www.soberania.org
 
Artículo
Caracas / Venezuela -
 


La nueva PDVSA rinde cuentas (y echa cuentos) - I
Pablo Hernández Parra* / Soberania.org - 20/10/06

El pasado 21 de junio la Junta Directiva de PDVSA, en varias publicaciones -entre ellas Panorama, Pág. 2-5-, publicó un informe sobre su gestión y resultados 2004. En dicho informe el Sr. Presidente de PDVSA presenta un mensaje con relación a dicha gestión que, al compararlo con los “Estados Consolidados de Resultados” expuestos en el mismo informe, arrojan un solo resultado: PDVSA no entrega cuentas. Sencillamente bajo el reinado del aritmético Mommer, la Junta Directiva de PDVSA no cubre ni siquiera la formalidad de todo balance financiero mediante el cual cero mata cero.



LAS CUENTAS DE PDVSA BAJO EL REINADO DEL  ARITMÉTICO SR. MOMMER

Según los informes públicos de PDVSA estos han sido sus estados consolidados de los años 2003 y 2004.

En estos informes públicos presentados por la Junta Directiva de PDVSA, las contradicciones e incongruencias  son las características dominantes. Veamos algunas de ella:


EL APORTE DE PDVSA A LA NACIÓN EN EL 2004

En el mensaje que el Sr. Ramírez, Presidente de PDVSA, presenta como introducción al informe, se establece con absoluta claridad que la contribución total de PDVSA a la nación fue de “16 mil 477 millones de dólares; es decir, 6 mil 443 dólares más que en el 2003” (“La nueva PDVSA rinde cuentas, Panorama, 21/6/06, Pág. 2-5). Al comparar estas cifras que da el Sr. Ramírez en su mensaje con las cifras que por los mismos conceptos están contenidas en los “Estados Consolidados de Resultados”, las contradicciones y manipulación de las cifras son realmente insólitas.


Según el Sr. Ramírez,si la contribución total de PDVSA a la nación fue de US$ 16.477 MM como se explica que en el Estado Consolidado de PDVSA de ese año, inserto en la misma página; ese aporte debió ser de US$ 20.551 MM.  Estas cifras, coinciden exactamente con los US$ 20.562 MM (más de US$ 11 MM por intereses minoritarios declarados a PDVSA) que según el Banco Central, ingresaron en el 2004 por concepto de exportaciones petroleras (ver BCV, El Universal, 5/5/05, Pág.2-1).  Ante esta manipulación de cifras, le hacemos al Poder Moral, vía Noticia Criminis, y en especial al “excelentísimo Sr. Contralor”, las siguientes preguntas:

  1. Si la Contribución Total a la Nación, según el informe del ministro, fue de 16.477 Millones de US$ incluyendo el pago de la Regalías, cómo se explica que en el “Estado Consolidado” de PDVSA de ese año, inserto en la misma página, se indica que el aporte total a la nación debió ser de 20.551 millones de US$.

  2. En Costos y Gastos se declara que se pagaron en Regalías y Otros Impuestos US$ 9.247 MM y luego como Ganancia Bruta (Ingresos menos Egresos) se presenta la cifra de US$ 11.304 MM.  Al sumar estas dos cifras, el resultado es US$ 20.551 MM.

Preguntamos:

    1. Dentro del Balance presentado: ¿de dónde salieron los 4.316 para el Desarrollo Social?.  ¿En qué partida se contabilizan esos egresos o gastos?.

Si sumamos Regalías y Otros Impuestos (incluidos en los Costos y Gastos) más los Gastos de Desarrollo Social, el ISLR, Ganancias Netas, etc. nos da la misma cifra.

La única partida dentro de los Costos y Gastos que permite cuadrar estas cuentas sería la de Costos de Operación. Al incluir en dicha partida los US$ 4.316 Millones como Gastos Sociales, dentro de los Gastos Operativos, la cuenta cuadraría perfectamente.

Pero nos preguntamos:

¿Cómo incluir US$ 4.316 MM de Gastos Sociales en los Costos de Operación?

¿Cómo explicar los US$ 1.242 MM, señalados en el Balance, como Gastos Sociales?

