www.soberania.info
 
Artículo
Caracas / Venezuela -
 


Carmona dejó el Palacio en manos de los militares chavistas
Berenice Gómez V. / Últimas Noticias (Venezuela) - 14/04/02

Paso a paso los acontecimientos que sacudieron al país y restauraron un régimen político que, hasta último minuto, parecía perdido.



EUFORIA La alegría retornó y Jorge Giordani, María Cristina iglesias e Isaías Rodríguez se abrazaron. JORGE AGUIRRE

Desde las 11 de la mañana un grupo de simpatizantes del hasta ese momento depuesto Gobierno del presidente Hugo Chávez comenzó a reunirse frente al Palacio de Miraflores, donde se hacían los preparativos para la juramentación de los ministros del Gobierno transitorio encabezado por Pedro Carmona Estanga, acto previsto para la una y media de la tarde.

Los rumores corrían por todas partes: "Chávez no ha renunciado", "No hay nada firmado", "Lo obligaron a golpes a firmar", "Lo tienen preso en Turiamo".

El Palacio estaba repleto de personas, sobre todo civiles, políticos, dirigentes sindicales: Rafael Marín, Eduardo Lapi, Patricia Poleo, "había más de 300 personas", afirmaron los oficiales.

Las informaciones de saqueos eran incesantes, pero en el Palacio no se sabía nada de eso. Los rumores de batallones que se alzaban a favor del ex Presidente comenzaban a dar forma a una afirmación: "Hay un contragolpe en el país".

"Van a bombardear"

Los ministros estaban con sus invitados esperando la juramentación, cuando a la 1 de la tarde se dio el anuncio: "Van a bombardear el Palacio". De ahí en adelante todo fue confusión, tal como cuentan las periodistas Ana Díaz y Marlene Rizk, de El Nacional, quienes llegaron desde las 10 de la mañana con la pauta de entrevistar a los nuevos ministros.

Tras el anuncio, una capitana de la FAV guió a las comunicadoras sociales, junto a 30 personas más, por los vericuetos del Palacio de Miraflores, los pasillos internos y los túneles de seguridad. Por varias horas reinó el miedo. Pero los oficiales les dieron un excelente trato, les quitaron los celulares y las cédulas, les pidieron números de teléfonos para llamar a sus familias y notificarles que estaban bien.

Con ellas estaba el ministro propuesto de la Secretaría de la Presidencia de la República, vicealmirante Jesús Briceño García, quien se declaró rehén. "Retenernos en estas condiciones es un delito internacional", dijo.

También estaban el designado como ministro de Agricultura y Tierra, Raúl de Armas, su hija y su yerno, y el Procurador General, Daniel Romero, entre otros.

La capitana que guiaba al grupo por los túneles recibió de pronto una información y les dijo: "De aquí nadie se va afuera la cosa está muy peligrosa". La turba había crecido y rodeaba completamente el frente del Palacio y el Regimiento de la Guardia de Honor, que hasta esos momentos se había mantenido disciplinadamente, de manera institucional, cumpliendo con su deber de resguardar el Palacio y a las personalidades.

La Secretaría de la Presidencia de Carmona Estanga ordenó suspender el acto y evacuar el lugar. Eran las 2:40 de la tarde cuando la caravana presidencial, con Pedro Carmona, Gustavo Cisneros, la escolta, el jefe de la Casa Militar y el Ministro de la Defensa, vicealmirantes Molina Tamayo y Ramírez Pérez, dejaron el palacio abandonado, sólo había militares de resguardo.

Los efectivos del Regimentó de Guardia de Honor rodearon todo el sector con la finalidad de resguardar el Palacio y el Regimiento. "Abandonado Miraflores, los militares tomamos la instalación -contó un oficial- nos armamos con fales y armas cortas y comenzamos a reunimos con el mayor Suárez Chourio, quien comandó las acciones e impartió las órdenes". "No hay novedad, mi General Baduel tiene controlado completamente Maracay, mi general Torres Finol tiene la Base Aérea El Libertador, y mi general Rangel López tiene controlada la 41 ° Brigada Blindada en Valencia".

