www.soberania.info
 
Artículo
Caracas / Venezuela - Sábado 12/07/03
 


¿Qué es el Zionismo?
Jews Against Zionism* - 11/07/03

Movimiento político cuya meta fue el regreso de los Judíos a Eretz Yisrael, o Zion, sinónimo Judío para Jerusalén y la Tierra de Israel.

Los Zionistas no representan a los judíos

Desde el inicio del Estado Zionista y particularmente en los años recientes, se ha creado la impresión en el mundo de que hay alguna conexión entre el Estado, el cual falsamente se llama a si mismo Israel, y el Pueblo Judío como un todo. Por lo tanto, nosotros que continuamos manteniendo la tradición inmutable del Pueblo Judío encontramos que es apropiado aclarar nuevamente los siguientes puntos:

*Un judío es quien permanece fiel a las leyes de la religión Judía, eso es la Sagrada Torah y sus mandamientos.

*El Pueblo Judío llegó a ser un Pueblo antes de que tuvieran su propia tierra, y también continuaron existiendo como un pueblo después de que se fueron al exilio, porque nuestra propia y única condición para ser un Pueblo esta basada exclusivamente en la Torah.

*La Tierra Sagrada fue dada al Pueblo Judío con la condición de que ellos observaran la Torah y sus mandamientos. Cuando fracasaron en hacer esto, su soberanía sobre la tierra les fue quitada y fueron enviados al exilio. Desde ese tiempo, se nos ha prohibido por la Torah, con una muy grave sanción, establecer una soberanía Judía independiente en Tierra Sagrada o en cualquier lugar del mundo. Además, nos obligados a ser leales a las naciones bajo cuya protección vivimos.

*El pueblo Judío está agradecido de todas aquellas naciones misericordiosas que les han permitido observar sin perturbación la Torah y los mandamientos.

*Desde tiempos ancestrales, las relaciones entre los Judíos y los Pueblos Islámicos siempre han sido de paz y hermandad, y la amistad siempre ha reinado entre ellos. La prueba de esto es el hecho de que por siglos, en todas las tierras Arábigas, cientos de miles de Judíos vivieron con honor y en medio de mutua estima.

*Los Judíos a través de todas las generaciones anhelaron la gracia del suelo sagrado de la Tierra Santa y vivir allí. Sin embargo, su único propósito era satisfacer los mandamientos en la tierra y absorber Su divinidad. Nunca, prohibido por Dios, tuvieron alguna intención nacionalista o soberana cualesquiera sea como se menciono antes: esta prohibido para nosotros. Ciertamente, también aquí en la Tierra Sagrada, nuestros padres vivieron en amistosa armonía con los residentes Palestinos de la tierra, ayudándose unos a otros, para beneficio mutuo.

*Hasta casi doscientos años atrás, la vasta mayoría de los Judíos observaba la Torah y los mandamientos en su totalidad. Los líderes Judíos eran eruditos de la Torah, dirigían al pueblo de acuerdo a la Torah. Eran ciudadanos reales en las naciones anfitrionas, donde vivían, y respetaban las leyes locales. Rezaban por el bienestar de sus respectivos gobiernos. Para nuestra pena, en ese tiempo un pequeño numero de Judíos lentamente dejaron la observación de la Torah y los mandamientos. Junto con esto, comenzaron a burlarse del liderazgo espiritual de su Pueblo. Esta asimilación fue la base sobre la cual, cien años atrás, la ideología del Zionismo nació. Sus fundadores eran Judíos cambiados que habían abandonado la Torah.

*Inmediatamente a la fundación del movimiento Zionista, masas de Judíos bajo el liderazgo de sus Rabinos, lanzaron una dura batalla en contra del Zionismo. Su ataque no solo estaba dirigido a la idea de la no-religión Zionista, sino que además, principalmente a su oposición al camino ordenado por la Torah que el Pueblo Judío debe seguir en el exilio. Como tal, los Zionistas incitaron a las naciones del mundo, demandando soberanía política sobre Tierra Santa, permaneciendo mientras tanto indiferentes al resentimiento que esto levantaría en la Palestina Árabe, la tierra de los habitantes originarios. Como se estableció, los lideres Ortodoxos del Pueblo Judío se opusieron vehementemente al movimiento con toda la fuerza.

*Los Zionistas rehusaron escuchar a los Rabinos y la autoridad de la Torah. Persistieron en sus tendencias hasta que tuvieron éxito en influenciar al gobierno Británico para que publicara la Declaración de Balfour concerniente al "establecimiento de una residencia nacional para los Judíos en la tierra de Israel. " Para nuestro pesar, desde ese momento empezó el deterioro de las buenas relaciones entre los Judíos y los habitantes Árabes de la tierra. Esto ocurrió porque el Pueblo Árabe entendió que los Zionistas deseaban tomar posesión de las reglas que los gobernaban. En suma, el Pueblo Árabe tenia sospechas de que el Pueblo Judío deseaba tomar el control del Monte Templo y otros sitios similares.

Como resultado, las cosas empeoraron.

