www.soberania.org
 
Artículo
Caracas / Venezuela -
 


Constitución Bolivariana condena
al hambre a los venezolanos

Roberto Viera* / Soberania.org - 29/06/07

Igualación de las transnacionales con la empresa nacional

Artículo 301. El Estado se reserva el uso de la política comercial para defender las actividades económicas de las empresas  nacionales públicas y privadas. No se podrá otorgar a personas, empresas u organismos extranjeros regímenes más beneficioso que los establecidos para los nacionales. La inversión extranjera está sujeta a las mismas condiciones que la inversión nacional.

En su primera parte, hace uso de la redacción confusa e indeterminada que corresponde a los artículos que favorecen a la república. Dice en su primera frase: “El Estado se reserva el uso de la política comercial para defender las actividades económicas de las empresas nacionales públicas y privadas.” Es decir, cuando se habla de defender la industria nacional, se especifica como: ”se reserva el uso de la política comercial”. Pero si leemos la última oración de este artículo, cuando se refiere a las empresas transnacionales “inversión extranjera”, dice: “La inversión extranjera está sujeta a las mismas condiciones que la inversión nacional”, es decir, en una oración directa y simple, que no deja lugar a dudas: se equipara la inversión de las transnacionales con la inversión venezolana.

La inversión extranjera está constituida por empresas cuyo capital es mayor que todo el movimiento económico nacional. Empresas que  tienen  capacidad para competir con la industria nacional hasta destrozarla y hacerse dueños del mercado, y luego imponer sus precios y de esa manera saquear y descapitalizar al pueblo de Venezuela.

En este artículo la constitución ata de manos y pies a la industria nacional frente al bloque de poder de Estados Unidos y, como vemos para defender la industria nacional el Estado “se reserva el uso de la política comercial”, pero ¿qué política comercial se puede aplicar  para defender la industria nacional cuando se impide darle un trato diferente  al que se da  a la inversión extranjera?. Este es un clavo más en el ataúd a las esperanzas de progreso del pueblo venezolano.

En la segunda oración de este artículo dice: “No se podrá otorgar  a personas, empresas y organismos extranjeros regímenes más beneficiosos que los establecidos para los nacionales.” La redacción es sibilina. Lo único racional que se puede decir es que el Estado puede y debe dar regímenes más beneficiosos a la industria nacional. Más que ningún otro Estado, los países desarrollados dan trato preferencial a sus empresas.


Desnacionalización de PDVSA

Artículo 303. Por razones de soberanía económica, política y de estrategia nacional, el Estado conservará la totalidad de las acciones de PDVSA, S. A., o del ente creado para el manejo de la industria petrolera, exceptuando la de las filiales, asociaciones estratégicas, empresas y cualquier otra que se haya constituido o que se constituya como consecuencia del desarrollo de negocios de Petróleos de Venezuela, S. A.

Este artículo es el más torpe y directamente antinacional  de todos los artículos aquí enjuiciados. Exceptúa del control total accionario del Estado a las empresas filiales de PDVSA, y “a cualquier otra que se haya constituido o se constituya como consecuencia del desarrollo  de negocios de Petróleos de Veneruela.”

Con este artículo se elimina completamente la nacionalización del petróleo. La empresa nacional de petróleo queda convertida en un cascarón que incluye a empresas mayoritariamente transnacionales como sus filiales.

El artículo comienza por decir: “Por razones de soberanía económica, política y de estrategia nacional, el Estado conservará la totalidad de las acciones de Petróleos de Venezuela” para luego exceptuar de la soberanía económica, exceptuar de la soberanía política y quitarle el carácter estratégico a las filiales y cualquier otro negocio que haga PDVSA.

La redacción del artículo es pobre por cuanto mediatiza la propiedad del Estado sobre la industria petrolera limitándose al control accionario de una empresa sobre la que no se han definido atribuciones. Después de definir una defensa tan pobre de la industria petrolera, no se contenta con eso sino que dice que después se exceptúa cada parte de esa empresa del control accionario por el Estado.


Defensa nacional diferida

Artículo 302. El Estado se reserva, mediante la Ley Orgánica respectiva, y por razones de conveniencia nacional, la actividad petrolera y otras industrias, explotaciones, servicios y bienes de interés público y de carácter estratégico. El Estado promoverá la manufactura nacional de materias provenientes de la explotación de los recursos naturales no renovables, con el fin de asimilar, crear e innovar tecnologías, generar empleo y crecimiento económico, y crear riqueza y bienestar para el pueblo.

