www.soberania.org
 
Artículo
Caracas / Venezuela -
 


La Jornada de trabajo
Gilberto Zerpa* / Soberania.org - 24/08/07

Tal como se puede observar a continuación, el día 04 de agosto de 2006 a las 14:05 horas (1), (2), (3) mis abogados introdujeron ante la Presidencia de la Asamblea Nacional mi propuesta de cómo el Gobierno Nacional podía resolver el mayor flagelo que padece el país, como lo es EL DESEMPLEO, madre de la gran mayoría de los vicios y otros flagelos que padece actualmente la República.

Antes, el día 14 de julio del mismo año, Las Verdades de Miguel recogía mis comentarios sobre este plan que ha tenido el respaldo de mucha gente en el oriente del país y por esos tiempo también lo divulgó el Diario de Sucre, publicado en el estado del mismo nombre.

 


Traigo a colación esta materia que sin duda es de interés nacional, porque de una u otra forma ha sido tomada en cuenta por el ex candidato presidencial, Ing. Eudes Vera (4); y ahora, por el Presidente Hugo Chávez, en un discurso reciente y con mayor formalidad, en su propuesta de reforma de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela de 1999, y por supuesto por su impacto sobre Venezuela y el Mundo.


Historia

Una de las tendencias más claras ha sido la reducción gradual, pero continua, de las horas de trabajo, al menos es lo que se desprende del análisis desde el año 1890 hasta 1960, marcando una reducción de la jornada en 1890 desde sesenta horas en una semana de trabajo en la industria, hasta una semana de cuarenta horas en 1956. Posteriormente, lo que ha ocurrido refleja un mantenimiento de la jornada, manteniéndose la presión por la parte laboral a seguir la disminución y por el contrario, a mantener la jornada en donde está, por parte del empresariado tanto público como privado. El resultado real refleja quien ha ganado la batalla, por ahora (5).


La reducción lograda no fue voluntaria por parte de los empresarios, sino que se vieron obligados a aceptarla a través de negociaciones colectivas y de una legislación patrocinada por los sindicatos. Por lo general, los empresarios argüían que una reducción en las horas de trabajo llevaría a sus industrias a la ruina al reducir la producción semanal sin un cambio en los salarios durante este mismo periodo. Sin embargo, a nivel mundial, después de la reducción, el producto por hora-hombre generalmente aumentó lo suficiente para que la producción total se mantuviera en los niveles anteriores.

El desempleo estará presente en el funcionamiento de las economías siempre por alguna de las siguientes causas (6):

    • Ciclos económicos

    • Insuficiencia de capital.

    • Salarios reales superiores al nivel de equilibrio.

    • Desajustes persistentes entre demanda y oferta de trabajo.

Los estratos sociales que reciben el mayor efecto perverso del desempleo son los jóvenes, por su incidencia en su autoestima y en su temprana necesidad de realización personal, que aunado a la potencialidad propia de la juventud, termina encuadrando a la persona en el dilema de: “puedo hacer mucho y no logro hacer nada”.

El proceso de transición para los jóvenes, incluido el desempleo juvenil, está afectado por las tendencias del mercado laboral en general: la gran informalidad del mercado laboral; la creciente brecha entre calificaciones y salarios entre trabajadores del sector formal-informal; y, la reducción de la productividad y los ingresos de los trabajadores informales, que se mueven en forma precaria hacia la línea de la pobreza (7).

Han surgido novedades más alentadoras con respecto a la oferta de mano de obra. Los jóvenes, como porcentaje de la población trabajadora han disminuido en todos los países de la región, salvo en Argentina, Bolivia y Uruguay. Junto con esta restricción del mercado desde el punto de vista de la oferta, los jóvenes están mejor preparados, habiendo aumentado las tasas de educación superior en todos los países de la región, pese a que persisten grandes brechas entre los niveles educativos de los jóvenes. En la mayoría de los países existen altas concentraciones de jóvenes que no han terminado la escuela secundaria. De 75 % a 80 % de la población de jóvenes adultos tienen educación secundaria incompleta. (8)

En Venezuela, el porcentaje de jóvenes urbanos en el total de la población económicamente activa, es decir, jóvenes entre 15 y 24 años de edad, ha estado entre 22 y 23 % desde 1990 hasta 1997; y, la tasa de desempleo juvenil con relación a la tasa de desempleo total de jóvenes urbanos entre 15 y 24 años de edad se ha ubicado desde 1990 hasta 1997, alrededor de 1,8 (9).



