasado, sus mentiras, vulgaridades, falsificaciones y tergiversaciones sólo son directamente proporcionales a la ignorancia del público a quien estaba dirigido: Los diputados “manos arriba” de la Asamblea Nacional, cuyo  papel recuerda el famoso lema del perro emblemático de la RCA: Oír, obedecer la voz del Amo y levantar la mano ante la señal de costumbre.  Claro, no se vaya a creer que esos brazos alzados son de gratis, esa genuflexión tiene su precio, estos señores están  ahí por el “dedo divino del Emperador” para cumplir las ordenes de nuestro nuevo César, tal como lo repiten a menudo los representantes emblemáticos del rebaño, “estamos aquí para apoyar lo que diga nuestro amado líder, nuestro Comandante en Jefe y gran timonel”; no hacerlo es caer en desgracia.  En una situación de crisis y miseria como la que vive el país, desprenderse de sueldos, comisiones millonarias y los negocios que significan ser asambleísta, no es cosa fácil.  Se requiere algo que  en éstos señores brilla por su ausencia: dignidad, conciencia de clase  y especialmente conocimientos y criterios propios.

El Sr. Ramírez, la “gaviota humanocrática” como ahora se le conoce, mintió, falsificó, tergiversó hechos, adulteró la historia y manipuló cifras durante horas y ninguno de los cientos y tantos de asambleístas, fueron capaces de decir: esta boca es mía.

Tal vez lo único que pensaban en su interior era en sus lemas favoritos: “¿cuánto hay pa’eso?, ¿Cuánto me queda?, ¿Cóomo quedo yo ahi?”.

La exposición  del Ministro Ramírez informándole a la Asamblea Nacional sobre El Modelo de Empresas Mixtas, es un ejemplo típico del gobierno “que tenemos y al parecer es el que nos merecemos”, como decía alguien en el pasado.

Este discurso es un compendio de esta nueva visión de la historia, que ha inaugurado el capital a través de este gobierno, la historia es sustituida por la más vulgar tergiversación de los hechos, con el único fin de  cubrir una vulgar entrega de los recursos de un país con el cuento de la plena soberanía petrolera.


1.- LA NUEVA HISTORIA PETROLERA SEGÚN “SAN RAFAEL”


“Venezuela por 30 años, desde 1943, fue ejemplo para
la OPEP y estos países sólo se equipararon a nosotros en 1973 con la llamada revolución de la OPEP. (R. Ramírez, discurso sobre  EL MODELO de EMPRESAS MIXTAS, ante la Asamblea Nacional, 23/3/ 2006.)


Sr. Ministro, ahora resulta que los Gobiernos y Ministros de Minas e Hidrocarburos de Pérez Jiménez, Rómulo Betancourt, Raúl Leoni y Rafael Caldera eran la vanguardia en las luchas contra el Capital Petrolero Internacional y ejemplo para los países árabes.


La historia es precisamente otra, Sr. Ministro.  Desde 1925 con la primera huelga de los obreros petroleros zulianos, y tal vez con la primera oposición de Gumersindo Torres a las compañías petroleras, cuando redacta el Reglamento de Hidrocarburos hasta hoy, Sr. Ministro, óigase bien: hasta hoy, todas las luchas de los trabajadores y de este pueblo han sido precisamente contra  la única política petrolera de todos los gobiernos, incluyendo el actual, que no ha sido otra que convertir a Venezuela en un abastecedor seguro y confiable de energía barata y abundante a EE.UU.

Lo nuevo de este gobierno que lo diferencia de los anteriores, es que ahora le estamos enviando energía barata, subsidiada, regalada, no solo en forma de petróleo y gas, sino también de electricidad y carbón, tanto a EE.UU. como al capitalismo brasileño, argentino, colombiano, chino, hindú y hasta el mismísimo capitalismo de estado dominante en Cuba.

Sr. Ministro, los gobiernos de Venezuela, como productor de petróleo y como miembro de la OPEP, han sido siempre, en lo fundamental, aliados incondicionales de EE.UU. Se olvida usted, cuando ante la guerra del imperio yanqui contra Irak en el 2003, usted y el Sr. Alí Rodríguez Araque firmaron el acuerdo con FREEMARKET para enviarle petróleo liviano y con descuento a la reserva petrolera del gobierno norteamericano que se disponía a invadir a Irak. 

¿
No firmó usted, con conocimiento del Sr. Luis Vierma, el acuerdo con CITGO en medio del paro petrolero donde le otorgaba a ésta, dirigida por tres norteamericanos y el agente del capital Aires Barreto, para que CITGO se encargara de nuestros negocios internacionales?. (Documentos a disposición en www.soberania.org)

La ignorancia y truculencias del Ministro en este afán de revisar la historia, es de marca mayor, cuando desconoce hechos en las luchas de los países petroleros árabes, y le asigna papeles de vanguardia en las luchas contra el capital petrolero a los gobiernos de  Venezuela, cuando precisamente estos jugaron  papel de aliados de dicho capital.