Primero:  ¿Dentro de los Estados Consolidados de Resultados, auditados por Alcaraz Cabrera Vásquez (KPMG / A. Andersen) [1] , dónde están los US$ 4.074 MM de aporte a la nación de PDVSA, que serían realmente US$ 4.085 MM según lo ingresado al Banco Central en el 2004?.

Segundo: ¿De dónde salieron los US$ 4.316 MM de aporte social de PDVSA en el 2004, según el Ministro Presidente? ¿En qué partida de egresos o gastos se contabilizó ese aporte social?

Tercero: La única partida dentro de costos y gastos que permite incluir esa cifra sería la de Costos de operación (US$ 13.432 MM), pero al incluir esa cantidad, cómo justifica PDVSA US$ 4.316 MM de aporte social como gasto de operación. Esto sencillamente se llamaría malversación, por decir poco.

Cuarto: Cómo explicaría PDVSA los US$ 1.242 MM que declara como gasto por desarrollo social, incluidos en las ganancias antes de gastos por desarrollo social, ISLR e intereses minoritarios. ¿Estos US$ 1.242 MM,  están incluidos en los US$ 4.316 MM de aporte social señalados por el Ministro Ramírez, o son otros?


En definitiva, la “Misión Milagro” [2] permite a PDVSA y a “San Rafael de la Campiña” no sólo que parezcan caídos del cielo US$ 4.316 MM, sin ningún tipo de soporte; pero, a su vez, la misma Misión le permite que desaparezcan por arte de magia US$ 4.074 MM.

Sin embargo, las manipulaciones no se quedan allí, sino que continúan. 

El Sr. Ramírez, declara que el dividendo de PDVSA en el 2004 fue de US$ 1.302 MM, al multiplicar esa cifra por Bs. 2.150, que es el cambio oficial del dólar, el dividendo a favor de la República Bolivariana de Venezuela, como única accionista, debió ser de Bs. 2 billones 799 mil millones con 300 mil; sin embargo, en el mismo informe PDVSA decreta un dividendo ordinario por Bs. 2.500.000.000.000 (dos billones quinientos mil millones de bolívares). De esta manera, "San Rafael" continúa con los milagros y hace desaparecer de un plumazo 300.000 millones de bolívares (unos US$ 139,2 MM).

A esta manipulación aritmética-financiera de las que el Sr. Mommer es un conocido artista, sería interesante que se nos indicara dónde está incluido este decreto de dividendo dentro de los Estados Consolidados de Resultados 2004.

Sigamos con los cuentos... perdón, "las cuentas".

De todos es conocido que entre los meses de diciembre del 2002 y enero del 2003, como producto de la insurrección desatada por el capital petrolero contra el gobierno de Chávez,  ocurrió en el país el sabotaje con destrucción y pérdidas en el seno de la industria petrolera. Refiriéndose a estas pérdidas, tanto el Presidente como el Sr. Ramírez no han dejado de repetir las “incalculables pérdidas que le produjo a PDVSA” esta insurrección.  El Sr. Ramírez, cuantificó este monto y en su celebre discurso del 25/5/05 ante la Asamblea Nacional, dijo que: “El sabotaje petrolero, hemos estimado con los cierres contables del año 2003, nos produjeron 14.430 MM$ en perdidas a PDVSA y la Nación(R. Ramírez, Plena Soberanía Petrolera, Caracas  25/5/05).

Qué dicen de estas pérdidas los estados financieros de PDVSA arriba citados: ¡ABSOLUTAMENTE NADA!

Si en los informes financieros del 2003-04 no son contabilizadas estas pérdidas -fruto del sabotaje (que significarían el 31% de los ingresos totales  de PDVSA en el 2003)-, así como tampoco las pérdidas por las compras y robo de combustible durante el paro -que varias auditorias de PDVSA determinaron en mil millonarias-, quiere decir, con absoluta claridad que en Venezuela y concretamente en PDVSA, no ocurrió tal sabotaje y daño a la industria.