Como desocupados e inactivos fueron registrados, en julio de 2007, más de 3 millones de jóvenes en Venezuela, lo que significa que la situación sigue siendo aún muy grave para la juventud (10).



El desempleo juvenil casi duplica el promedio general del país. Las cifras del Instituto Nacional de Estadística (INE) correspondientes al mes de junio de 2007 resaltan que la tasa de desocupación de las personas con edades comprendidas entre 15 y 24 años fue de 15,3%.

Aunque el porcentaje de los jóvenes desempleados ha disminuido con respecto al 18,5% que se registraba hace un año, todavía resulta un nivel elevado de desocupación, más aún tomando en cuenta que la tasa general de desempleo se situó en 8,3% al cierre del mes de junio 2007. Según los datos que maneja el INE, la desocupación juvenil afecta a un total de 345.529 personas, mientras que hace un año los afectados superaban las 400.000 personas.

Del total de jóvenes que no logra conseguir un puesto de trabajo, un total de 68.543 personas buscaron empleo por primera vez y no tuvieron éxito, de acuerdo a lo que indican las cifras que maneja el ente gubernamental. En contraposición, el número de jóvenes que cuenta con un empleo asciende a 1.913.715 personas, lo que se traduce en 84,7% de la masa laboral venezolana.

El propio Banco Central de Venezuela (BCV) en su Informe Económico 2006 reconoció que las personas con edades comprendidas entre 15 y 24 años son precisamente quienes mantienen las peores posibilidades a la hora de encontrar un puesto de trabajo. El sostenido crecimiento de la economía venezolana, que se ha mantenido durante 14 trimestres consecutivos, no ha permeado en mayores posibilidades laborales para los jóvenes, aunque sí ha logrado beneficiar al resto de los grupos etarios.


Menos mercado

Para el ente emisor, la situación que atraviesan las personas que tienen entre 15 y 24 años de edad responde a una baja generación de empleos dirigidos al mercado juvenil. De acuerdo al informe, en el transcurso del año pasado se crearon apenas 31.116 puestos de trabajo dirigidos a este grupo de personas, lo que tradujo en una décima parte de los empleos que generó la economía venezolana durante el año 2006.

Ni la baja que ha mostrado la tasa de desempleo en los últimos meses, ni el incremento en la tasa de inactividad han permitido disminuir el nivel de desocupación que se observa en este grupo de la masa laboral.

El espacio donde los jóvenes mandan, sin ninguna duda, es en la población inactiva, donde quedaron representados por 2.947.719 personas entre 15 y 24 años de edad, de acuerdo a los datos del INE al cierre del mes de junio 2007. Desde el Gobierno aseguran que el ascenso del número de inactivos se centra en el crecimiento económico y en la existencia de las misiones sociales.


Altas tasas de desempleo

Durante los últimos años, Venezuela ha presentado altas tasas de desempleo, éstas han oscilado entre 12,8 en 2001 y 16,8 en 2003. Lo anterior no escapa de la crisis en el sector empleador, que ha sido una característica de los países latinoamericanos en los últimos años, donde para finales del año 2002 alrededor del 50 % de la población ocupada se encontraba en empleos precarios o informales. Adicional a esto hay que tomar en cuenta la inestabilidad política de la región, incluyendo a Venezuela (11).