Le recordaremos algunos hechos, Sr. Ministro:


1950:    Arabia Saudita establece  el 50-50 con ARAMCO. (Ya AD lo había hecho en 1948).

1951:   Mossadegh nacionaliza el petróleo iraní, en manos de ANGLO IRANIAN (hoy BP)  Dos años después la CIA organiza un golpe y derroca a Mossadegh imponiendo a SHA.

1956:   Nasser nacionaliza el Canal de Suez, incrementando el nacionalismo Árabe.  Se forma la RAU (Egipto-Siria) con lo que los oleoductos de Irak y Arabia Saudita al Mediterráneo quedan bajo el control del nacionalismo Árabe.

1958: En julio, en Irak es derrocado el Reino Hachemita, impuesto por Gran Bretaña cuando crea el Estado Iraquí, luego de la II Guerra Mundial.  El nuevo gobierno revisa la concesión que tenia IRAQ PETROLEUM COMPANY (un consorcio entre Inglaterra-Francia-EE.UU.)

1959:   Se realiza el Congreso Petrolero Árabe en el Cairo.  Para su debida información Sr. Ministro, sobre la historia de la OPEP, este Congreso, es la conclusión de las reuniones y encuentros que desde principio de la década de 1950, venían haciendo un grupo de técnicos petroleros árabes que se les conoció como “Expertos en Petróleo Árabe“.  A esta reunión del Cairo asistió Juan Pablo Pérez Alfonzo donde se firma el pacto de caballero que dará origen a la OPEP, un año después.

En 1957, en Egipto ese Grupo de Expertos, habían sentado las bases de la política nacionalista árabe, basada en:

  • Aumentar la capacidad de refinación.


  •  Poseer una flota de tanqueros y,


  • Crear lo que después sería la OPEP.  “un organismo internacional” o “un consorcio internacional” árabe que gestionará la producción de petróleo del Oriente Medio, aumentará sus ingresos y contrarrestará el poder de las compañías petroleras.  El grupo dio mucha importancia a la necesidad de crear un parque de expertos y técnicos árabes en cuestiones de petróleo con objeto de quitar importancia a la mística que envolvía estas técnicas”. (D. Yergin. Historia del Petróleo)

1960: Se funda la OPEP en Venezuela. Betancourt establece la linea de la Geopolítica Petrolera: Hay que ser aliado de EE.UU. antes que oponérsele, y pasar agachado en la confrontación de la guerra fría.

1967:    La Guerra de los Seis Días.  Se cierra el Canal de Suez.  El mundo no sufre de la carencia de petróleo por el conflicto. EE.UU. con su capacidad extra de producción petrolera que aún mantenía, actúa como colchón de seguridad energética del llamado Mundo Libre.

1969:    Gaddafi, asume el poder en Libia, bajo la influencia del nacionalismo petrolero de Nasser, comenzando la lucha por el aumento de la participación de Libia en el producto de su petróleo.  Esto unido a otros hechos en el Medio Oriente elevó los precios del petróleo.  Libia obtuvo el 55% en los beneficios del petróleo.

1971:    Acuerdos en Teherán, el fifty-fifty que hoy nos quiere vender el Sr. Ministro  como algo novedoso, es enterrado en Teherán. A partir de ese año se estableció un mínimo del 55% de participación de los gobiernos de la OPEP y un aumento de los precios en un 35%.

La pérdida parcial del control de la producción petrolera por parte de las compañías internacionales, unido a la presión principal del nacionalismo árabe, (en Venezuela gobernaba el Sr. Caldera y la influencia de J. P. Pérez Alfonzo había disminuido), incrementan las acciones por la nacionalización de la industria petrolera en el mundo árabe, acción que en gran medida también convenía a las compañías petroleras.

Entre 1971-75, se produce el embargo petrolero árabe (1973) y se da la nacionalización de la industria petrolera prácticamente en toda la OPEP.


Como vemos, Sr. Ministro, no es como usted vulgarmente señala:


“estos hermanos países de la OPEP sólo se equipararon a nosotros de manera colectiva en 1973 con la llamada Revolución de la OPEP”. (Ramírez, ídem)


Todo lo contrario, Sr. Ministro,   fueron las acciones de los países árabes encabezados por los “Expertos Árabes de Petróleo” los que permitieron que gobiernos como los de Caldera y Carlos Andrés Pérez, se vieran prácticamente obligados a nacionalizar la industria petrolera, Industria que de paso se revertiría en un 80% al país en 1983, como es de todos conocido.

