www.soberania.org
 
Artículo
Caracas / Venezuela -
 


¡El Poder Ciudadano!
María Walter* / Soberania.org - 30/11/07

Conciente de mi condición ciudadana,  asumo la responsabilidad que juré al licenciarme como profesional de las ciencias administrativas en la UCV   -Casa que Vence las Sombras. Por ello en apego a la Ley que me faculta para actuar en ejercicio de  mis deberes y, en correspondencia al derecho que me consagra la libre expresión de las ideas,  en ajuste a los derechos políticos que la Constitución Nacional aprobada en 1999 establece,  me permito con la fuerza moral del vuelo libertario expresar lo siguiente:

1.- Como fórmula para atender lo relacionado  a la enfermedad como fenómeno social,  la Constitución de 1999 asume su resolución desde el enfoque bio/psico/social,  así los distintos elementos  intervinientes en la afectación de la salud de la ciudadanía (el equilibrio de la ciudadanía), se presentan englobados en un nuevo paradigma:   la Salud Social, mediante el cual se establece que  el empleo, la vivienda y la seguridad social están ubicadas  en el mismo nivel de necesidad de la salud y, por lo tanto,  se garantizan como derechos sociales  en condiciones de  igualdad y equidad para todos –sin distingos, sin excepciones-, sin embargo,  el proceso de reingeniería emprendido hasta la fecha no facilita sino en apariencia  la garantía de tales derechos, al extremo de que, los postulados fundamentales que dieron origen a la “refundación de la República” y que fueron recogidos en el Preámbulo de la Constitución vigente,  han venido siendo vulnerados toda vez que:

a) El cúmulo de situaciones sin resolución en la sociedad venezolana, es expresión de la suma de debilidades que el aparato técnico-administrativo del Estado  (Administración Pública) que acumuladas a lo largo de la vida republicana, logran mostrar con toda evidencia lo significativo del quantum  requerido a nivel de decisiones trascendentes que permitan,  romper con la repitencia del circulo vicioso de la pobreza y con tal ruptura,  favorecer a su vez,  la resolución de los efectos que su existencia genera y que hoy se muestran sin recato como “asuntos” separados e indistintos del fenómeno social que surge de la contradicción entre los factores de la producción social.  El crecimiento de la economía informal como resultante del desempleo,  el  debilitamiento del aparato productivo nacional,  la pérdida del valor adquisitivo de la moneda,  y el sostenimiento de medidas de control fiscal inciden directamente en la inaccesibilidad a los alimentos, generándose,  la lamentable pérdida del valor más preciado del Hombre como lo es la salud  con el agravante  del  repunte de  enfermedades como la tuberculosis  asociada a la pobreza como característica. Si a esto agregamos que los factores atmosféricos  y los cambios climáticos han ocasionado daños a nivel de  infraestructura y viviendas; carencias que ya teníamos  sin resolución,  se incrementan, lo que nos arroja un grueso de la población nacional sumida en situación de vulnerabilidad social a la enfermedad física, mental y espiritual, en tanto, no se abunda en la búsqueda de "soluciones"  realmente resolutivas sino por lo contrario, , se soslaya la causa de la repitencia del fenómeno, lo que sumado a la constante exaltación de la emocionalidad colectiva,  genera una suerte de caja draconiana que en nada favorece, el clima de convivencia pacífica que es menester para el hallazgo/implementación de  soluciones trascendentes...