El mercado de trabajo en Venezuela muestra un comportamiento bastante anómalo o deficiente, caracterizado por un crecimiento constante de las tasas de desempleo a partir de la implantación de políticas de ajuste macroeconómico como la generación de ahorro interno a través de la devaluación del tipo de cambio y las políticas de restricción monetaria encaminadas a controlar la inflación.  En el siguiente cuadro se muestran los principales indicadores del mercado laboral en Venezuela para los años 2001, 2002 y 2003:


Los indicadores de la tabla muestran el deterioro cualitativo y cuantitativo del mercado laboral, con un aumento sostenido en la tasa de desempleo y en la tasa de informalidad. En Venezuela se considera trabajo informal el que se realiza por cuenta propia o en empresas con 5 o menos trabajadores.

La Población de Venezuela se encuentra distribuida de manera heterogénea en la geografía del país, así tenemos altas concentraciones poblacionales en los estados centrales, caracterizados por tener un territorio montañoso y costas con el mar Caribe. En la tabla siguiente se muestra la distribución poblacional y las cifras correspondientes al total de ocupados en cada uno de los estados de Venezuela para los dos semestres del año 2003. El estado Zulia es el que concentra el mayor número de habitantes, y el estado Amazonas el que menos habitantes tiene.


En la tabla precedente se presentan las cifras correspondientes al total de ocupados para cada uno de estos estados, para los dos semestres del año 2003. En el cuadro se observa que tres estados concentran más de un tercio de la población total y de la población ocupada, mientras que dos estados: Amazonas y Delta Amacuro no llegan al 1% de la población ocupada.

Los estados con menor crecimiento poblacional se agrupan hacia el oriente del país y centro occidente del país.

Los resultados de la estimación del modelo de interdependencia regional (11), permiten extraer como conclusiones importantes las siguientes:

1.- La población de Venezuela tiende a concentrarse en la región centro norte costera del país, en los estados que se encuentran más cerca de Caracas (capital de Venezuela).

2.- El nivel de actividad económica influyó en el crecimiento de la población, actuando como factor de movilidad urbana (*).

3.- Un factor importante en la generación de empleo  lo constituye el capital humano o el acceso a la educación por parte de la población.

4.- Es posible que se dé un efecto desbordamiento en las infraestructuras públicas y el nivel de actividad económica.

5.- El empleo es una variable exógena a la movilidad de la población, pero la población no es exógena al empleo.

(*): Como se desprende del accionar de los partidos políticos durante los últimos 50 años, estos privilegiaron la actividad económica en la costa y en los estados andinos; por otro lado, la actividad petrolera sesgó el desarrollo hacia centros específicos del oriente y del estado Zulia; y la actividad minera hizo otro tanto hacia la región de Guayana. El eje Orinoco – Apure quedó reducido a las penumbras del olvido.


Evidentemente se provocó un éxodo masivo de la población desde las provincias hacia las regiones privilegiadas por el desarrollo, trayendo como consecuencia el despoblamiento del eje Orinoco – Apure hasta una densidad poblacional de 5 hab/Km2.

Volviendo sobre el tema de la juventud, es de una importancia feroz lo que he tratado acerca de la juventud entre 15 y 24 años y su “suerte” frente a la posibilidad de obtener empleo, porque cuando correlacionamos esta situación con el efecto expoliador de la delincuencia sobre la juventud como se puede observar en la siguiente gráfica, (12) no nos queda otra reacción que la de un corazón compungido, adolorido ante esta calamidad como consecuencia de la falta de políticas públicas coherentes que deben ser definidas por el Gobierno Nacional, y es que al ver los resultados que se revelan en la siguiente gráfica  y superponerlos con la materia ya tratada, no puede ser otra la reacción: NOS ESTAN MATANDO A LA JUVENTUD MAS INDEFENSA, LA QUE ESTADISTICAMENTE ESTA MAS DESFAVORECIDA EN LA HORA DE BUSCAR TRABAJO y la que viene a ser la generación de relevo:




Pareciera que le es más importante al Gobierno Nacional regodearse sobre sí mismo, así esté cometiendo errores tan garrafales como el que al fin reconoció a regañadientes, como lo es el caso de la construcción del gasoducto del sur; y el otro, la eliminación de la Orimulsión para trabajar a favor del imperio que tanto detesta.