La nueva realidad



EL GABINETE Todos los ministras y diputados del Gobierno del Presidente Chávez se reunieron en horas de la noche en Miraflores. CARLOSMEZA

Como a las 3 de la tarde se había consumado el nuevo escenario político: las fuerzas leales al Presidente tomaron el Palacio y el Batallón y sus hombres cambiaron la orden. Antes retuvieron a los rehenes para brindarles seguridad y ahora los mantenían cautivos.

La Casa Militar del Presidente Chávez y sus edecanes y anillos de seguridad, camuflados y armados, tomaron el despacho, y se desplegaron tomando todo el lugar. Ya desde la 1 de la tarde, cuando tomaron la decisión, comenzaron a llamar y a localizar a los ministros del Gabinete Ejecutivo chavista.

Primero arribaron Aristóbulo Istúriz, Ana Elisa Osorio y María Urbaneja. Ya a las 5:10 pm estaban casi todos menos José Vicente Rangel, el canciller Luis Alfonso Dávila y Ussón Ramírez. Una hora más tarde llegaron el Fiscal General y el Defensor del Pueblo, junto al presidente de la AN, Willian Lara.

Los ministros llegaban, se abrazaban entre ellos y con los militares, gritaban de gusto. La alegría era mayúscula. Comenzaron a reunirse y a declarar.

El único mandatario

Héctor Navarro manifestó que "primero habría que preguntarse dónde estaba el señor Carmona Estanga. Aquí estamos en Consejo la mayoría de los ministros del presidente Chávez, que es el único mandatario de este país. Estamos esperando que lo traigan para que se haga cargo del Gobierno, y tan pronto llegue comenzaremos a conversar de la situación. En este momento estamos acá en Miraflores y el pueblo está en la calle, rescatando su Gobierno y la Constitución Bolivariana que fue mancillada y atropellada pori el señor Carmona y otros dirigentes".

Por su parte, la diputada Desireé Santos Amara! expresó: "Esta es la reacción del pueblo venezolano ante el atropello de una dictadura como la de Pedro Carmona. Estamos dispuestos a restituir el Gobierno del presidente Hugo Chávez que es del pueblo. El no renunció y vamos a demostrarle al país que no renunció. Nosotros somos diputados electos y vamos a ejercer la soberanía y el respaldo que nos dio el pueblo. A nosotros nos saca sólo el soberano que nos eligió. Exigimos la vigencia de la Constitución y del Gobierno del presidente Chávez".

A las 8 de la noche aún no habían aparecido ni el ministro de la Defensa ni el Canciller, pero media hora más tarde arribó el ministro de Infraestructura, general de división Eliécer Hurtado Soucre, y el diputado Juan Barreto. El gran ausente era Diosdado Cabello, vicepresidente.

Poco después, el ministro de la Defensa José Vicente Rangel informó que iría a Palacio "cuando estuviera seguro".


Willian Lara aprovechó la oportunidad para "desmentir la mentira de Pedro Carmona, cuando afirmó por CNN que tiene control sobre el Palacio de Miraflores. Aquí estoy desde el despacho del Consejo de Ministros con todos los integrantes del cuerpo de la Asamblea Nacional, mientras el presidente Chávez está secuestrado por un grupo de oficiales de la FAN. Exigimos respeto por su integridad física y que reasuma la Presidencia como jefe del Estado".

Lara agregó: "El decreto de Carmona es írrito. La Asamblea fue electa por el pueblo, no puede ser disuelta por nadie, todos los actos del empresario son nulos. El artículo 234 de la Constitución dice que la ausencia del primer magistrado es suplida por el Vicepresidente, y el máximo mandatario está detenido ilegalmente por unos militares. Es una falta temporal y, por ende, los poderes públicos estan en plena función. No se trata de que Carmona ahora se eche para atrás, usurpó funciones y será procesado judicialmente por éste y otros delitos".