b) Abordar entonces el deterioro creciente de la calidad  de vida,  nos ubica  en lo necesario e impostergable de un hacer efectivo.   Si hacemos análisis de la temporalidad del fenómeno en cuestión, diremos que,  durante todos estos años de democracia los gobiernos de turno ha tomado medidas para su resolución,  decir lo contrario sería negar los niveles de logro alcanzado como país (cualquiera de las experiencias gubernamentales que hemos tenido, ha buscado atender las necesidades del conglomerado social), sin embargo, debe decirse, la causalidad asociada a la repitencia del fenómeno está dada en que, no se han tomado decisiones eficaces.  Mucho se habla de eficiencia o ineficiencia de la gestión pública solo que, nada hacemos con mostrar indicadores de eficiencia social si los mismos están relacionados a decisiones no resolutivas  (si logramos eficiencia en una decisión no efectiva, la eficiencia se diluye y en consecuencia,  no podemos hablar de eficiencia sino de, incremento del costo social (por la “demora”  en la resolución de la situación  Así encontramos que, durante todos los años de vida democrática (nos circunscribiremos a dicho período)  las decisiones tomadas han estado determinadas por el sistema de resolución que se fue conformando en el tiempo, ese sistema (la Administración Pública)  conformado por un cuerpo de funcionarios que en mayor o menor medida, buscan “atender”  las necesidades de la ciudadanía, lo que nos ubica en el hecho cierto de que, la ciudadanía “depende del Estado” (a través de su aparato técnico-administrativo) para la resolución de sus necesidades,  para ello,  asumiendo  “la representación”, delega en otros (el gobierno de turno) para que,  tales necesidades sean atendidas y resueltas. Si son atendidas desde la apariencia del fenómeno, no son resueltas; si se atendieran desde la causalidad que las origina, lógicamente las decisiones tomadas brindarían satisfacción.

c) Cuando las necesidades sociales no son resueltas desde su causalidad, nos encontramos con que, una y otra vez, se presentan,  ello es porque, tal  hecho (fenómeno social) puede “resolverse así”  solo  por un tiempo (apariencia de resolución) , dado  que como no se atendió desde su raíz  - volverá a surgir, una y otra vez-  Aparecerá con nuevos matices,  pero, el núcleo de causas que lo  origina,  al no ser considerado (atendido)  nos la ofrecerá de vuelta -una y otra vez-   para mostrarnos,  cuanto nos distanciamos del logro verdadero y trascendente.  Ese  hacer sin resolución se conoce como “bucle de pobre calidad”, así, lamentablemente, ha de decirse:  como sociedad lo que hemos estado haciendo las venezolanas y venezolanos (por intermediación del Estado) a lo largo de estos años son,  bucles y bucles de pobre calidad social.

d) En el deber ser la Administración Pública a de brindar niveles de eficiencia y de ello es que, se suele hablar.  Se dice “tal decisión fue eficiente o fue ineficiente”,  solo que, tal calificación puede estar errada si no se determina  la causalidad asociada a los resultados que se están evaluando.  Si la decisión no es resolutiva, siempre estaremos ante una decisión ineficiente  -aunque se haya calificado de lo contrario-  ello es así porque,  el costo social se verá incrementado en el tiempo.  Así encontramos que muchos años, lamentablemente,  lleva el Estado haciendo lo que se considera “adecuado”, solo que, lamentablemente,  en muchos casos, no se ha realizado lo indispensable, lo preciso, lo eficaz y en consecuencia, solo se han “aplicado pañitos calientes”, es decir que, muchos años, lleva el Estado Venezolano permitiendo que su gestión,  genere bucles de pobre calidad [1] , es decir muchos años llevamos las venezolanas y venezolanos postergando nuestros sueños de realización colectiva.

2.- La gerencia social requiere de rigor técnico, visión de globalidad  –no solo por la necesidad de ver el bosque- sino porque debe trascenderse la estrechez que ofrece  “la visión de partido”  para alcanzar,  niveles de logro superiores, como lo es,  la construcción/consolidación de la VISIÓN DEL PAÍS QUE QUEREMOS/MERECEMOS,  de allí que:

a) Técnicamente trascender la situación actual requiere un esfuerzo de parte de toda la ciudadanía, ya que, las situaciones de incomunicación  que nos han conducido/atrapado en el   terreno del conflicto social  (la intolerancia, la exclusión/la violencia) se constituyen en elemento significativamente entorpecedor del logro social, por ello, más allá de la tan señalada lucha de clases, la sociedad venezolana como un todo, está llamada a trascender cualquier conflicto y naturaleza de conflicto.  La polarización que ha alcanzado la sociedad venezolana permite vislumbrar que la visión de bloques de poder/fracciones de poder/bloques/fracciones en pugna  seguiría entorpeciendo el logro social,  sino se opta por una vía cualitativamente distinta a la hasta ahora emprendida en nuestro país. 