En efecto, si deducimos de los costos y gastos  lo pagado por  compra de petróleo, regalía, depreciación, amortización etc., que efectivamente fueron hechos, según el informe de PDVSA:

Si restamos al total de costos y gastos de PDVSA en el 2003, las partidas anteriores efectivamente gastadas o incluidas en costos, quedan tan sólo US$ 9.671 MM [3] para producir, explorar, refinar, etc., toda la producción del 2003 que permitió a PDVSA obtener ingresos por US$ 46.589 MM.

Alegar que dentro de las compras de crudos y productos está incluido lo comprado en gasolina al exterior, como producto del sabotaje, por lo que parte de los US$ 14.430 MM de pérdidas están incluidos en los US$ 21.016 MM de dicha partida, es simplemente agarrarse de un clavo caliente.

La propia PDVSA, a través de Nelson Reyes [4] ,Director de Suministro y comercio de PDVSA, declaró que se gastaron solo US$ 540 MM en importar gasolina (ver PDVSA Informa, 13/3/03 “finalizó programa de importación de gasolina”).  Por lo tanto, aún incluyendo estos US$ 540 MM como parte de las pérdidas contables (lo cual financieramente es incorrecto), aún la Junta Directiva de PDVSA tendría que demostrar cómo se perdieron y, sobre todo, quiénes son los responsables de los US$ 13.890 MM restantes, que serían las perdidas contables de PDVSA durante la insurrección de la burguesía, según las acusaciones del propio ministro.

Nos preguntamos: ¿Por qué estas pérdidas, ni ninguna otra, aparecen reflejadas en los balances financieros que presenta PDVSA de los años 2002 y 2003? Según el informe de PDVSA, en el 2003, por deterioro de activos se señalan solo US$ 296 Millones y en el 2004 solo US$ 6 MM. [5]

Esta confesión de PDVSA, es un ejemplo grotesco y cínico de cómo se manipulan las cifras en PDVSA y la impunidad con que actúa el capital en el seno de PDVSA, donde sólo han cambiado los caballos de Troya.

PDVSA, según su Presidente, pierde US$ 14.430 MM y esta pérdida que significó casi la mitad del presupuesto nacional del 2003, no es contabilizado, ni reflejado en los balances financieros de PDVSA.

Este hecho, además de la estafa y engaño que significa, tiene una connotación política-jurídica que declara inocente a toda la meritocracia y el capital petrolero nacional e internacional que destruyó US$ 14.430 MM de la industria petrolera.  Financiera y contablemente, igual que la masacre de las bananeras de García Márquez, el sabotaje y destrucción de la industria petrolera nunca existió. Según el informe financiero de PDVSA la meritocracia golpista, los que sabotearon y destruyeron los activos de PDVSA, paralizaron la industria o sencillamente se robaron los bienes de PDVSA durante la insurrección, todos estos “delincuentes”, según las leyes burguesas del país, son declarados por la Junta Directiva de PDVSA de hecho y derecho, inocentes.

Por lo tanto, el Sr. Ramírez, debe responder ante el “Poder Moral”, por qué declara que se perdieron US$ 14.430 MM durante el sabotaje del 2002-03.  Una de dos, o el Sr. Ministro miente descaradamente -aquí no ocurrió tal sabotaje a PDVSA y sencillamente los 14.430 MM$ no se perdieron-, o la Junta Directiva de PDVSA es cómplice y encubridora de un verdadero “crimen a la nación” y traición a la Patria, frases que tanto le gusta repetir al Sr. Ramírez, por cuanto US$ 14.430 MM de pérdidas en el 2003, es una suma superior a todos los gastos y costos de PDVSA en el 2003.

Sería interesante que el Poder Moral, el Sr. Pedro Carreño y la Contraloría Social pudieran dar una explicación a estas dos cuentas que presenta PDVSA en un mismo informe; y especialmente exigirle a la firma Alcaraz Cabrera Vásquez que le explique al país cómo es que los Estados Financieros Consolidados de PDVSA, “presentan razonablemente en todos sus aspectos substanciales, la situación financiera”. Sería interesante oír y ver la explicación a estas incongruencias por parte de estos famosos contadores públicos.

Las incongruencias y contradicciones al comparar estas cifras, son tan evidentes, que sólo la impunidad y complicidad reinante en el país es lo que permite a la Junta Directiva de PDVSA presentar estas cuentas con la seguridad de que nadie reclamará  o descubrirá esta vulgaridad, por cuanto ellos cuentan con el apoyo del Presidente Chávez, como a cada momento lo declara el Sr. Ramirez, o como el propio presidente les ratifica ese apoyo cada vez que tiene oportunidad.