Y valga esta acotación porque al presidente Chávez, a través de su Asamblea Nacional, se le planteó un proyecto muy bien analizado para resolver el desempleo y sus coletazos y no fue atendido debidamente. Sobre este asunto podemos señalar lo siguiente:

1.- ¿Se está haciendo este planteamiento con el fin de que el mismo sirva de gancho para promover el voto favorable a la reforma?

2. Se está planteando la reducción a seis horas, lo que desde ya considero como otra equivocación del gobierno por cuanto presenta los siguientes efectos negativos:

a.- De laborar la empresa en seis horas, pierde dos horas de productividad al comparar con el modelo actual de ocho horas.

b.- La empresa tiene dos opciones para establecer los turnos. Podría escoger entre uno de seis horas y otro de dos horas para completar ocho horas; o, dos, tres o cuatro de seis horas.

En el primer caso la empresa deberá enfrentarse a una situación laboral de desigualdades, en donde los trabajadores en el turno de dos horas serían menos favorecidos, y tenderían a realizar piruetas laborales con el objeto de ponerle la mano a los puestos equivalentes de seis horas; además, que al estar la empresa sola, deberá realizar desembolsos adicionales. Si escoge la segunda posibilidad, no tendrá una situación de desigualdades laborales, pero deberá resolver el desembolso que debe hacer por sí misma para cubrir los otros turnos, lo que no luce probable por la inestabilidad política que vive el país, la alta liquidez como circulante que ha promovido el gobierno a través de un desarrollo social “incontrolable” y que no termina de arrojar sus frutos, pero que a la vez  promueve una mayor demanda, y simultáneamente los insumos, la gran mayoría importados, que utilizan las empresas aumentan de precio por la elevación de la conversión de la moneda, pero al mismo tiempo se mantienen los precios congelados. Esto reduce la situación a que las empresas se aproximen a una condición de cierre anunciado porque cuesta pensar que en esas condiciones alguien se arriesgue a invertir.

c.- En el supuesto que las empresas no estuviesen sometidas a la posibilidad de cierre, estas la resolverían con el incremento de los precios y/o el despido de los trabajadores en la medida que lo requiera para poder soportar el peso del mecanismo.

d.- Si la empresa labora ocho horas diarias, y tiene que hacerlo por un lapso mayor, se expone a un mayor desgaste de sus equipos, herramientas, etc., etc., lo que generaría un mayor costo de mantenimiento, una mayor frecuencia de reemplazo de equipos y una sobreproducción que no resulta fácil para el país colocar en el extranjero, porque para ello debimos haber tenido una experiencia como exportador que nos de las credenciales para el aseguramiento de la calidad y el buen nombre. Hasta ahora somos expertos como importadores.

e.- Nos estamos exponiendo a que nuestros trabajadores en vez de gozar de una jornada justa, se queden sin trabajo porque las empresas serían empujadas al cierre. ¿Será que es ese, uno de los objetivos por aquello de acabar con la IV República? ¿Nos estamos dando cuenta que también nos llevaríamos en los cachos a los trabajadores?

f.- Basados en el concepto de la UNION  para alcanzar el éxito, se debería UNIR el esfuerzo del gobierno con el de las empresas privadas, a objeto de aliviar las cargas de uno y de otro. Recuérdese que por mandato constitucional, el Estado venezolano está obligado a ofrecer trabajo digno a los venezolanos, y si no cuenta con una infraestructura para hacerlo deberá invertir una inmensa suma de dinero, lo que se ahorraría el Estado al valerse de la infraestructura existente de la empresa privada, partiendo por la mitad la jornada de ocho horas y creando turnos de cuatro horas, pero dentro del mismo lapso de ocho horas. La productividad va a aumentar y por lo tanto la utilidad de la empresa, por lo que el dinero invertido por el Estado para crear nuevas fuentes de empleo dentro de las estructuras existentes, sería devuelto por la vía del Impuesto Sobre la Renta. Sería en cierto modo un préstamo a la sociedad con cero interés, que sería pagado por las empresas. Lo que las empresas no puedan cubrir deberá ser considerado como el costo público que debe pagar el Estado para garantizar las fuentes de empleo que señala la Constitución.