b) El país requiere urgentemente espacios para el diálogo, la concertación, el consenso a toda instancia, nivel de convivencia/organización social.   La visión de país a de superar los radicalismos porque el establecimiento de políticas públicas,  impone como esencia la participación real, lo que implica ciertamente,  democratizar la democracia, humanizar la democracia, construir juntos –sin exclusiones, retaliaciones-  el país que queremos LIBRE Y SOBERANO CON CONCIENCIA DE LA RESPONSABILIDAD DE LA PRODUCCION Y EL USO DEL CONOCIMIENTO Y LAS HERRAMIENTAS TECNICAS DESDE LA CONCEPCION HUMANISTA, VALOR FUNDAMENTAL DE LA SOCIEDAD DEL SIGLO XXI EXIGE DE TODOS DISPOSICION AL ALCANCE Y REFORMULACION DE POLITICAS PUBLICAS, POR CONSIGUIENTE, FIJACION DE OBJETIVOS Y METAS DE COMUN ACUERDO, YA QUE DE LO CONTRARIO, EL CLIMA DE DESASOCIEGO QUE HA CARACTERIZADO EL TIEMPO REPUBLICANO QUE VAMOS VIVIENDO SE ADERAZARA CON LA SUMA DE NUEVAS MODALIDADES DE CONVIVENCIA QUE SE HAN PRESENTADO, POR DEMAS, CONTRARIAS A LA LEY Y AL SENTIR CULTURAL DEL VENEZOLANO.


3.-
Manejar la geopolítica implica enorme responsabilidad, la amenaza permanente a la pérdida de perspectiva del hombre moderno acerca de importancia de la concordia entre las naciones ofrece constantemente el camino de la guerra como opción a la paz.  Nada más errado,  por ello:

a) Contribuir a la conformación de bloques internacionales militaristas habla con claridad de la valoración que se tiene sobre la vida humana y,  la visión que se posee con respecto al presente/futuro de los venezolanos (aún los no nacidos).  Por ello, la fortaleza de una  Nación está en su gente y la manera como la gente  asume la resolución de  las  contradicciones  que  en  el  curso  de la  vida se presentan.   Perder de perspectiva este principio,  clave fundamental de la convivencia pacífica, conduce a niveles de logro de pobre calidad social  -sostenidos en el tiempo a niveles tan bajos de satisfacción que la intolerancia, la violencia y la  muerte son consecuencia natural/lógica de la errada praxis de conducción. [2]

b)  Garantizar la independencia de la República ante cualquier poder  o pretensión de poder impone la necesidad de una NACION UNIDA, mas aún, una NACION UNIDA con claridad de propósito que se crece  y  consolida en el tiempo,  trabajando por convicción en favor del bienestar común, la solidaridad, la convivencia y, el imperio de la Ley como fórmula para garantizar el equilibrio social nacional de incidencia en el necesario equilibrio planetario.  Así, el  ejercicio de la  participación activa es expresión concreta de la tolerancia, elemento de suma importancia a la hora del manejo de la participación en la beligerancia de asuntos internacionales en medio de una sociedad globalizada que,  paulatinamente pareciera haber ido  adquiriendo perspectiva con respecto al valor de la vida,  en tanto se mueve y aparentemente organiza en un mundo tecnológicamente activado  para el manejo del reino del terror y el armamentismo (fórmulas antivida)  con las cuales,  se ha afectado innecesariamente  gente inocente.