Artículo 300, 302, 304, 307 en estos artículos, se deja a una ley posterior la solución de los temas de los cuales trata. En particular el artículo 302, reserva al estado la actividad petrolera, pero dejando la realización de esta reserva a unaLey Orgánica. En la demanda de nulidad que hicimos ante el Tribunal Supremo de Justicia, se determina que la citada ley no sólo NO reserva al estado la actividad petrolera, sino que permite que las actividades de refinación y de comercialización de hidrocarburos sean hurtadas al Estado. También la Ley Orgánica de Hidrocarburos Gaseosos completamente contradice este artículo y permite que las actividades de extracción y comercialización del gas, internacional y doméstico, sean realizadas por las transnacionales. Aunque el artículo 302 dice que “El Estado promoverá la manufactura nacional de materias primas provenientes de la explotación de los recursos naturales no renovables…”, vemos que esto es cambiado en la Ley Orgánica respectiva. De la demanda de nulidad a la Ley Orgánica de Hidrocarburos introducida el 20 de enero del 2004 al Tribunal Supremo de Justicia, extraemos el siguiente párrafo:

“Si vemos el artículo 52, "se dará prioridad a los proyectos de industrialización de los hidrocarburos refinados que estimulen la formación de capital nacional”, mientras el mandato constitucional dice: promoverá, el artículo 52 dice estimulen. El mandato constitucional es degradado en la primera parte del artículo 52. Peor aún en la parte final de este artículo, condiciona la prioridad a que los hidrocarburos refinados sean competitivos en el mercado exterior. El mandato constitucional no pone condiciones a las industrias promovidas, por el mismo hecho de que puede haber varias motivaciones para sostener una industria, por ejemplo, una que genera mucho empleo puede ser poco competitiva en el mercado exterior, otra con fines militares no requiere que sus productos vayan al mercado y así otros casos.”

Con esta muestra, ya sabemos cual será el tipo de leyes que van a promulgar según lo establecido en los demás artículos que difieren a una ley posterior la definición de sus propósitos.

Un caso curioso de esto de diferir la fundamentación de las leyes se presentó cuando la mayor empresa transnacional del mundo: el Chase Manhattan Bank, aprovechando la disputa de derechos sucesorales de la familia del editor Miguel Ángel Capriles, compró una parte importante  de las acciones de la Electricidad de Caracas. A partir de allí logró apropiarse de la mayoría de las acciones de esta empresa. Un grupo de venezolanos introdujo una demanda contra esta apropiación de una empresa nacional tan importante por intereses foráneos. La demanda fue rechazada en el Tribunal Supremo de Justicia por no haberse formado las instituciones que se encargan de la Defensa Nacional.


Demagogia asequible

Artículo 299. El régimen socioeconómico de la República Bolivariana de Venezuela se fundamente en los principios de justicia social, democracia, eficiencia, libre competencia, protección de ambiente, productividad y solidaridad, a los fines de asegurar el desarrollo humano integral y una existencia digna y provechosa para la colectividad. El Estado, conjuntamente con la iniciativa privada, promoverá el desarrollo armónico de la economía nacional con el fin de generar fuentes de trabajo, alto valor agregado nacional, elevar el nivel de vida de la población y fortalecer la soberanía económica del país, garantizando la seguridad jurídica, solidez, dinamismo, sustentabilidad, permanencia y equidad del crecimiento de la economía, para lograr una justa distribución de la riqueza mediante una planificación estratégica democrática, participativa y de consulta abierta.

Los “principios” nombrados en este artículo son contradictorios unos con otros. La libre competencia es contradictoria con todos los demás principios, esto es, con la justicia social, la democracia, la eficiencia, la protección del ambiente la productividad y la solidaridad. En muchos de los intentos que se han hecho de reformar la sociedad, la justicia social y la solidaridad han resultado contradictorios con la eficiencia y la productividad. La protección del ambiente a menudo choca con la productividad y la eficiencia. Estos principios se pueden ver como un saco de gatos. Desde el punto de  vista de la lógica, en base a unos principios contradictorios se puede afirmar o negar cualquier cosa. Por ejemplo, si ponemos a Brasil o Argentina países donde hay algo de prensa independiente a competir libremente con China por inversiones extranjeras, una industria contaminante preferirá invertir en China, país donde no hay prensa que proteste por la contaminación y pueden bajar sus costos de producción al no hacer gastos ambientales. De esta manera cualquier iniciativa es válida o inválida a la vez. El logro de “alto valor agregado” es colocado como una demanda más de un conjunto de buenos propósitos y esta demanda no es continuada en el resto de los artículos de este capítulo.