Esta nueva versión de la historia de Venezuela que le confiere a la IV República un “papel revolucionario”, dentro de la OPEP es el ejemplo clásico de cómo se manipula la historia, a la hora del engaño, el fraude y la entrega. Una cosa es la acción y postura de J.P. Pérez Alfonso y de otros nacionalistas de la época, y otra cosa muy distinta son las posturas y políticas petroleras de los gobiernos de aquel entonces.

Para rematar “esta retrospectiva histórica”,  el Sr. Ministro,  concluye esta primera parte con una perla:


“dadas las importantísimas batallas que en función de ejercer nuestra soberanía en materia petrolera, impositiva y en pro del disfrute de nuestros recursos petroleros en beneficio del pueblo, se dieron en nuestro país innumerables huelgas, manifestaciones y confrontaciones políticas que mantuvieron a Venezuela a la vanguardia en el manejo de sus recursos naturales vitales como el petróleo”
(Ramírez, ídem). 


¿De la historia petrolera de qué país está hablando este señor?  Eso de huelgas, manifestaciones y confrontaciones políticas en Venezuela,  por el manejo de la industria petrolera, sólo es parcialmente cierto en Venezuela entre 1920-58. Desde las huelgas y conflictos en el Zulia en los años 20 por las mejoras en las condiciones de vida del trabajador petrolero, hasta la huelga petrolera del 52 contra Pérez Jiménez y las medidas impositivas de la Junta de Gobierno en 1958.  Solo en este periodo se puede hablar de un movimiento de luchas, más en torno al mejoramiento de las condiciones laborales de los trabajadores y por el aumento de la participación fiscal del Estado venezolano, que por el “manejo del petróleo” como dice el Ministro.

Prácticamente entre 1945-48 bajo el gobierno de AD se consolida la organización sindical de los trabajadores.  A partir de aquel entonces las organizaciones de los trabajadores van a ser un apéndice de AD, COPEY o PCV en función de la consolidación del Moderno Estado Capitalista en Venezuela.  En todo este periodo histórico hasta hoy, no ha habido ninguna lucha de clases,  de masas o confrontaciones políticas en función de un manejo distinto de los recursos del país, incluyendo el petróleo, que no sea de hacer de Venezuela un abastecedor seguro y confiable de energía al capital internacional y disponer de la renta petrolera en beneficio exclusivo del capital.

El Programa de Nacionalización del Petróleo de los años 60 del MIR-PCV, no cuestionaba la idea dominante de que el Estado, y en consecuencia el capital, era quien debía dirigir el negocio petrolero y decidir hacia dónde debe fluir la mayor parte de la renta petrolera.  El artículo 299 de la actual constitución es tajante en este aspecto.

Los sucesos de abril del 2002, la paralización por parte del mismo Capital Petrolero Internacional y sus empleados (la meritocracia) de la industria petrolera, hasta hoy que se le devuelve prácticamente de gratis a ese capital  la propiedad  de los yacimientos, a través de la figura de las Empresas Mixtas, en ningún momento  cuestionó o  puso en peligro el dominio y control del capital (especialmente internacional) de la industria petrolera venezolana.

Si el Sr. Ministro  nos quiere vender la participación popular y de los trabajadores petroleros tanto en el retorno de Chávez al gobierno, y en la reanudación de la producción petrolera, como ejemplos de “confrontaciones políticas” por el manejo de la industria; la situación actual de PDVSA, la política petrolera con las Empresas Mixtas y el mismo
Plan de Negocios de PDVSA 2005-2012, hablan por si solos de que jamás la burguesía, el capital y las compañías petroleras han perdido el control de la industria petrolera desde que llegaron al país  a principios del siglo pasado.

El papel del pueblo, fue exactamente el de siempre, poner los muertos o los votos, restituir en el gobierno al Presidente que el mismo capital había depuesto. El  papel del Presidente, garantizarle como ningún otro a ese mismo capital la seguridad y paz interior para sus negocios, y garantizar la estabilidad del mercado petrolero internacional (léase abastecimiento seguro, barato y confiable al capital) como el propio Chávez declarara la madrugada del 16 de agosto del 2004. El papel del trabajador petrolero, tanto el que permaneció en la industria y como los miles de voluntarios, fue restablecer la producción petrolera que el capital había paralizado. En todo momento, desde abril del 2002, primero con el Sr. Araque y luego con el Sr. Ramírez, el control y la conservación de los intereses del capital petrolero  nacional e internacional, dentro de PDVSA, jamás han estado en peligro.