4.- El futuro desde el presente exige cambios a nivel de la conducción del Estado Venezolano, La Madre Tierra exige de sus Hijas e Hijos la toma de conciencia. La defensa de la vida pasa por la toma de conciencia, el valor de la vida y los ecosistemas es un mismo tópico de necesario abordaje, ya que no existe el uno sin el otro. Hablar de la seguridad territorial implica, necesariamente,  asumir su defensa desde casa.  El empleo de tecnología contaminante es causal directa del deterioro de suelos y aparecimiento de enfermedades, extinción de especies,  modificación de las áreas naturales y cursos de agua, lamentablemente, hoy mas que nunca vemos con gran preocupación lo siguiente:

a) Inobservancia a la voz de la naturaleza:  El efecto invernadero producido por la emanación de productos con alta carga de elementos contaminantes a la atmósfera ha provocado a nivel mundial cambios climáticos de nefastas consecuencias para la Humanidad. En Venezuela tales efectos se han hecho sentir en los  últimos  tiempos con gran fuerza, con lo que  las aguas caídas han ido dejando  a su paso angustia,  destrucción y en el peor de los casos muerte. [3].  Así,  la fuerza del agua, dejó en evidencia la falta de planificación de parte del Estado con respecto a la ordenación/poblamiento del territorio con el agravante que, la no resolución del estado de indefensión de los damnificados los lleva a retornar de nuevo a los sitios de peligro,  encontrándose así los ya afectados en estado de mayor vulnerabilidad que antes.  La carencia de fuentes de empleo agrava la situación.  La explotación de elementos tales como el carbón y el mismísimo petróleo son causal de daños irreparables a la vida y los ecosistemas, las poblaciones de la Costa Oriental del Lago y, la Sierra de Perija son ejemplo concreto de ello.

b) Por otra parte,  la crisis habitacional genera a su vez otra situación que lejos de resolverse, se complica: las invasiones.  El derecho de propiedad se ve afectado, la expropiación surge como “idea” en pro de la solidaridad para con aquellos que lo han perdido todo o, nunca han tenido nada.  Esta situación genera situaciones naturales de inconformidad de parte de aquellos que ven “afectada su propiedad”.  La solidaridad exigida, pierde su esencia, deja de ser producto del amor social y en consecuencia, genera insatisfacción por la forma arbitraria en que ella –la entrega- es realizada.


Así, el futuro reclama desde el presente acciones concretas que permitan trascender,  la actual coyuntura,  máxime cuando los bucles de pobre calidad se repiten constantemente  por la misma causal: recrudecimiento  de la debilidad del Sistema de Salud Social, es por ello que, animada por buscar cauce real a tales situaciones de insatisfacción social,  me permito exponer  a la comunidad nacional, mi posición con respecto al llamado que realizara el CONSEJO NACIONAL ELECTORAL.

El proceso constituyente de 1998 nació en razón del poder originario que le dió origen a la Constitución de 1999, en razón de ello, la Constitución  es explicita en señalar que el proceso de refundación se hace sobre la base de los postulados de la libertad de conciencia, así, la participación activa y protagónica fue consagrada en el Capitulo IV De los Derechos Políticos y del Referendo Popular; Sección Primera: de los Derechos Políticos,  previéndose incluso la posibilidad de la revocatoria del mandato para cualquier instancia de poder de libre elección como medio eficaz de la ciudadanía para ejercer el control sobre sus elegidos.  No quedó en duda para el  constituyente que el pueblo de Venezuela es el depositario del poder constituyente originario, (Capitulo III, de la Asamblea Constituyente) y por lo tanto, de su ejercicio - so pena de irritud-  no puede ser arrebatado, es en este sentido que, como venezolana les invito a que  mis palabras y acción sean retransmitidas.   Mediante este documento -aquí y ahora-   hago publica mi decisión de no convalidar el fraude a la Constitución Nacional Vigente  -la Constitución aprobada en el año 1999-  y contra la cual se pretende sin ningún pudor, fraude al signar de  apariencia de legitimidad, la convocatoria al proceso referendario, a través de  la actuación (o inacción) de los órganos del Estado, cual si la Patria y la Dignidad de la ciudadanía, se hubiera convertido en estropajo para limpiar carros y no, valor  en el latir de las conciencias.

