www.soberania.org
 
Artículo
Caracas / Venezuela -
 


Producción, Pico y Precio del barril
José Gil* / Soberania.org - 14/03/08

El análisis de las cifras mundiales de producción muestran una ligera reducción en los niveles de producción, en tanto que el consumo se ha incrementado considerablemente

El mercado petrolero ha mostrado históricamente la tendencia a incrementar producción en la medida que se incrementa la necesidad de consumo de barriles. Tal comportamiento de mercado ha llevado a analistas y observadores a pensar que existe un “equilibrio” factible de ser mantenido durante algunas décadas más. Ese pensamiento sugiere que se puede llegar a producir tanto como lo que “sea necesario” para abastecer al mercado consumidor.

Las cifras de producción mundial de la última década del siglo XX y lo que va de la primera del XXI, permiten observar que estamos en la frontera entre una capacidad de producción que apenas logra sostenerse y un consumo creciente. Los informes de producción mundial muestran que estamos en el umbral del escenario en que se continuará incrementando la demanda en forma exponencial mientras la producción comenzará a declinar. Cuándo y cómo ocurra influirá sensible y directamente en el precio del barril.

En este análisis se presentan brevemente las cifras y evaluaciones relacionadas con tres aspectos medulares del barril: Producción, Pico y Precio.


I Producción

Aunque durante varios años se ha venido alertando por parte de analistas el hecho de estar próximos al tiempo en que el consumo petrolero supera la capacidad de producción, otros voceros niegan vehementemente tal aseveración. Ali Naimi, Ministro del Petróleo para Arabia Saudita, declaró vehementemente en la reunión de la OPEP de Diciembre del 2007, que se cuenta con los recursos para suplir al mercado mundial.

No obstante lo señalado por Naimi y el enfoque tradicional de diversos analistas, las cifras de producción de crudo convencional de 23 países, entre los que se incluye Arabia Saudita junto a los demás grandes productores y consumidores, muestran una reducción de la producción mundial con tendencia a seguir bajando, en tanto que el consumo ha subido más de 2 millones de barriles por día (MMbpd) y tiende a incrementarse.


Los que suman

La figura 1 (arriba) muestra el incremento de producción generado por 12 países para el período 2005-2007, entre los que destaca la procedente de las regiones que antes se llamaban URSS, Irak, Estados Unidos (EUA) hasta Kuwait e Irán. Es interesante notar que la región que mayor incremento de producción ha tenido es la antigua URSS con 985 mil barriles, siguiéndole Angola con 388 mil, Irak con 290 mil, Canadá con 213 mil y EUA con 173 mil. En la cola de la lista se encuentran Kuwait con 24 mil e Irán con 4 mil barriles por día (bpd).

La suma del incremento de producción de estos 12 países, entre los que se encuentran el principal productor y consumidor del planeta, aportan 2.282 MMbpd, lo que representa el aporte adicional más alto de la producción mundial.


Los que restan

La figura 2 (arriba) muestra lo que ha sido el perfil de producción de otros 11 países, entre los que destacan Arabia Saudita, Venezuela, México y Noruega. Cabe destacar que es Arabia Saudita el país que más ha reducido su producción con 621 mbpd, mientras Noruega y Venezuela le siguen con 402 mbpd, respectivamente. Terminan la lista Siria y Egipto con 82 y 74 mbpd.


El balance

Si calculamos la diferencia entre los que han incrementado y los que han reducido su producción nos queda un déficit de 141 mbpd, lo que demuestra dice que existe una casi compensación entre incrementos y caídas de producción, aunque la diferencia sigue siendo negativa. Sin embargo, la demanda de crudo mundial se ha incrementado en casi 2.5 MMbpd para el periodo 2005-2007, lo que sugiere un déficit de aproximadamente 2.3 MMbpd de crudo convencional. Estas cifras muestran entonces un clara tendencia al ensanchamiento de la brecha entre producción y consumo.

Recientemente se publicó un análisis de esa brecha por parte de Mathew Simmons, quien concluye que entre el 2005 y el 2007 existe una declinación neta de 1.78 MMbpd incluyendo crudo y condensado. Tal análisis coincide con lo señalado en los párrafos anteriores, y advierte que el mercado se enfrenta a la realidad de no poder incrementar su producción a los niveles que la demanda exige.