Los lideres Judíos de aquel tiempo vieron como apropiado clarificar ante los lideres Árabes que los verdaderos Judíos seguidores de la Torah no tenían deseos de ninguna soberanía, y que nuestro deseo era continuar viviendo en paz con los Árabes, como siempre lo habíamos hecho. El líder de la comunidad Judíaa temerosa de Dios de aquella época, el Rabino Yoseph Chaim Zonnenfeld, organizó una delegación el 24 de Julio, la cual visito al Rey Hussein y a sus hijos, Faisal Rey de Irak y el Amir Abdullah, para presentarles lúcidamente la posición de la comunidad Judía. La delegación Judía clarificó inequívocamente que el Pueblo Judío del Torah esta totalmente opuesto a la soberanía Zionista sobre la Tierra Santa. Es valioso hacer notar que la delegación fue recibida con gran honor. Incluso se les aseguro que todas las tierras Árabes estaban completamente abiertas a los Judíos, sin embargo, con la condición de que los Judíos no demandaran derechos políticos. Esta condición también se aplicó a Tierra Santa. Uno de los miembros de la delegación Judía, el Profesor Yisroel Yaakov De Haan, pagó con su vida por su participación.

El Pueblo Judío de la Torah protesta en cada oportunidad en contra del poder Zionista sobre Tierra Santa y la rebelión Zionista contra las naciones vecinas. El Pueblo Judío de la Torah ha condenado la opresión Zionista de los Palestinos, los habitantes originarios de la tierra, que han sido expulsados de sus hogares y sus propiedades. Los bárbaros y violentos hechos de los Zionistas son absolutamente anti éticos a la esencia del Pueblo Judío.

Incluso el Pueblo Judío de la Torah nunca ha reconocido al estado Zionista. Desde que los Zionistas tuvieron éxito en establecer su estado, el Pueblo Judío continuamente ha anunciado al mundo, que los Zionistas no representan al Pueblo Judío, y que el nombre "Israel" que usan es una falsificación. Como ha sido establecido antes, esta prohibido para nosotros por la Torah, rebelarse en contra las naciones y toda soberanía por nosotros esta prohibida. Además, esperamos que los días en que todo el mundo reconocerá la soberanía del Creador y las palabras del profeta Isaías aun serán satisfactorias: "Y transformaran sus espadas en arados y sus lanzas en podadoras. Ninguna nación elevara su espada en contra otro, ni aprenderán sobre guerra nunca mas."

Los Judíos Ortodoxos Anti-Zionistas ha rehusado hasta hoy tomar cualquiera de los fondos del régimen Zionista, ya sea para sus instituciones educacionales, sinagogas u otros beneficios. Obviamente, no participan en la elecciones Zionistas, ya sea para el 'Knesset' (el parlamento unicameral de Israel) o la municipalidad. No somos parte de su ejército, e incluso evitamos hablar en el lenguaje Hebreo que los Zionistas inventaron (incidentalmente, este no es el santo y verdadero lenguaje Hebreo en el cual fue escrita la Biblia.) Todo esto se hace porque el Pueblo Judío de la Torah no reconoce el régimen Zionista, el cual esta en contra del Torah y en contra de la humanidad.

Últimamente, una vez más la pregunta se ha elevado concerniente al Monte del Templo y la soberanía sobre él. Así, queremos establecer inequívocamente:

a) En nuestra época, existe una severa prohibición de la Torah, para cualquier Judío poner un pie sobre alguna parte del área del Monte Templo.

b) El Pueblo Judío no puede demandar ni tan siquiera algo de soberanía sobre este sitio sagrado, el cual está bajo la autoridad Palestina, ni sobre cualquier otro sitio sagrado. Una vez le preguntaron al Rabinoi Zonenfeld, "¿Es verdad que el Rabino prefiere un gobierno no-Judío sobre toda la Tierra Santa?." El Rabinoi Zonenfeld respondió, "si el Rey Hussein gobernara sobre Palestina, la santidad de la Tierra Sagrada no sería disminuida por igualar en algún grado a la Iota (la novena letra del alfabeto Griego)." Ansiosamente esperamos el gran día de Dios, cuando Él haga retornar Su Divina Presencia a Zion, restaurando la ciudad sagrada a su santidad y gloria inicial como en los días antiguos, para que sea una luz para los pueblos y las naciones.

Los Zionistas no tienen ningún derecho de soberanía incluso sobre una pulgada de la Tierra Santa. Ellos no representan al Pueblo Judío de ninguna manera. Ellos no tienen derecho de hablar en el nombre del Pueblo Judío. Por lo tanto, sus palabras, declaraciones y acciones no son en ninguna manera representativas del Pueblo Judío. Esto porque la toma de poder Zionista sobre la Tierra Santa es anti ética a la ley Judía y también porque los Zionistas no se comportan para nada como Judíos, mas bien profanan la santidad de la tierra.

Una vez mas aclaramos que es nuestro deseo vivir en paz con nuestros vecinos Árabes y Palestinos, como lo hicimos antes de la revolución Zionista y como los Judíos alrededor del mundo todavía lo hacen, aceptando el yugo de la ley de su nación anfitriona con completa lealtad. Nuestro único deseo es servir a nuestro Dios y satisfacer Sus mandamientos con un corazón perfecto y para encantar en la radiación de la santidad de la tierra.

* Original en: http://www.jewsagainstzionism.com/index.html - Traducción: Animalweb - 11/07/2003


Imprimir
Arriba
Portada
 
www.soberania.info
Contacto: opinion@soberania.info