Lamento profundamente que ésto, esté pasando pues deja ver  cuan alejados de  los principios reales  del bolivarianismo vivimos, evidencia de ello, es el tono de comparsa con el que hoy se nos invita a votar para validar el fraude a la Ley- cual si Pichincha y Bombona no existieran como grito en la memoria de los pueblos y  el acontecimiento de  Berruecos no hubiese existido...

Lamento profundamente que hoy, mostrándose cual escuálidos políticos, se pretenda el momento del conteo de votos para mostrar aguante y poderío de uno y otro bando, pues es en eso, por causa del escaso manejo gerencial, en bandos se ha dividido la República, otrora Libre y Soberana.

Es por ello, que llamo a la reflexión de la ciudadanía toda, ya que no es necesario llegar al 2 de Diciembre para declarar que existe el Fraude a la Ley –un nuevo fraude a la Ley-  Más aún, invitar al electorado a votar no es sino evidencia de que o se está en desconocimiento de la existencia del fraude o peor aún, actuando a conciencia, se busca la burla a la Ley, bajo engaño al electorado que, confiado en la dirigencia y fiel al principio democrático del voto, dispuesto esta a acudir una vez mas a los centros de votación, sin embargo, al ser inconstitucional la propuesta sometida al discernimiento de la ciudadanía, independientemente el resultado sea a favor del Si o del No, el resultado sería NULO DE NULIDAD ABSOLUTA  por cuanto inconstitucional es,  y eso, no hace falta lo expresen en sus sentencias los Señores Magistrados de la Sala Constitucional pues  cualquiera que estudie a fondo la Constitución  Vigente – de la cual me declaro sujeta de derechos y obligaciones-  puede darse perfecta cuenta de la gravedad de la afrenta que contra Ella  se pretende:

  • Porque se irrespetó el procedimiento para la reformulación de su articulado.

  • Porque tal debilidad procedimental, lejos de ser rechazada por los Órganos competentes en resguardo de los derechos que consagra, actuando a manera refleja, con vítores la han aceptado/convalido y como tal, llevada a consulta popular.


He allí el mayor de los agravios que se pretenda contra la Ley y el Poder Soberano,  porque al margen del fraude a la Ley ya cometido por los Órganos del Poder Nacional, ahora se propicia, que también la ciudadanía cometa fraude, para  convalidar el acto de irritud que por todos los órganos del Estado ha sido cometido, de tal manera que, guiados por un liderazgo comprometido con el sortilegio del futuro, se pretende que la Carta Magna de Venezuela, nuestro país, sea burlada, cual si la dignidad que el Constituyente del 99  consagró para las venezolanas y los venezolanos hubiese quedado en el olvido o hubiese sido,  lanzada al vacío.

El poder decisorio que hizo posible los acontecimientos del 11 de Abril de 1810 en declaración de Libertad quedó el 5 de Julio de 1811 sujeto por Ley bajo mando providencial continuo, por ello, hoy –aquí y ahora- hablo al pueblo soberano.  El seguir a ciegas a un líder no es garantía de Libertad, la única garantía es  que ella resplandezca en todos y cada uno, por ello, en serenidad les invito, estudien la Constitución vigente y en conciencia,  constaten que el procedimiento empleado es contrario al poder originario que sustenta y consustancia el carácter de pueblo soberano que somos todos, razón que, la pretendida reforma,  contraria a derecho, asumiendo sobre premisa falsa que  el Estado es el poseedor de la Soberanía, dicese otorgar soberania al pueblo, a través de los llamados Consejos Comunales y Comunas, siendo que precisamente,   mediante tal retórica solo persigueeximirnos del ejercicio del poder soberano que somos, poder que, precisamente por poseerlo, me cualifica, para expresarme ante todos Uds. a viva voz, en razón del ejercicio de mi potestad, única e intransferible  –igual a Uds.-