Una violación

El fiscal general de la República, Isaías Rodríguez, manifestó: "Si nosotros en este momento tomáramos la decisión de ubicar al presidente del Poder Legislativo como primer magistrado, estaríamos violando la Constitución", aclaró Rodríguez.

Era clamor en Palacio que resultaba vergonzoso que las televisoras y las radios no transmitieran lo que pasaba en la calle.

Respeto por los DDHH

El ministro de Educación, Aristóbulo Istúriz, declaró que "como quiera que los llamados ministros del supuesto nuevo Gobierno están retenidos, yo propongo que nosotros, conjuntamente con la prensa, acudamos al sitio de reclusión para brindarles la seguridad de que sus derechos humanos y su dignidad sean respetados y preservados, y dar así un ejemplo de la vocación democrática, pacífica, del Gobierno del presidente Hugo Chávez, lo contrario a las primeras acciones implantadas por este supuesto Gobierno".

Salieron entonces en caravana, por los intrincados vericuetos y túneles a buscar a los funcionarios retenidos. Allí estaban las dos periodistas con las que iniciamos la crónica, además del almirante Briceño García. El Fiscal les dijo: "Todos sus derechos serán respetados, no están detenidos, pero mejor se mantienen aquí, porque la situación afuera del Palacio no brinda seguridad para nadie. Están acá porque en algún momento ustedes ejercieron alguna función en estas instalaciones", expresó.

Uno de los detenidos atinó a decir: "¿Nos garantizan la vida?". "Sí", le dijo el Fiscal. Otro de los detenidos señaló: "Yo sería juramentado como viceministro de la Secretaría. Hablo en nombre de mis otros compañeros, el vicealmirante Briceño, el doctor Romero y Raúl de Armas, todos los demás son civiles que estaban de visita y un par de periodistas, no tienen nada que hacer acá".

Lejos de allí, en el despacho del Presidente, la algarabía, el escándalo de todos los presentes, se disipó de golpe: "Vengan, escuchemos lo que dice el Comandante del Regimiento de Honor". En ese instante Diosdado Cabello arribó al Palacio y los funcionarios de protocolo presentes lo condujeron ante el presidente de la Asamblea, el Fiscal y el Defensor del Pueblo.

A las 9:30 pm los ministros esperaban la llegada de Diosdado Cabello. Tenían previsto el acto de juramentación, con el acta elaborada. A las 9:46 lo juramentaron.

Mientras tanto se decía que en Fuerte Tiuna Carmona pedía que el general Rincón, quien venía con Belisario Landis desde Maracay, asumiera el control de la FAN.

Los militares del Palacio supieron que estaba listo un avión de Gustavo Cisneros de siglas N-1556, que llevaría a Chávez desde La Orchila con rumbo desconocido, mientras que el Aeropuerto Internacional de Maiquetía estaba tomado por las fuerzas leales, que esperaban que salieran en apoyo los F-16.

Los militares contaban molestos: "Carmona está en el Ejército con Gustavo Cisneros y anda en la camioneta de ese señor que dispara hasta misiles".

Casi a las 10 alguien gritó: "Las fuerzas leales al mando del mayor Lugo Salas y el coronel Mantilla Pantoja hicieron preso a Carmona Estanga, al general Rosendo, al coronel Virgilio Lameda y a otros en Fuerte Tiuna".

También contaban los oficiales que para ellos estaba muy claro y les dolía reconocer que "Freddy Bernal traicionó al Presidente, ya que lo convenció de que para evitar que las marchas se juntaran hicieran ráfagas de salva con francotiradores, hecho que ocurrió desde los altos de los edificios. Así masacraron al pueblo y por eso salió Chávez del poder". "Con razón los Disip echamos plomo hasta que nos cansamos", dijo otra persona de los anillos de seguridad.

Pasadas las 12 de la noche, Chávez volaba desde la base naval de Turiamo, rumbo a Miraflores. Todo se había consumado.


Imprimir Imprimir Enviar a un amigo Enviar
Arriba
Volver
Volver a página anterior
 
Regresar a Portada
Portada