II Pico

Cuando en 1956 King Hubbert, a partir de modelos matemáticos, interpretados con criterios estadísticos, predijo que Estados Unidos (EUA) alcanzaría un pico de producción en 1970, buena parte de los economistas y analistas menospreciaron sus conclusiones. Sin embargo, las conclusiones de Hubbert fueron precisas con un mínimo de error en su predicción.

La figura 3 (arriba) muestra la historia de producción de EUA desde 1966 en miles de barriles por día. Se observa claramente que en 1970 alcanzó su pico de producción, con un ligero repunte a mediados de los 80 pero con una clara tendencia a la reducción hasta el presente. A tal comportamiento se le llama la curva “pico” de producción, y se la asocia a la realidad de que los yacimientos alcanzan un punto a partir del cual no es posible que incrementen su producción y desde el cual declinan a una velocidad que depende de la tasa de producción y las técnicas de recuperación mejorada (EOR por sus siglas en Inglés) que se apliquen sobre los mismos.

Las estadísticas mundiales de las agencias y empresas petroleras del 2007 muestran datos que permiten observar que otros países petroleros ya alcanzaron su “pico” de producción, lo que es uno de los factores que explica que el balance de producción de los últimos años sea negativo. Tal como ocurrió en los años 50, muchos analistas del negocio niegan la existencia de un pico de producción mundial, o lo ubican en algún momento en la segunda mitad del siglo XXI. Sin embargo las historias de producción parecen señalar que ya se ha llegado a ese pico.

A continuación se muestran las historias de producción de algunos de países fuertes en el negocio petrolero desde 1980, de las que se infiere su pico de producción siguiendo el criterio utilizado por Hubbert en su momento. La observación y análisis de tales curvas son una réplica de lo que ocurrió con EUA en 1970.


Noruega

Es uno de los más grandes exportadores de crudo en Europa, y de acuerdo a los informes alcanzó su pico de producción en el 2001, tal como se aprecia en el diagrama de la figura 4 (abajo).


Reino Unido

Con base en su historia de producción alcanzó su pico de producción en 1999, tal como se muestra en la figura 5 (abajo). De ser una región auto-abastecida ya pasó a ser una importadora neta.


Siria

La figura 6 (abajo) muestra que alcanzó su pico de producción en 1995, manteniendo esos niveles hasta el 2000, a partir de ese momento entró en su fase de declinación.


Venezuela

Por la figura 7 (abajo) alcanza su pico en 1998 con 3.4 MMbpd de crudo convencional. Desde entonces ha iniciado una declinación con ligeros repuntes y caídas pero consistentemente (exceptuando del análisis el 2003 por considerarse un año atípico de producción para la nación).

Un análisis similar para Omán, Egipto y México, muestran que alcanzaron también sus picos de producción en el 2000, 1993 y 2004, respectivamente. Algunos analistas en Europa y EUA sugieren que cerca de 42 países ya han alcanzado su pico de producción.

En todo caso, la lista de países con producción declinando es mayor que la de los que puedan agregar barriles al mercado en forma sostenible. En recientes conferencias de la Asociación para el estudio del pico petrolero (ASPO) se ha sugerido que el pico de producción mundial fue alcanzado en el 2005, lo que señala que comienza una era de dominio de la capacidad de producción sobre la demanda en el mercado.


Impacto en el mercado

¿Cómo analizar escenarios de precios en el mercado ante tantas cifras, condiciones y declaraciones encontradas de diferentes portavoces de diversos intereses? Sin entrar en los intrincados asuntos geopolíticos, impredecibles en la mayoría de los casos, una forma de plantear escenarios de precios resulta de combinar:

  • Una producción con tendencia a mantenerse lineal y declinar,

  • Un consumo con tendencia al incremento exponencial, y

  • El hecho que muchos países, incluidos grandes productores, ya alcanzaron sus picos de producción.


III Precio

¿El incremento en la demanda empuja los precios hacia arriba como se espera en el juego del mercado, o por el contrario un barril “costoso” (por encima de 40 dólares) controlará la capacidad de demanda? Predecir escenarios de precios es complejo, toda vez que la producción es el resultado de planes de desarrollo de los diversos sectores e instituciones del entorno petrolero, en tanto que la demanda es el resultado de eventos y realidades no planificadas en la mayoría de los casos.