2.- LA HISTORIA DE LAS CUOTAS DE LA OPEP SEGÚN “SAN RAFAEL”

En la nueva versión de la historia petrolera según “San Rafael”, las cuotas de la OPEP  que fueron fijadas por ésta desde marzo de 1982, en su famosa reunión de Londres y que siempre las ha fijado, resulta ser -según “San Rafael”- que en una época las fijó la O.M.C.:


“en los estertores de la IV República, pareciera inconcebible lo que pasó, de haber sido la abanderada del derecho soberano de controlar nuestra producción y del ejercicio pleno de nuestra soberanía sobre nuestros recursos petroleros, pasó a ser la abanderada de la tesis de la ‘globalización’ del recurso natural y, por ende, de un sistema de cuotas manejado, de nuevo, por los poderosos países consumidores, a través ahora de la Organización Mundial del Comercio (OMC)…

...Querían llevar el sistema de cuotas fuera de la organización y que el sistema de cuotas se estableciera en el seno, nuevamente, de la Organización Mundial del Comercio, en el que, por supuesto, los grandes países consumidores controlan sus decisiones. (R. Ramírez, discurso ente la Asamblea Nacional 23/03/2006, Subrayados nuestros)


No, Sr. Ramírez, las cuotas de la OPEP, nunca fueron fijadas por la OMC, siempre las fijó la OPEP; claro está, la OPEP ha estado dominada desde esa época por Arabia Saudita, quien como aliado incondicional de EE.UU. y productor “bisagra” en la producción de la OPEP ha sido usado por los yanquis, para llevar a delante su política de control del negocio petrolero.

Lo que el Sr. Guisti y la vieja PDVSA, pretendían no era establecer nuevas cuotas de la OPEP  o que las impusiera la OMC,   sino sacar a Venezuela de la OPEP y de su política de cuotas, y esto que el Sr. Ministro hace aparecer como una política neoliberal de la IV República, es exactamente lo que hoy se plantea PDVSA con las Empresas Mixtas y la política de plena soberanía petrolera.

Efectivamente, cuando el Sr. Ministro, habla de: “nuestro derecho legítimo a regular, a administrar  la explotación” del petróleo venezolano, “en beneficio de todo”, de que “no podemos renunciar a nuestro derecho soberano a regular la producción  si es en el seno de un acuerdo con la OPEP es lo ideal(ídem, subrayados nuestros), está dejando muy en claro cuál es la verdadera intención de este gobierno y de PDVSA, en representación del Capital Petrolero Internacional, cuando se proponen elevar la producción petrolera venezolana con o sin la OPEP a 5.2 MMB/D en el 2012  y a 7.5 MMB/D en el 2020.

Habla de regular nuestra producción petrolera en “contra del interés depredador de las grandes potencias” (Ídem), en el preciso momento que se está entregando al Capital Internacional a través de las Empresas Mixtas  no sólo los yacimientos contenidos en los convenios operativos sino de yacimientos no incluidos en dichos convenios como Barua- Motatan, Franquera, La Plataforma Deltana, Falcón Oeste, etc. Y cuando el plan de negocios de PDVSA, por más de 50.000 MM$, en materia de exploración, explotación y refinación es precisamente el plan más depredador y sanguinario que se ha realizado en todos los 90 años de explotación petrolera, son la prueba más palpable de que la producción petrolera en Venezuela la dictaminará no la OPEP sino los intereses del Capital Internacional y que la depredación del país alcanzara a un millón de kilómetros cuadrados (la mitad de ello en nuestros mares), según el plan de exploración y producción propuesto por PDVSA.

El Sr. Ministro critica a la IV República porque ella “estaba garantizando el papel que le había asignado el imperialismo norteamericano: ser abastecedor masivo de energía a muy bajo costo para la economía más importante del planeta.” (Ídem), ¿Y acaso, Sr. Ministro, no es ésta la política petrolera  que ustedes repiten a diario?.  Cuando hablan de multipolaridad en el negocio petrolero, encubriendo la entrega del petróleo con el cuento de que ahora el negocio petrolero se hace de gobierno a gobierno, se olvida, exprofesamente, que el negocio petrolero es un negocio  controlado por el capital anglosajón y sus gobiernos como expresión política de aquél. La producción petrolera que sacarán en Venezuela GAZPROM, CHINA PETROLEUM, REPSOL, PETROBAS o cualquier otra de las grandes compañías no anglosajonas, tendrá en lo fundamental un solo destino: EE.UU.

No conoce el Sr. Ministro y los “ilustres” expertos petroleros de la Asamblea Nacional la llamada triangulación petrolera: pregúntele al Sr. Quiroz Corradi, que puede darle una clase de ese tipo de negocios. ¿Realmente se puede creer que el petróleo que saque China, Rusia, Irán, REPSOL, TOTAL, etc. en Venezuela será para enviarlo a China, Rusia o Japón?, ¿A quién se le ocurre tamaña brutalidad?