Estamos a un paso de que los exaltados ánimos se desaten y a ello hay que decirlo, se ha jugado, cual si no existiera posibilidad alguna de que la verdad en la nosotros, venezolanas y venezolanos, ubique  en su justo lugar la Constitución contra la que se pretende en acción ciudadana, grave ofensa, por ello, en defensa de los sueños compartidos alcanzables mediante el ejercicio del poder soberano que somos, invito a brindar de Uds.  la fortaleza que la República demanda en el presente  momento.  Tan encomiable misión,  nos compromete a todas y todos ya que,  la dignidad del pueblo es asunto de nuestra total responsabilidad y florescencia.

Votar el próximo 2 de Diciembre independientemente sea por una u otra opción es un acto contrario a la Ley y tal irritud, es hoy, hecho consumado por los Órganos del Poder Nacional, no requiere en consecuencia para su declaratoria que tal fraude constitucional sea convalidado por la vía del voto, lejos de ello, tal acción es a la que precisamente,  se pretende llevar a la ciudadanía como vía de resquebrajar al mismo nivel donde hoy se encuentra la moral publica,  la moral ciudadana, buscase así   por la vía del voto,  por una parte,  corresponsabilizar a la ciudadanía en el fraude a la Ley y por la otra,  ante los resultados,  incentivar al choque de voluntades. Los venezolanos  hemos  de despertar,  pues, el llamado a  votar es inconstitucional pues inconstitucional es el procedimiento empleado para la reformulación de la Constitución Vigente, si como inconstitucional es el  fondo mismo de la propuesta que pretende ser llevada a referéndum.  Las venezolanas y venezolanos no podemos dejar de lado tal irritud, por ello, necesario e impostergable es asumir, en dignidad, el resguardo del Principio de Soberanía por cuanto el mismo,  es competencia de todos.  Atenderlo nuestro compromiso moral ineludible.

Sin otro particular y en razón de los derechos civiles que la Constitución Nacional me consagra, asumiendo como Ley Suprema de la Nación, la Carta Magna que el pueblo conformado en Constituyen en el año 1999 dió por coronada, en razón del  poder originario,  a Ella,  por Justicia  de Dios y los Hombres invoco.


Por la libertad de conciencia.

 

.......................................

Notas:

[1] Ejemplo de ello es  la inseguridad,  la escasez de viviendas,  la situación aun existente en La Guaira por causa del deslave.
[2] Haber pretendido resolver el fenómeno de  la  delincuencia sin tocar su  raíz, ha traído  como  consecuencia su reproducción con los lamentables números que tiñen de sangre nuestras  calles,   degradan los cuerpos policiales,  miedo y desesperanza  colectiva. 
[3] Recuérdese la experiencia vivida en El Limón (Edo Aragua),   el deslave  que  azotó Carmen  de  Uria   y   otras áreas  de  La Guaira de Vargas (Edo. Vargas): el desborde de la Quebrada Agua de Maíz (Edo. Miranda), innumerables damnificados por desborde de las corrientes de agua (Mérida y  Apure los estados más afectados).

 

 

(*) María Walter / E-mail: mariawalter@hotmail.com / Proponente ante la Asamblea Constituyente del 99 del Derecho a la Garantía Alimentaria y el Derecho  Natural de toda niño, niña menor de 3 años a la Lactancia Materna.  Miembro del  Equipo Interdisciplinario que presentò y defendiò la  propuesta de Salud Social.







Imprimir Imprimir Enviar a un amigo Enviar
Arriba
Volver
Volver a página anterior
 
Regresar a Portada
Portada
 
Contacto: soberania.org@gmail.com