Amparados en el sostén que tienen del “Comandante en Jefe”, presentan unas cuentas que al analizarlas someramente solo podemos extraer una gran conclusión: PDVSA no presenta cuentas, sencillamente echa cuentos, llena de cifras y números un balance en el que -por donde se le mire- los números no cuadran bajo ninguna óptica.

Este descaro y cinismo con que actúa la directiva de PDVSA, y en general todos los que actualmente administran el tesoro público, miden la profundidad de la crisis que vive la nación, el grado de deterioro que ha llegado a la sociedad venezolana y, sobre todo, el poder que dictatorialmente ejerce el capital y la burguesía en todos los ordenes del país.

El capital privado nacional y extranjero es el único y verdadero dueño de PDVSA y la Junta Directiva de PDVSA,  no es más que su junta de administración que no tiene por qué rendirle cuentas a nadie.

Pdvsa, ni siquiera cubre la formalidad de todo  balance financiero; contrata a cualquier empresa contadora o comisario mercantil especialista en maquillaje financiero y presenta cualquier tipo de cuentas y balances, con la seguridad de que nadie va a objetar, ni analizar y menos cuestionar dicho balance. La Junta Directiva de PDVSA, sabe que cuenta con el apoyo irrestricto del Presidente de la República; a su vez, éste sabe perfectamente que los dólares que produce el petróleo son la única razón de su estabilidad política, por lo cual la alianza del poder entre burocracia pública y capital privado se consolida cada día más. El capital, tanto nacional como internacional, ha encontrado en Chávez y en el actual gobierno, el ideal de dominación al que aspiraba, cuando este logra la concentración y centralización de capital como la que ha logrado en el pais; y al cual le dedicaremos el segundo articulo de esta serie sobre las cuentas y cuentos de PDVSA, o cómo "San Rafael de la Campiña" se alzó con el santo y la limosna.

 

..................................................................

NOTAS

[1] Esta firma contadora fue liquidada a raíz de la famosa quiebra de ENRON cuyas cuentas fueron maquilladas por esta compañía, la cual era filial de KPMG, matriz de la firma que hace la auditoria externa de PDVSA. Como para levantar dudas y sospechas sobre este informe de PDVSA.
[2] No por la devolución de la vista, sino por la tierra en los ojos que nos echa el Sr. Ministro.  Benedicto, piensa canonizar este mismo año a Juan Pablo II, sin conocérsele ningún milagro al fallecido Papa.  Con este milagro de San Rafael de PDVSA, la iglesia tiene unos cuantos millones de milagros para canonizar en vida, a este ilustre santo, que produce el mayor de los milagros al que puede aspirar el capital;  Hacer aparecer y desaparecer el dinero por el arte de la aritmética del Sr. Mommer.
[3] Si restamos de los 41.739 millones de $ de los costos y gastos totales de PDVSA en el 2003 los 32.068 millones de $  de costos y gastos efectivamente hechos quedan 9.671 millones de $ para atender todo el resto de los costos y gastos operativos.
[4] Este Sr. Junto con Aires Barretos y otros sujetos, entre ellos militares, que aun permanecen en el seno de la industria fueron entre otros los autores del gran negocio de las compras de gasolina en el exterior, según se deducen de los documentos de PDVSA sobre el caso, que hicieran publico The Wall Street y El Universal. Como toda democracia para la burguesía, todos estos siniestros personajes incluyendo el hijo de un miembro importante de la junta directiva de la época, están en el exterior, o continúan en PDVSA esperando el pago de los intereses y no todo el peso de la ley como algunos podrían suponer.
[5] De los 3000 y mas millones que aparecen en los balances corresponden a  depreciación y amortización y no a las perdidas fruto del sabotaje.

 


 

(*) Pablo Hernández Parra / E-mail: phparra@yahoo.es

 





Imprimir Imprimir Enviar a un amigo Enviar
Arriba
Volver
Volver a página anterior
 
Regresar a Portada
Portada