La diferencia entre la política del Sr. Giusti y la del Sr. Ramírez, es que el Sr. Giusti quería elevar la producción petrolera y continuar colocando la producción al servicio del capital, mientras que el Sr. Ramírez, quiere también elevar la producción para ponerla al servicio de todo el capital internacional (China, Rusia, Europa), para que éste lo venda al mercado internacional controlado por las mismas compañías.

En esencia, no hay ninguna diferencia de forma ni de contenido en las políticas petroleras de la IV y V República, en ambas, el capital tiene el control del yacimiento y el petróleo continuará fluyendo seguro y barato para el mercado internacional, especialmente norteamericano.

El Sr. Tascón en un arranque de “profunda reflexión petrolera” declara: “Por ahora no queremos más compañías multinacionales en el negocio petrolero“. Le preguntamos, Sr. Tascón, ¿es que faltan más trasnacionales petroleras a quien entregarle el país?. A continuación, Sr.Tascón, le mostramos algunas de las transnacionales que actualmente tienen negocios y empresas mixtas con PDVSA.




3.-LA APERTURA PETROLERA FUE PRIVATIZACIÓN,  LAS EMPRESAS MIXTAS CON LAS COMPAÑIAS DE LA APERTURA  ES PLENA SOBERANÍA PETROLERA


“ …La privatización de PDVSA, por intermedio de aquella política que eufemísticamente en la jerga gerencial se denominaba
outsourcing, en la que a PDVSA se le iba desprendiendo de sus actividades medulares y se le iban cediendo a los privados nuestras flotas de transporte, nuestro cerebro tecnológico e informático, los sistemas de inyección de gas y muelle, entre otros. La privatización de PDVSA avanzaba lentamente, y tal vez el caso más patético e importante era que se estaban privatizando las actividades primarias, a través de los convenios operativos…” (Ramirez, idem )


Efectivamente, una modalidad de los outsourcing, Sr. Ramírez, son las Empresas Mixtas, que abundan en PDVSA, Y especialmente en PEQUIVEN (ver organigrama de PDVSA en soberania.org). INTESA es el ejemplo emblemático de este tipo de Empresas Mixtas, cuyas consecuencias políticas, económicas, financieras y militares las conoció el país durante el sabotaje petrolero.

Se critica a la IV República porque PDVSA “se desprendía de sus actividades medulares (informática, transporte, inyección de gas, etc.) y se la iban cediendo a los privados”. (Ramírez, ídem) Sr. Ministro, si esto es cierto, usted y sus Empresas Mixtas, son precisamente la privatización final de PDVSA, porque a través de ellas se convierten en PRIVADAS las verdaderas actividades medulares del petróleo como son la exploración y producción petrolera, ya el gas desde 1999 es un negocio que legalmente puede se privatizado en su totalidad como está ocurriendo; en marzo pasado el presidente Chávez le dio la estocada final cuando independizó a PEQUIVEN, (le dio alas como dijo el Sr. Ameliach) de PDVSA.

¿ No es acaso explorar y explotar petróleo lo verdaderamente medular en la industria petrolera, tal como lo establecen las leyes del país?:


Artículo 9°. Las actividades relativas a la exploración en busca de yacimientos de los hidrocarburos comprendidos en este Decreto Ley, a la extracción de ellos en estado natural, a su recolección, transporte y almacenamiento iniciales, se denominan actividades primarias a los efectos de este Decreto Ley.

De conformidad con lo previsto en el artículo 302 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, las actividades primarias indicadas, así como las relativas a las obras que su manejo requiera, quedan reservadas al Estado en los términos establecidos en este Decreto Ley. (
13 de Noviembre de 2001, DECRETO CON FUERZA DE LEY ORGANICA DE HIDROCARBUROS)

Artículo 302. El Estado se reserva, mediante la ley orgánica respectiva, y por razones de conveniencia nacional, la actividad petrolera y otras industrias, explotaciones, servicios y bienes de interés público y de carácter estratégico. El Estado promoverá la manufactura nacional de materias primas provenientes de la explotación de los recursos naturales no renovables, con el fin de asimilar, crear e innovar tecnologías, generar empleo y crecimiento económico, y crear riqueza y bienestar para el pueblo. ( CRBV, 1999 )


Si usted hace una empresa mixta con el Capital Privado Internacional, para explorar, explotar y refinar el petróleo venezolano, ¿no está usted de hecho privatizando lo medular de la actividad petrolera?, ¿O es que ponerle un disfraz a una entrega la vuelve “Plena Soberanía Petrolera”?,
¿Establecer Empresas Mixtas para explotar el petróleo no es precisamente estar “privatizando las actividades primarias” o medulares de la industria petrolera?