Algunos expertos sugieren que ante la realidad de la economía debilitada de muchos países del llamado “tercer mundo”, y ante la imposibilidad de  sumar producción en forma acelerada, el precio del barril buscará un “nivel razonable”. Otros sugieren que el barril se incrementará hasta el momento en que su precio se haga poco atractivo comparado con otras fuentes de energía alternativa. Un tercer grupo señala que dado que las fuentes alternativas aún no están en posibilidad de uso masivo, el barril puede subir hasta incluso generar nuevos conflictos geopolíticos que le llevarían a situaciones de precios impensables en las bolsas de valores.

En todo caso, un escenario de precio requiere un estimado del consumo. Los expertos petroleros predijeron que la demanda mundial alcanzaba su pico entre 1988 y 1995, cuando el consumo mundial eran unos 66.5 MMbpd. Esos expertos fueron capaces de predecir la demanda de crudo y mantener el “equilibrio” con la producción, pero nadie había anticipado que la caída de la URSS y el muro de Berlín la demanda en esos países se redujera mientras se incrementaba en otros, ahora abiertos al mercado, disparando la demanda por encima de los 70 MMbpd.


Los que más consumen empujan el precio hacia arriba

Para el 2008 el consumo ronda los 86 MMbpd, es decir 16 MMbpd más que la década pasada. Este incremento en la demanda y la merma en capacidad de producción de muchos países, además de algunas medidas de mercado tomadas por grandes productores, ha llevado el barril de 7 a 100 dólares en 10 años. Los incrementos de consumo son digeridos por China y el resto del lejano Oriente. Cuando India suelte las amarras de consumo y si China mantiene su crecimiento económico por encima del 7% anual, el mercado enfrentará una nueva crisis y los precios seguramente continuarán en ascenso.

El Medio Oriente, con sus 200 millones de habitantes, también tiene mucho que ver con el incremento del precio del barril, toda vez que sus economías han sido beneficiadas de ingresos petroleros y han pasado de medios de producción y consumo de la edad media a autos últimos modelos y otros consumos propios de economías florecientes.


Los que menos consumen mitigan el incremento de precio

Las economías de Europa responden a una ciudadanía madura en cuanto a consumo energético, con alternativas de transporte a sus automóviles que reducen y optimizan su consumo. Motores turbo-diesel con mejor rendimiento en recorrido por litro de combustible en contraste con el consumo voraz de gasolina en EUA.

Lo cierto es que serán las economías pobres las que se verán más afectadas por los altos precios del barril, especialmente si deben comprar materia prima para energía y además productos elaborados para el consumo. Con base en lo expuesto cabe preguntarse:


¿Qué pasará con el precio en 2008-2009?

Aunque se liberen muchos de los barriles en la reserva de algunos países, el barril no volverá a los 40 dólares. Es más probable que el barril se mantenga sobre los 80 dólares y cercano a los 100. ¿Es 100$ mucho para un barril?

Dividiendo 100 dólares se obtiene que el litro cuesta aproximadamente lo que un café tipo capuchino. Precios altos producen altos flujos de caja, parte del cual debería ser sabiamente reinvertido en la infraestructura que asegure la producción del futuro.

De modo que la respuesta para un país productor es “NO” es caro un barril a 100, siempre y cuando se esté asegurando de invertir para los barriles del futuro, en caso contrario es “pan para hoy y hambre para mañana” porque la producción mengua y el consumo sube entretanto que el pico de producción ha llegado para marcar la historia petrolera entre antes y después.


 

[*] José Gil, Ingeniero Geodesta con 22 años de experiencia en las áreas de geofísica, geología e ingenieria de yacimiento y operaciones de EyP petrolera en el ámbito nacional e internacional. Investigador de la geopolítica petrolera mundial. Fue profesor de técnicas de exploración en la Universidad del Zulia, y es expositor itinerante de foros y conferencias sobre petróleo, energía y su impacto en la sociedad moderna / E-mail: josedario.gil@gmail.com




Artículos del autor:

Reservas y producción petrolera
hacia su hora “cero”

José Gil* / Soberania.org - 06/08/07

CITGO: entre la pobreza y la codicia
José Gil* / Reporte de la Economía (Venezuela) - 13/03/07

 

 



 


Imprimir Imprimir Enviar a un amigo Enviar
Arriba
Volver
Volver a página anterior
 
Regresar a Portada
Portada
 
www.soberania.org - Contacto: soberania.org@gmail.com