Ahora bien, si tenemos el doble de puestos de trabajo, se acaba con el desempleo, las gentes pueden prepararse mejor porque habría tiempo para hacerlo y por lo tanto disminuiría notoriamente el número de personas ociosas. Recordando aquello de que “El ocio es la madre de todos los vicios” estaríamos alejando de la delincuencia a la gran mayoría de los venezolanos. Asimismo, al proporcionar fuentes de empleo remunerado le estamos dando la posibilidad real a la familia venezolana de llevar el pan a la mesa y por lo tanto, los niveles de desnutrición serán menores.

Todo ello contribuirá notablemente a reforzar a la familia venezolana y a impedir su desmantelamiento, cosa que hasta la fecha ha provocado la promiscuidad, la niñez abandonada, la drogadicción, la prostitución, etc. De seguidas todas estas acciones contribuirían a disminuir la presión sobre los servicios públicos y por lo tanto habrá un menor déficit fiscal. Esto generará una disminución de la inflación y un posicionamiento de la moneda mucho mejor. Ganará todo el mundo.


Pero no ganaremos nada en un país de sordos, en donde la gran mayoría de los venezolanos no servimos para nada, a los ojos de quienes toman las decisiones, excepto para avalar lo que le interesa a una reducida macolla que se soporta en la soberanía de un pueblo con hambre.

 

.........................................................

Bibliografía

[1] Zerpa  R., Gilberto, Resolviendo el desempleo, documento entregado el 04-08-2006 a la Presidencia de la Asamblea Nacional de la República Bolivariana de Venezuela.
[2] http://www.soberania.org/Articulos/articulo_2431.htm
[3] http://www.soberania.org/Articulos/articulo_2386.htm
[4] http://www.soberania.org/Articulos/articulo_2501.htm
[5] Reynolds, Lloyd g., Economía laboral y relaciones de trabajo. Primera Edición en español. Fondo de Cultura Económica, México, Buenos Aires, 1964.
[6] Mario D. Velásquez Pinto, SEGUROS DE DESEMPLEO, PROASEC Consultores Ltda., 2004.
[7] http://www.grade.org.pe/eventos/seminario_empleo/notes/policy%20note_jovenes.pdf
[8] Duryea, Suzanne and Szekely, Miguel, 1998, “Labor Markets in Latin America: A Supply-Side  Story”, IDB Working Paper Series 374, Washington, D.C.
[9] Fuente: CEPAL, sobre la base de tabulaciones especiales de datos de encuestas de hogares realizadas en todo el país.
[10] http://venezuelareal.zoomblog.com/archivo/2007/07/19/desempleo-juvenil-se-ubico-en-153-el-m.html
[11] López, Ana María, Navarro Exaú, Características espaciales de la población y el empleo en Venezuela, IX Reunión de Economía Mundial, Universidad Autónoma de Madrid, Madrid, abril 2007.
[12] Estudio elaborado por la Alcaldía de Chacao para Plan 180°

 

 

Artículos del autor:

Resolviendo el desempleo
Gilberto Zerpa* / Soberania.org - 21/07/06

¿Por qué hace falta la Orimulsión?
Gilberto Zerpa* / Soberania.org - 05/02/07

El Carbón, nuestro sepulturero
Gilberto Zerpa* / Soberania.org - 27/09/06

El Carbón y la Orimulsión
Gilberto Zerpa* / Soberania.org - 30/09/05

Más artículos...

 




(*) Gilberto Zerpa - Email: gilbertozerparojas@yahoo.com

 

 

 


Imprimir Imprimir Enviar a un amigo Enviar
Arriba
Volver
Volver a página anterior
 
Regresar a Portada
Portada
 
Contacto: soberania.org@gmail.com