Perdón, Sr. Ministro, se puede engañar al Sr. Chávez toda la vida, se puede manipular una Asamblea de “diputados manos arriba”, cada vez que se quiera, sobre todo cuando se dispone del dinero con el que se les paga; en fin, usted puede decir y exponer lo que le dé la gana, pero no pretenda que tamañas vulgaridades y contradicciones, sean creídas por quienes aún en este país no nos arrodillamos ante el caudillo de turno, para implorar sus limosnas y migajas.

De que la privatización de PDVSA avanzaba lentamente a través de la privatización de las actividades primarias, es totalmente exacto, y lo que comenzó con el Artículo 5 de la Ley Petrolera de 1975 y siguió con la apertura petrolera de  los años 90, se coronó definitivamente con:

  • La Ley de Hidrocarburos Gaseosos (Septiembre de 1999).Aprobada antes de la Constitución de 1999 y donde se privatiza totalmente el negocio del gas.


  • La Constitución de la República Bolivariana de Venezuela. Con los artículos 299 y 303 que establecen con absoluta claridad la privatización final de la industria petrolera.


  • La Ley  Orgánica de Hidrocarburos. (Noviembre 2001), que de hecho es el instrumento práctico- legal de la privatización.


Empresas Mixtas es la concreción practica de todo este proceso de privatizacion, que no es otra cosa que el cumplimiento riguroso del articulo 299 de la CRBV, y el cumplimiento del objetivo del programa del capital sobre los activos y negocios públicos: TRASLADAR AL CAPITAL PRIVADO LAS EMPRESAS Y NEGOCIOS RENTABLES DEL ESTADO. Para imponer ese programa el capital apeló a todas las formas de lucha pacificas y violentas, apoyándose en la clase media hasta lograrlo con las empresas mixtas y la obtención de las concesiones para explotar el gas.

Este logro del capitalismo en Venezuela es tan evidente bajo el actual gobierno, que los ideólogos y propulsores de este proceso de privatización en la IV Republica en representación del capital se asombran que los ”revolucionarios bolivarianos” de la Quinta hayan llegado mas lejos que ellos:


…”En todo caso, lo cierto es que para el momento en el cual se dictó la sentencia se estaba produciendo un cambio político en el país después de la elección del Presidente Chávez (1999), que convirtió a quienes impugnaron el Acuerdo de la Apertura petrolera en los administradores directos o indirectos del proceso de apertura, lo que condujo incluso a la aprobación de las nuevas Leyes Orgánicas de Hidrocarburos Gaseosos de 1999 (Gaceta Oficial No. 36793 de 32-09-1999) y de Hidrocarburos de 2001 (Gaceta Oficial No. 37323 de 13-11-2001), con las cuales contradictoriamente, se sentaron las bases para el inicio de la desnacionalización petrolera y de una mayor participación de las empresas extranjeras en el negocio petrolero nacional. En todo caso, dos de los impugnantes, al momento de dictarse la sentencia, eran miembros de la Asamblea Nacional Constituyente electos en las listas apoyadas por el Presidente Chávez (Luís Vallenilla y Guillermo García Ponce); y muchos otros pasaron a formar parte del nuevo funcionariado gubernamental, entre ellos, Adina Bastidas fue designada Vicepresidente de la República; Alí Rodríguez Araque, fue el Ministro de Energía y Minas del nuevo gobierno hasta que fue designado Secretario General de la OPEP, y luego fue designado Presidente de PDVSA; Luís Fuenmayor Toro, es Director de la Oficina de Planificación Universitaria en el Ministerio de Educación; y Trino Alcides Díaz y Elías Eljuri, fueron llamados a dirigir el Servicio Nacional de Administración Tributaria.” (EL CASO DE LA APERTURA PETROLERA. ALLAN R. BREWER-CARIAS - Compilador / Documentos del juicio de nulidad contra la autorización parlamentaria para los convenios de asociación petrolera 1996-1999) Caracas, 2001. Subrayados nuestros)


4.-LA INTERNACIONALIZACIÓN DE PDVSA

Para la Gaviota Humanocrática la internacionalización de PDVSA sólo significo la compra de chatarras en el exterior, llamadas refinerías por 14.000 MM.$ y descuentos en el petróleo que vendíamos en el exterior. No, Sr. Ministro, la internacionalización es algo más que eso, es parte del tributo que aún seguimos pagando al capital desde la llegada de Colón.