Consolidación legal del subdesarrollo

Favorecimiento de la producción de materias primas en lugar de productos elaborados: Artículos 300, 301, 305, 306, 307, 308, 309, 310.

En estos artículos se especifica el tratamiento que el Estado debe dar a las distintas  áreas de la producción. Por ejemplo, en el artículo 305 dice: “El Estado promoverá la agricultura sustentable…”. En esta frase, se ordena al Estado promover la agricultura., es directa simple y clara. El artículo 306 también manda desde otro punto de vista la promoción de la agricultura, con  “...obras de infraestructura, insumos, créditos,  servicios de capacitación y asistencia técnica.”. El artículo 307, también toca otro aspecto de la producción agrícola y ordena al estado la eliminación del latifundio y las tierras ociosas, además da instrucciones, en una parte de este artículo y dice “El Estado velará por la ordenación sustentable de las tierras de vocación agrícola para asegurar su potencial agroalimentario.” El artículo 308 dice que el Estado protegerá la pequeña  y mediana industria y mas adelante “la empresa familiar, la microempresa y cualquier otra forma de asociación comunitaria…” El artículo 309 protege la industria popular y típica y el artículo 310 declara estratégicamente prioritario  al turismo.

En este articulado se privilegian las actividades de baja tecnología como la agricultura y el turismo y no se dice nada acerca de las empresas de alta tecnología. Con el turismo no se va a conseguir ningún desarrollo sustentable. También la agricultura es un 7% del parque productor y un 6% del producto interno bruto. Crisis cíclicas de hambre e indigencia. Caída en la enfermedad y la inmoralidad. Este es el resultado de vender materias primas y comprar productos elaborados.


¿Cuál es la verdad de todo esto?

En un artículo recientemente publicado en Socialismo o Barbarie [1] , se constata la falsificación de la historia económica del capitalismo. Esto es, que en muchos textos sobre economía,  se desconoce la precisa y consistente política de los Estados capitalistas y especialmente del Estado inglés y el Estado norteamericano, que se continúa hasta hoy por todos los medios posibles, legales e ilegales, pacíficos y violentos, de favorecer la producción y  exportación de productos elaborados y desestimular la exportación de materias primas.

Esta política inglesa comenzó en los años 1300 en que los ingleses se dan cuenta que mientras Inglaterra se empobrecía y exportaba lana, Flandes se enriquecía y exportaba telas de lana. De aquí surgen las primeras medidas de prohibir la exportación de lana y la importación de telas. En la publicación citada se plantea que con extrema claridad unos 400 años después continuó esta política:

“las políticas introducidas a partir de 1721 estaban deliberadamente dirigidas a promover las industrias manufactureras. Al presentar la nueva ley mediante el discurso real ante el Parlamento, Walpole declaró que «es evidente que nada contribuye tanto a la promoción del bienestar público como la exportación de productos manufacturados y la importación de materias primas extranjeras»

“En primer lugar, se redujeron los aranceles sobre las materias primas usadas en las manufacturas e incluso fueron eliminados del todo. En segundo lugar, se aumentaron las devoluciones de impuestos aduaneros a las materias primas importadas para fabricar manufacturas a ser exportadas. En tercer lugar, se abolieron los impuestos a la exportación de la mayor parte de las manufacturas. En cuarto lugar, se elevaron los aranceles a las importaciones de productos extranjeros manufacturados. En quinto lugar, se ampliaron los subsidios a la exportación (llamados entonces bounties, o sea «primas» u «obsequios») a mas productos, como los tejidos de seda y la pólvora, y se aumentaron los subsidios a la exportación de velas de navegación y azúcar refinado En sexto lugar, se introdujeron regulaciones para controlar la calidad de los productos manufacturados, especialmente los textiles, para que los fabricantes faltos de escrúpulos no dañaran la reputación de los productos británicos en los mercados extranjeros. Lo que es muy interesante es que estas políticas y los principios que las inspiraban eran misteriosamente similares a las aplicadas por países como Japón, Corea y Taiwan en la posguerra.”

