www.soberania.org
 
Artículo
Caracas / Venezuela -
 


Nuestra dependencia económica
Humberto Decarli* / El Mundo (Venezuela) - 06/08/09

La economía venezolana ha sido diseñada desde siempre para depender del mundo exterior. Ha estado supeditada a los lineamientos impuestos desde los grandes centros de poder internacional y ahora más que nunca, en momentos de la mundialización económica, está condicionada por esos factores exógenos.

Si hacemos una visión retrospectiva desde la colonia y luego de la secesión del imperio español no ha ocurrido ninguna variación. Después de la conquista vemos cómo la Compañía Guipuzcoana hizo pingües negocios en la Capitanía General de Venezuela y se llegó al colmo cuando por deudas se le entregó a los Welsares la administración del país.


Cuando Venezuela se escinde de la metrópolis hispana inicia una etapa de sumisión ante los europeos. Siendo una nación pobre desde todo punto de vista quedamos como una extensión de la cuenca económica y financiera del Viejo Continente.

Con el advenimiento de la exportación de petróleo comienza el rentismo y Juan Vicente Gómez es beneficiado por esa situación aunque la bonanza le duró bien poco. El país depende de algunas de las “Siete Hermanas”, cognomento empleado para denominar a las grandes transnacionales del sector energético. Las concesiones entregadas por el Benemérito gravaron profundamente a nuestra nación.

La etapa postgomecista produjo el llamado fifty-fifty, traducido en el compartimiento de las ganancias con las grandes empresas extractoras sin modificar el esquema de imposición. La dictadura perezjimenista siguió con las concesiones y la democracia populista continuó con los contratos de servicios, acuerdos donde tampoco se alteraba la estructura.

En 1976 hubo la nacionalización, denominada “chucuta” por Pérez Alfonzo, signada por la negociación con las compañías mencionadas y con el famoso artículo 5 de la ley donde se les pagaba por tecnología. Se inscribió dentro de los acuerdos ideados por las empresas petroleras de trasladar a los Estados nacionales la fase de exploración, prospección y extracción, y quedarse con el lado grueso del rubro, la comercialización y distribución.

Se impuso desde afuera el programa de sustitución de importaciones y se alcanzó al ensamblaje y el “atornillamiento” como máximos logros. Al disminuir el consumo de los países de desarrollo sostenido se vino abajo el precio del crudo e hizo aguas el proyecto clientelar adeco-copeyano.

Se produce ahora una escalada de precios debido a la escasez y la especulación, pero pronto se ajustó a la realidad del mercado con un ulterior incremento moderado. El régimen chavista procedió a migrar las contratadas por servicio hacia una sociedad donde las transnacionales son propietarias de hasta un 49% de las acciones y por ende, de los activos.

Esta iniciativa está en perfecta consonancia con el sector energético necesitado de reservas y producción para así valorizar sus acciones. Asimismo, el
rentismo petrolero se encuentra en pleno apogeo expresando una perfecta concatenación con el destino prefijado para Venezuela por el gran capital internacional, el de ser un proveedor seguro y barato de fuente energética fósil.

El sector financiero y el de telecomunicaciones son también muy rentables en el contexto de la globalización a  la cual está atado el Estado venezolano, quien está apostando a la superación del estadio recesivo de los Estados Unidos para aumentar las exportaciones del excremento del diablo. Seguimos siendo dependientes y monoproductores.

 

 

[*] Humberto Decarli R. / E-mail: humbertodecarli@yahoo.es / Abogado, activista social y miembro de la redacción de El Libertario       



Artículos anteriores del autor:

Los mitos económicos
del socialismo autoritario

Humberto Decarli* / El Mundo (Venezuela) - 16/07/09

El fracaso de la actual bonanza
Humberto Decarli* / El Mundo (Venezuela) - 26/06/09

La enmienda es una regresión histórica
Humberto Decarli* / Soberania.org - 27/02/09

Más artículos...

 



Imprimir Imprimir Enviar a un amigo Enviar
Arriba
Volver
Volver a página anterior
 
Regresar a Portada
Portada
 
www.soberania.org - Contacto: soberania.org@gmail.com