Si a la anterior cifra le agregamos lo que se ha quedado en el exterior como fruto de los negocios internacionales de PDVSA en los años 2004-05, el monto sobrepasa los 250.000 MM$ en ese periodo. Unas veinte veces el Plan Marshall que reconstruyo a Europa.

No  sólo  seguimos siendo abastecedores seguros y confiables masivos de energía a muy bajo costo para los EE.UU., como usted dice, es que también en el exterior se quedan los dólares de ese petróleo. Eso es lo que las compañías petroleras llaman el negocio de ganar-ganar.  Me llevo el petróleo a precio de gallina flaca, me quedo con los dólares de esas ventas y lo que se queda en Venezuela me lo llevo a través del pago de la deuda y las importaciones que tenemos que pagar con esos dólares que nos dejan momentáneamente.

El Sr. Ministro  nos habla de la internacionalización como un perverso mecanismo de transferencia de capital al exterior, pero cínicamente olvida que este gobierno, sólo en materia petrolera y energética está transfiriendo al exterior miles de millones de dólares, a través de un mecanismo semejante y otros nuevos propios de la situación petrolera internacional que permite la entradas creciente de dólares a la nación.


Basta que recordemos las más recientes decisiones de PDVSA y de este gobierno  en materia energética y petrolera:

  1. Gasducto al Sur.  Cuya inversión total supera los 20.000 MM$ y para lo cual Venezuela en junio destinará 9.2 MM$ para el estudio técnico.

  2. Gasducto a Colombia 170.MM$

  3. Compra, construcción o inversiones en refinerías y otras obras de:


    1. Cienfuegos, Cuba.
    2. Kingston, Jamaica.
    3. Anca, Uruguay.
    4. Cartagena, Colombia.                    
    5. Quito, Ecuador
    6. Enarsa, Argentina.
    7. Pernambuco, Brasil


  4. El Plan de Exploración de  1 millón de Km (que incluyen 500.000 Km2 de mar), donde se invertirán 16.2 MMM$ en beneficio de Halliburton, Schlumberger, Baker, etc.

  5. Construcción de 42 tanqueros.

  6. Suministro y conexión eléctrica a Brasil y países andinos.

Sólo en el caso de los planes de IIRSA en la región andina, Venezuela debe suministrar casi el 70% de la inversión en infraestructura, además de aportar la energía.

  1. Infraestructura para la extracción  del carbón de Colombia y Perijá con destino a EEUU, Cuba, Italia y Brasil. Esta inversión incluye líneas ferroviarias, Puerto América, puertos gabarreros en el Lago de Maracaibo, dragados de ríos, carreteras, etc., cuya inversión total sobrepasa los 10.000 MM$.

  2. Por último, y para su debida información, Sr. Ministro,  según sus propias declaraciones y las del Sr. Alí Rodríguez, Venezuela compra todos los días, óigase bien: todos los  días UN MILLON de barriles de petróleo liviano o mediano en el exterior cuyo precio supera hoy los 60 $/B para abastecer las chatarras de refinerías que compramos en Europa y EE.UU.  Pues bien, cuánto nuevo petróleo tendremos que comprar para suministrarle petróleo a los fósiles de refinerías de Cuba, Jamaica, Uruguay, que como todos sabemos parece que ni combustibles livianos refinan porque sencillamente están cerradas y son simplemente chatarras. [2]


5.- LA PROPIEDAD DEL PETRÓLEO Y LA SOBERANÍA DEL PAÍS

Uno de los ejemplos más gráficos de las truculencias y falsificaciones del Sr. Ministro, se refiere a la cuestión de quién es la propiedad del petróleo y quién ejerce la fulana soberanía. Formal y jurídicamente la Constitución y las Leyes de la República reconocen y establecen la propiedad del subsuelo para el Estado venezolano.  Pero esas mismas leyes establecen, aun desde que Bolívar estableció dicho principio, los mecanismos para que el Estado (que no es otra cosa que la organización de la sociedad de acuerdo a los intereses de la clase dominante), o sea la clase propietaria se pague y se dé el vuelto.

En efecto, formalmente el petróleo es de todos los venezolanos, así dice en letras grandes en la Constitución, pero más adelante, en letras pequeñitas, en leyes habilitantes, decretos, reglamentos o simplemente decisiones arbitrarias, la clase dominante y sus representantes políticos como el Sr. Chávez y su Ministro Ramírez, deciden quien y como se explotan las riquezas del país.  En otras palabras, a cual propietario privado, especialmente  extranjero, se le venden o se les negocian esas riquezas.