Las políticas aplicadas por Inglaterra fueron copiadas por Francia, España, Rusia. España prohibía la implantación en América de industrias textiles y cualquier otra industria. De esta manera se ponía en vigencia la ecuación fundamental de la prosperidad:


Vender productos elaborados, comprar materias primas

Este conocimiento se hizo patente mundialmente por la observación que todos los países hicieron de la práctica económica inglesa. Richelieu y Colbert en Francia trajeron de China y perfeccionaron el proceso de la seda, mediante la creación de talleres estatales. Los países se disputaban los hombres de genio. Esta premisa ha sido la guía de la política de todos los países del mundo. También Estados Unidos y los nuevos países independientes de América aplicaban esta premisa. En los últimos tiempos esto se ha denominado Intercambio Desigual.

La falsificación de la historia del capitalismo comienza con Adam Smith y D. Ricardo. Estos vociferadores de la bolsa de valores, aprendieron una técnica usada en su época que consistía en hacer pirámides económicas por acciones y de diversa índole. Una de estas pirámides consistió en vender bonos sobre valores en Argentina, aún cuando para esa época Argentina aún era colonia de España. Se cuenta que hasta las mujeres de servicio de Inglaterra compraban esos bonos. Esa técnica consiste de vociferar la mentira y a partir de allí obtener jugosas ganancias convenciendo a la gente por mimetismo o copia de hacer lo que hacen los demás.  Esto ocurría hasta que la pirámide no conseguía nuevos adeptos y quedaba arruinado todo el mundo. Cuando Adam Smith empieza a vociferar sobre la libertad de comercio, la técnica de manipular a las personas ya estaba perfeccionada.

De esta manera aún cuando Inglaterra continuaba su política de favorecer el crecimiento de la industria, impidiendo la importación de productos elaborados, Adam Smith empieza proclamar la “libertad de comercio”. Esta libertad nunca fue practicada por Inglaterra y es una vociferación para captar incautos. En varios países se instalan vociferadores a favor de la libertad de comercio, es decir, comprarle a Inglaterra productos elaborados y venderle a Inglaterra materia prima. De esta manera el Estado inglés logra que muchos países abrieran sus fronteras a los productos ingleses. Esto causó en esos países la precipitación en la miseria. En América hispana, en Francia, en España ocurrieron tremendos episodios de hambre, convulsiones sociales y desesperación general. Cinco años antes de la Revolución Francesa se firmó un tratado de libre comercio entre Francia e Inglaterra.

De esta manera quedó cincelada en la historia de los pueblos la necesidad  cierta de luchar por tener en sus fronteras procesos de alta tecnología y elaboración, y no ser solo una fuente de materias primas para otros.

Cuba ha sido un ejemplo para el Sr. Chávez en la elaboración de la Constitución Bolivariana. Para Chávez en Cuba se vive el mar de la felicidad, sin embargo,  para poder obtener superávit en el turismo, el gobierno cubano tiene que recurrir a cobrarle a los turistas en dólares y pagarles a los trabajadores cubanos en pesos devaluados. Adicionalmente el turismo, ha llevado al desarrollo de la prostitución en Cuba y a que miles de jineteras pululen por La Habana. Así, el régimen que se llena la boca con la palabra moral sobreviva en una suerte de proxenetismo. La única victoria económica de la mugrosa dictadura del Sr. Fidel Castro, la logró en la biotecnología y la producción de medicinas de alto nivel técnico.

En este contexto mundial, la constitución bolivariana enfatiza en la agricultura, el turismo, la artesanía típica y la pequeña y mediana industria. Es decir, se pone el acento en las áreas productivas de menor elaboración, se pone el mayor énfasis en la producción de materias primas, mientras que la alta tecnología nacional tiene que luchar con sus competidores, es decir, la inversión extranjera sin que el Estado esté obligado  a intervenir.

De esta manera la Constitución Bolivariana de la República Bolivariana de Venezuela condena a los habitantes Bolivarianos y Bolivarianas de Venezuela al hambre, la desmoralización, las enfermedades y todos los males que trae la indigencia
.

 

....................................................................

Nota:

[1] Link: http://www.socialismo-o-barbarie.org/calamidades_capitalistas/041107_historia_libre_comercio.pdf



(*) Roberto Viera - Email: directoyconcreto@yahoo.com / web: http://www.sobrevive.i8.com/




Imprimir Imprimir Enviar a un amigo Enviar
Arriba
Volver
Volver a página anterior
 
Regresar a Portada
Portada
 
Contacto: soberania.org@gmail.com