En la misma Constitución la clase dominante lo expresa claramente (Artículo 299) de tal manera que el problema no es la formalidad de lo que dice la Constitución, sino el hecho real, de quien en definitiva es el verdadero dueño del producto de la explotación del petróleo, no del petróleo que está en el subsuelo, sino del petróleo que sale por la boca del pozo.  Al capital no le interesa la tierra que esta encima del yacimiento, ni el agua que contenga este, lo que le interesa es el petróleo que contiene y que se saca. Y aquí no cabe ninguna duda, el dueño del petróleo en la boca del pozo, a través de los oleoductos, en los puertos del embarque y en los mercados, será el capital a través de las Empresas Mixtas creadas en cada uno de los yacimientos petroleros.

 Sr. Ministro, ¿es que usted cree que las compañías son tan estúpidas, para transformarse de operadores contratados de un negocio, donde ganaban hasta un 90%. (Cuando no eran sino contratistas, como usted lo reconoció en mayo 2005), para convertirse en socios y dueños hasta un 40% del petróleo  y ganar menos?.

Es increíble hasta qué punto puede llegar el cinismo y la desvergüenza a la hora de la estafa.  El Sr. Ramírez, sabe perfectamente que toda su argumentación es un cuento chino, una de vaqueros, que ni él mismo se la cree, por lo cual apela a un argumento supremo para demostrar  que con las Empresas Mixtas, ahora si seremos propietarios y soberanos.  ¿Cuál es el argumento?  Cifras, estadísticas, proyecciones financieras... nada de eso, el supremo argumento  es que en los contratos de servicio de la IV República, “PDVSA brillaba por su ausencia...” en cambio hoy, desde el 1º de enero usted toca la puerta en los convenios y no le abre la puerta un Sr. Brown, Moshiri, Rooney, sino un José Luis Parada, Alberto Madail, Pedro Pérez o Juan Rodríguez.

Para su debida información, Sr. Ministro, la entrega del petróleo en Venezuela, el robo de las riquezas venezolanas siempre la han hecho criollitos.  El problema no es quien abre la puerta de la empresa, sino que intereses representan esos porteros. Giusti, Quiroz Corradi, Toro Hardy, Juan Fernández etc., eran venezolanos, por lo menos eso decía la cédula de cada uno de ellos y no por eso la nación era dueña del petróleo.

El problema Sr. Ministro es que la propiedad nos es una palabra o lo que dice la constitución. La propiedad es antes que nada una relación social entre clases, determinada en última instancia por la clase propietaria y dominante de la sociedad. Se puede formalmente no tener la propiedad del subsuelo y las reservas contenidas en el, esto es secundario en nuestro caso, porque lo esencial es a quién le corresponde la mayor parte de lo producido y, sobre todo, quién se dirige y distribuye lo producido.

En 1975 se nacionalizó la industria petrolera y al frente de PDVSA quedaron los  Ravard, Arreaza, Leal, Sosa Rodríguez, Quiroz Corradi etc. todos eran venezolanos, pero esto no impidió que PDVSA y el petróleo siguiera en manos del Capital Internacional: STANDARD OIL, SHELL y GULF siguieron dominando la industria petrolera nacionalizada.

Después del
paro petrolero del 2002, la vieja meritocracia, todos venezolanos, fueron sustituidos por otros venezolanos, entre ellos usted, el Sr. Granado, Eulogio del Pino, Luis Vierma y otros “venezolanos”, y esto no ha significado que la industria y el petróleo venezolano se le haya arrebatado al Capital Internacional.  ¿Y sabe por qué, Sr. Ramírez? Porque el capital no tiene fronteras, ni nacionalidad, sino intereses, y se pude ser venezolano, ruso, cubano, pero en materia de propiedad y autodeterminación, la última palabra y la prueba definitiva, radica no en la nacionalidad del que habla, ni las palabras que diga, sino en los intereses de clase que defiende, quien es la clase social que se beneficia con el producto de la explotación petrolera, y esto en Venezuela los hechos y cifras son irrefutables:  el gran beneficiario de la explotación petrolera en Venezuela a lo largo de casi un siglo, ha sido una sola clase:  LA BURGUESÍA, especialmente el capital petrolero y financiero internacional.

 

..................................................................

Notas

[1] Primero de una serie de artículos en respuesta al discurso del Sr. Ramírez sobre EL MODELO DE EMPRESAS MIXTAS, ante la Asamblea Nacional, el 23 de marzo del 2006.

[2] Toda la información con los montos respectivos, incluyendo las láminas de apoyo están contenidas en las exposiciones de la Junta Directiva de PDVSA ante el capital petrolero en agosto del 2005. Asimismo en la página IIRSA.org, se encuentra las inversiones que hace y hará Venezuela dentro de la integración energética suramericana.

 

 

(*) Pablo Hernández

 





Imprimir Imprimir Enviar a un amigo Enviar
Arriba
Volver
Volver a página anterior
 
Regresar a Portada
Portada